Opinión

El rol de los gobiernos locales frente a un nuevo tiempo de desarrollo nacional.

Por Pablo Ariel Pais

Para promover el crecimiento y desarrollo local, es necesario una política nacional soberana y distributiva. No hay posibilidad de generar trabajo para todos y todas sin medidas de macroeconomía y financiamiento que protejan la industria, promuevan la sustitución de importaciones y la exportación de trabajo argentino, no solo de materia primas. No hay posibilidad de reducir la pobreza y la desigualdad, sin un estado nacional fuerte, regulador y con capacidad de ahorro e inversión. No hay posibilidad de agregar valor y crecer de manera sostenible sin un sistema nacional de innovación para promover y aplicar el conocimiento científico-técnico.

En definitiva, no existe la posibilidad de desarrollo local sin proyecto nacional.

Sin embargo, los gobiernos y actores locales, pueden incidir en el ritmo y alcance del desarrollo de nuestras comunidades. Siempre y cuando las condiciones nacionales sean favorables pueden aportar para que ese desarrollo se más rápido e inclusivo.

En primer lugar, necesitamos intendentes que asuman la responsabilidad de gobernar y hacerse cargo de manera integral del territorio y la vida de sus vecinos. Esto no significa resolver cuestiones para las que los gobiernos locales no tienen incumbencia ni recursos, pero si intervenir desde la política. Para eso es necesario tener una visión sobre que desarrollo queremos para nuestros pueblos, construirla con participación ciudadana y legitimarla permanentemente.

El mapa no es el territorio. Todo lo q la nación pueda planificar no alcanza a aprehender la realidad del aquí y ahora de lo que pasa en nuestras comunidades, de su voluntad política, sus redes y sus fortalezas y debilidades. Los intendentes pueden ser una suerte de baqueanos para guiar las políticas nacionales y provinciales que hagan crecer a las ciudades y los ciudadanos. Ayudar a producir sinergias que sólo se pueden ver desde el primer nivel de gobierno, gracias a la proximidad, la cercanía con quienes son los actores concretos del desarrollo en cada territorio.

Los gobiernos locales deben ser los garantes de un desarrollo inclusivo. Tienen herramientas para regular y orientar la inversión en sus territorios, apuntalar a las economías tradicionales o las que están ligadas a las ventajas competitivas de la ciudad. A través del Planeamiento Urbano, de la política fiscal, de la regulación e inspección de actividades económicas y de impacto ambiental, acompañando la integración de cadenas de valor con redes de intercambio, formación y vinculación tecnológica. Haciendo participar y estimulando a las Pymes y productores de la economía popular, creando puentes para traer lo informal a lo formal, con todos los derechos y obligaciones que eso implica.

Los gobiernos locales hacen mucho y pueden hacer mucho más en ámbitos que son de su competencia o les demandan los vecinos y son fundamentales para crecer. La educación, la salud, la infraestructura de transporte y de comunicaciones, el equipamiento comunitario y los espacios verdes, son todas cuestiones que afianzan la integración y la identidad local, fortalecer las capacidades de nuestros ciudadanos y de servicios de nuestras ciudades determinan también las potencialidades y oportunidades de crecimiento y desarrollo inclusivo y equitativo.

Es fundamental liderar. Poner el cuerpo, estar presente, escuchar y dialogar. Es necesario predicar con el ejemplo con una administración solidaria, innovadora, puesta al servicio de los vecinos, capaz de aprender para mejorar permanentemente. Construir redes de cooperación entre sectores locales y regionales, sumar ciudades para ganar volumen político, aunar esfuerzos y poner en agenda problemáticas comunes que requieren respuestas comunes.

Se viene un nuevo tiempo, con Alberto Presidente y Axel Gobernador, ellos se proponen crear las condiciones para poner la Nación y la Provincia en marcha. Los Intendentes tienen la responsabilidad de mantener presente entre nuestros ciudadanos lo que pasa cuando no hay política que defienda nuestra soberanía y valore nuestras capacidades como pueblo. Y sobre esa memoria, reconstruir la confianza y la organización popular para transformar entre todos, esta sociedad injusta y desigual.

Pablo Ariel Pais

Comunicador. Integrante de la Asociación Civil Ideas Plurales.

Fue Director de Juventud, Concejal y Secretario de Desarrollo Económico Local, Formación, Empleo y Juventud de la Municipalidad de San Fernando y Coordinador Nacional del Plan Conectar Igualdad en el Ministerio de Educación de la Nación.

Más de Opinión
Desde que el presidente de Francia pronunció la frase, todo el mundo está hablando ya de la pandemia repitiendo que "estamos en guerra contra un enemigo invisible". Pareciera que esta guerra es contra un virus. Pero como mínimo hay que hacer dos observaciones a esta visión superficial.
Covid-19: ¿un virus o la III Guerra Mundial?