Política

La Porta metió los dedos en el enchufe y lo vetan los K y Cafiero

El postulante a dirigir un lugar sensible como es el Puerto de Buenos Aires le bajó el pulgar al hombre equivocado y perdió su silla. Los detalles de una trama secreta imperdible.

Por CRIS ANTÓN

El veto desde los más altos mandos del albertismo para que Franco La Porta no tome el control del puerto de Buenos Aires mantiene en vilo al ala de massista en este acuerdo político que engloba el Frente de Todos. La idea de que estos tres espacios -bastante heterogéneos por cierto- se unan para que Alberto Fernández venza a Mauricio Macri y llegue a la presidencia ya generó algunos cortocircuitos. El último, y que bastante ruido generó gira en torno al nombramiento de La Porta. 

Como un alfil de Sergio Massa y Malena Galmarini, el ex candidato a intendente de San Miguel cobró fuerza para llegar a un lugar muy sensible, que conecta a la Argentina con el mundo y opera más del 60% de la carga de contenedores del país. Su arribo a ese puesto vino de la mano de Mario Meoni, otro soldado de Massa y flamante Ministro de Transporte, la cartera que tiene a su mando el puerto. 

Sin embargo, en el armado de su equipo de trabajo, La Porta se sentó en la silla equivocada y alguien desde más arriba le pateó la mesa. Según una importante fuente desde las usinas del albertismo, quiso poner de Gerente General a un hombre de confianza pero sin saber que ese lugar ya estaba reservado para un soldado, pero del kirchnerismo.

LEER MÁS Sigue la ofensiva en los medios para voltear a La Porta de Puertos

Según los dichos de la fuente a 24con.com, Pablo Gorosito iba a ocupar la mesa chica de La Porta. Quién fuera Secretario de Hacienda de Julio Garro y concejal de Carlos Casares intentó utilizar el escritorio que estaba guardado para el hijo de un ex socio de Nestor Kirchner en Santa Cruz, de apellido Beni. Al llegar a los oídos de los cuadros fuertes del espacio que lidera la vicepresidenta, despertó viejos fantasmas y reavivó una disputa de poder con Massa. "Terminó siendo un fusile", agregó el informante a este portal.

Cómo no quedó otra opción, ahí entró en la escena Santiago Cafiero, quien en un principio parecía ser el culpable de dejar con las manos vacías al hombre que intentó tomar el control del Municipio de San Miguel. Aunque sin hacerlo público, el Jefe de Gabinete debió bajarle el pulgar a La Porta, quien antes de tener el pliego firmado por Alberto Fernández, se animó a compartir por las redes sociales el nuevo desafío político que se venía en su carrera. Lo que no sabía él era que metió los dedos en el enchufe equivocado y el tiro le salió por la culata. 


Más de Política