Sociedad

La interna gremial que paralizó a más de 50 líneas de colectivos y afectó a 700 mil usuarios

Un sector opositor a la actual dirección de la UTA llamó a un paro de 24 horas en reclamo de "mejoras salariales", pese a que el gremio y los empresarios del sector ya habían acordado un aumento del 18,3%. El saldo de la puja sindical.

Las cámaras que nuclean a empresarios de transporte público de pasajeros aceptaron un aumento del 18,3% en los salarios con el aval de los afiliados y la conducción de la UTA (Unión Tranviarios Automotor), sin embargo, un sector del gremio lanzó un paro ilegal.

La huelga realizada este martes afectó a más de 700 mil pasajeros del área metropolitana y fue calificada por el ministro de Transporte, Mario Meoni, calificó la medida de "ilegítima en términos legales".

El personal de al menos 52 líneas de colectivos porteñas y bonaerenses no prestó servicio por reclamos salariales y laborales que, en el marco de una dura interna en la UTA, lanzaron a pesar de haberse alcanzado un acuerdo paritario para los choferes de corta y media distancia, motivos por lo que denuncian que se trata de una interna gremial y no sólo por los salarios.

LEER MÁS Cómo es la guerra en la UTA que dejó sin micros al Conurbano y CABA

La medida de fuerza fue cuestionada por las autoridades nacionales que la calificaron de "ilegítima" y advirtieron que generará sanciones. No obstante, la resolución de la negociación paritaria en el Ministerio de Trabajo, donde la UTA y las cámaras convinieron una recomposición salarial del 18,3 por ciento y las sumas fijas otorgadas por decreto.

Las 10 líneas principales afectadas por la huelga movilizan a unas 15 millones de personas al mes, así es que el saldo de esta interna gremial afecta al 5 por ciento de la población de Buenos Aires, es decir, más de 698 mil usuarios de esos servicios.

Líneas del área metropolitana paralizadas

Los trabajadores que responden a la oposición que lidera Miguel Bustinduy son de las líneas: 5, 6, 7, 8, 9, 10, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 106, 107, 108, 117, 130, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177 y 188 y, en el ámbito provincial, la 256, 263, 271, 299, 370, 373, 384, 385, 388, 403, 405, 421, 429, 435, 540 y 543, confirmaron fuentes gremiales.

El ministro de Transporte, Mario Meoni, calificó hoy a la medida de fuerza que protagonizan los choferes de las líneas de la empresa DOTA como "ilegítima en términos legales" y explicó que "la UTA y el conflicto no se relaciona con las cuestiones salariales sino con temas internos, sobre los que trabaja la cartera laboral".

La Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) aseguró que "se adoptarán medidas sancionatorias" sobre las firmas que no ofrecieron hoy servicio de pasajeros -aunque no explicó de qué tipo- y afirmó en un comunicado que la convocatoria a una protesta por parte de "un grupo de trabajadores fue arbitraria e injustificada".

Roberto Fernández, líder del gremio, rechazó el paro convocado por la agrupación "Juan Manuel Palacios" y aseguró que "gerentes de la firma monopólica DOTA quieren conducir a la organización gremial a través de pseudo dirigentes", en referencia a Bustinduy. Asimismo, señaló que la protesta "es ilegal porque la UTA no dispuso ningún paro".

El sindicalista reseñó que "ese grupo fue el que tomó la sede central del gremio el 16 de diciembre último de forma violenta y arriesgó la vida de los empleados" y negó que la oposición haya paralizado hoy más de 52 líneas al puntualizar que "dieciséis funcionan normalmente porque no se sumaron y, otras 25, no permiten salir a las unidades".

"DOTA es responsable y algunos de sus gerentes cómplices. Esa empresa tiene varias líneas, es dueña de la fábrica de chasis Agrale, tiene mutual y compañía de seguros, pero le hace falta la UTA para culminar con el combo", denunció el dirigente. Además,aseveró que "el paro es contrario a la ley y pone en riesgo centenares de puestos de trabajo".

El acuerdo y el conflicto

Este lunes por la noche, Fernández se adelantó a la reunión paritaria prevista para ese mediodía y convino un acuerdo de recomposición de los haberes del 18,3 por ciento en tres tramos, aunque la oposición a su gestión ratificó de todas formas la medida de fuerza de este martes.

El sindicato, las carteras laboral y de Transporte y las cámaras empresarias convinieron el pago de las diferencias salariales derivadas de la determinación de los salarios de enero para este viernes, en tanto esas diferencias de haberes de diciembre serán abonadas en dos cuotas iguales el 26 de febrero y el 30 de marzo, ratificó el dirigente.

Además, el primer aumento mínimo y uniforme derivado del decreto 14/20 será efectivizado el 17 de febrero, el segundo el 17 de marzo y, el correspondiente a ese último mes, el 17 de abril próximo, todo lo cual totalizó una mejora del 18,3 por ciento.

Más de Sociedad