Mundo

¿El nuevo fútbol? Muñecas sexuales en Corea e hinchas de cartón en Alemania

Todo es insólito en este mundo loco: en Corea del Sur, La Liga local le impuso una sanción de 72.000 euros de multa al FC Seoul por emplear muñecas sexuales a modo de público. El Alemania, el Borussia Monchengladbach recibió al Bayer Leverkusen con réplicas de hinchas en las plateas.

Todo cambió en el Planeta, y el fútbol no quedó al margen. La pandemia del coronavirus modificó lo preestablecido, y desde la redacción de 24CON esperamos que -en algún momento- cierta pseudonormalidad regrese. Porque si debemos acostumbrarnos a hinchas de cartón y muñecas sexuales, la cuestión se pone bizarra.

¿Qué pasó? El equipo de fútbol surcoreano FC Seoul recibió una multa récord por parte de la liga nacional -K League- por usar muñecas sexuales colocadas en las gradas, como público, en un partido al que -lógicamente, por causa del covid-19- el aficionado de carne y hueso no pudo apersonarse.

La sanción fue de 100 millones de wones (72.000 euros/ 82.000 dólares) por "causar un grave daño a la imagen y la integridad" de la competición y por ofender a los espectadores masculinos y femeninos, según explicó se señaló en un comunicado.

Las muñecas estaban vestidas con ropa oficial del club y fueron colocadas como si estuvieran alentando. Algunas de ellas sostenían carteles que incluían referencias a sitios porno de internet.

Los directivos del FC Seoul pidieron disculpas y dijeron que se equivocaron. Afirmaron que pensaban que eran simples maniquís. ¿Les creés?

En Alemania fueron un poco más discretos. En el partido entre Borussia Monchengladbach y Bayer Leverkusen fueron colocadas unas 13 mil imágenes en tamaño real de hinchas en las plateas del estadio.

El grupo de animación 'Fanprojekt Mönchengladbach' lanzó la idea de que cada hincha pudiera imprimir su imagen en un gran cartón por 19 euros.

"Hemos instalado casi 13.000 efigies, pero se han pedido casi 20.000", indicó el presidente del club de fans Thomas Ludwig a la agencia deportiva SID.

"Es una linda operación, que crea una ambiente en el estadio", dijo el director deportivo del equipo, Max Eberl.

Pero, con algo de cordura, señaló: "También es un recordatorio de que el fútbol sin aficionados no es lo mismo".

Esta nota habla de:
Más de Mundo