Política

Kicillof y los frentes internos y externos a la reforma

El Gobernador quiere que se trate, y se apruebe, el proyecto tal cual lo envió pero no está ni cerca de tener los números necesarios para hacerlo.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, recibió un fuerte rechazo por parte de la oposición para intentar habilitar el debate para una nueva ley impositiva que aumentará los impuestos provinciales por encima de la inflación pasada. El cachetazo fue por partida doble, ya que el mandatario provincial no logró poder tratar los proyectos primero en el Senado y luego de Diputados.

Por estas horas, todos los cañones apuntan al jefe de Gabinete, Carlos Bianco, luego de que fuera él quien le dijo, según pudo reconstruir BigBang de fuentes parlamentarias, al hombre fuerte del peronismo en la Legislatura, el diputado provincial Carlos "Cuto" Moreno, que no había que dar concesiones y que el proyecto tenía que tratarse como lo mandó el Ejecutivo.

Moreno le remarcó que eso era prácticamente imposible, porque tanto la oposición, como varias Pyme pondrían muchos reparos. "Cuto quiere acordar, pero Bianco no le quiere bajar los números y encima redobla la apuesta diciendo que la oposición busca extorsionar", se quejan en la bancada oficialista.

El recuerdo de 2016

En la Casa Rosada se vieron sorprendidos por la postura "dura" del mandatario provincial que apostó a imponer la decisión más que a buscar negociar con Cambiemos, sobre todo luego de que la ex gobernadora María Eugenia Vidal partió rumbo a París para recibir el año con su nueva pareja, el periodista Enrique "Quique" Sacco.

Justamente cerca de Vidal recordaron que en el Presupuesto 2016 recién pudo aprobarse en enero de ese año, luego de la imposibilidad de llegar a un acuerdo con Massa en diciembre. "Massa nos tuvo negociando todo el verano y los amigos del ahora Gobernador no bajan a discutir ni una coma. Pero nosotros cuando nos ponemos firmes extorsionamos. ¿Y ellos qué hacían en 2016?", recordó un diputado provincial enojado por las palabras de Kicillof.

"La oposición tomó la decisión política de que no tuviéramos ley impositiva", afirmó Kicillof en una entrevista publicada hoy por el diario Página 12, en la que abordó la caída de la sesión del pasado viernes en el Senado bonaerense, donde Cambiemos tienen el quorum y la mayoría.

Según explicó, el proyecto enviado por el poder ejecutivo al Congreso aplica "una escala progresiva" y aseguró que "casi nadie vería una actualización de sus egresos en impuesto inmobiliario mayor que la inflación".

Con el escenario actual, Kicillof intentará ir por el tercer intento para que la ley puede empezar a debatirse luego de recibir los rechazos primero del Senado y luego de Diputados en una sesión que convocó de urgencia por la tarde noche del viernes y en la que estuvo a 2 diputados de lograr quórum.

Claves del rechazo

Por estos días, el proyecto se encaminaría a debatirse, de cambiar la postura de Kicillof, recién el 9 de enero en sesiones extraordinarias. Una de las principales críticas en las que se centran no sólo los legisladores afines a Vidal, sino también los que responden al intendente de Vicente López, Jorge Macri, es la intención del gobernador de aprobar la reforma impositiva antes que el Presupuesto. "Es como hacer pan, si a la levadura no le pones la haría no sale pan; sólo tenés levadura caliente", explicó una calificada fuente oficial.

Pero ese no es el único problema que tiene en el horizonte Kicillof. En plena temporada de verano las pymes que viven del turismo como la Cámara de Bebidas Alcohólicas empezaron a hacer llegar sus reparos, y fuertes críticas, hacía el nuevo esquema impositivo que quiere llevar adelante el gobernador.

Los primeros remarcan que no se cumplió con la promesa de que iban a tener un régimen especial, debido a que las fuentes de ingresos son estacionales. "No es como en la Ciudad que los hoteles todo el tiempo tienen concurrencia; nosotros vivimos de la temporada", afirman cerca de las pymes. La negociación incluía un apartado especial para disminuir el impacto, sin embargo se dio marcha atrás.

Con la Cámara de las Bebidas sucede algo similar. En el proyecto que envió el Gobernador la alícuota que pagan subió del 1,2% al 5% cuando en el resto de las provincias del país no pagan más del 1,5% salvo en Misiones donde abonan el 1,8%. Pero a diferencia de otras industrias, la producción apunta centralmente al consumo interno. Es por eso que de no llegar un acuerdo varios de los empresarios del rubro ya le adelantaron a los legisladores bonaerenses que buscarán migrar sus empresas hacía otras legislaciones. Sobre todo porque consideran que el aumento fuerte en los impuestos que pagan tiene que ver con las ventas suelen subir bastante en verano.

"Está perdido y da la sensación de que no sabe para dónde ir a parar. La botonera de la Provincia es muy diferente a la de la Nación. Y parece que todavía no lo entendió", sostienen en la bancada de Cambiemos, luego de que el mandatario provincial acusó a Vidal de no cumplir con lo que habían acordado.

Mientras tanto, antes de partir para París, Vidal realineó a su tropa para evitar que suceda lo mismo que pasó en el Congreso en donde el presidente Alberto Fernández junto al titular de la Cámara Baja, Sergio Massa, logró resquebrajar parte del bloque de Cambiemos y empezar a imponer su agenda parlamentaria con la venía de parte de Consenso Federal. Lo mismo buscaron generar los intendentes de la oposición con Macri y el jefe comunal de Lanús, Néstor Grindetti, a quienes se le sumó Emilio Monzó.

Desde afuera el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, mira con atención la postura de Cambiemos en territorio bonaerense; es que al margen de la futura empresa que iniciaría el breve el vicejefe de Gabinete, Diego Santilli, pasando la General Paz el alcalde porteño procura intentar mantener la mayor cohesión en la Provincia para obligar a Kicillof a tener que negociar cada ley que quiera sacar.

Más de Política
Tras la muerte de un policía y un ciudadano en Palermo se reavivó la polémica por el uso de armas no letales en las Fuerzas de Seguridad. Berni y Massa pidieron que se incorporen mientras que Frederic está totalmente en contra. Otra grieta en el propio gobierno de Alberto Fernández.
Fuego cruzado en el Gobierno por el uso de las pistolas Taser