Mundo

La dama del Euro que no entiende al peronismo pero ofreció ayudar a Alberto

El presidente cenó con la canciller alemana, Ángela Merkel, quien brindó su apoyo para mediar por la deuda externa argentina. Es una aliada estratégica en Europa y de vital ayuda con el FMI.

Sus casi 15 años como cara visible del gobierno alemán lo dice todo. Varias veces fue considerada la mujer más poderosa del mundo y su cargo así lo justifica. Según el escalafón político de su país, su cargo es equivalente al de Jefe de Estado. Con una formación científica y un diploma de Física, Merkel, esta materializó cambios profundos en su país y potenció su figura a nivel mundial.

En noviembre de 2005, el Bundestag o Parlamento alemán la nombró como Canciller y se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo y la primera en gobernar Alemania desde el siglo X. Todos esos pergaminos y el gran poder que asume en la Unión Europea le dan una importante transcendencia para ser una importante aliada de Alberto Fernández en su objetivo de reperfilar la deuda externa que dejó el gobierno de Macri.

El encuentro entre Fernández y Merkel se produjo en la sede de la Cancillería Federal (Bundeskanzleramt, en alemán), un coqueto edificio de hormigón y cristal situado a orillas del río Spree, en uno de los perímetros del Tiergarten, el pulmón verde de Berlín. De la reunión con el equipo de la canciller participó también el ministro de Economía, Martín Guzmán.  

El presidente llegó ayer a Berlín, en el marco de la segunda etapa de su gira europea en busca de respaldo político para la renegociación de la deuda externa de Argentina con el FMI y acreedores privados.

Las gestiones de Alberto ya dieron buenos frutos en El Vaticano, tras su encuentro privado con el papa Francisco, y en Roma, con las reuniones que mantuvo con su colega italiano, Sergio Matarella, y con el primer ministro de ese país, Giuseppe Conte.

Luego de la cita de hoy con Merkel, Fernández viajará mañana a Madrid para encontrarse con el presidente del gobierno de coalición progresista de España, Pedro Sánchez, y luego se desplazará a París para almorzar con el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Antes de la gira europea del Presidente, el gobierno argentino publicó el cronograma de negociaciones y anunció que su oferta de reestructuración para los acreedores privados estará lista para la segunda semana de marzo. Esa oferta será para reestructurar títulos emitidos bajo ley extranjera, que abarca un universo posible de alrededor de 140.000 millones de dólares y que equivale al 44,9 por ciento del total de la deuda pública.

EL PESO DE ALEMANIA

Alemania es el estado de la Unión Europea con más peso en el comité ejecutivo del FMI, donde Estados Unidos tiene mayor porcentaje de voto (16,52 por ciento). El otro actor clave es Francia, cuyo presidente, Macron, ganó espacio en los últimos meses al colocar a su candidata, la búlgara Kristalina Georgieva, como directora del FMI.

En los últimos años Grecia, España e Italia aplicaron drásticos recortes promovidos por la canciller alemana, lo que llevó a que sus economías se estabilizaran pero también que se profundizara la desigualdad social. En este contexto, Guzmán expondrá ante Merkel cuál es su plan para resolver el endeudamiento argentino sin asfixiar la economía.

El presidente Fernández ya obtuvo la promesa de Roma de que sus directores en el FMI intervendrán a favor en las negociaciones por la deuda externa argentina, en tanto que el Papa también se comprometió a "ayudar", según trascendió tras la audiencia.

De hecho, el miércoles próximo se realizará el seminario "Nuevas formas de fraternidad solidaria de inclusión", organizado por el Vaticano y del que participarán la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y Guzmán.

Más de Mundo