Viral

Reality Pampita: traición, chats y escándalo

La modelo siempre queda envuelta en acusaciones de ex empleadas. Intimidad off.

El fin de año de Pampita Ardohain parecía ideal. El 22 de noviembre, en una imponente ceremonia, contrajo matrimonio con Roberto García Moritán. En tanto, su presente profesional también le sonreía como conductora de "Pampita Online", en la pantalla de Net TV y brillaba como jurado del "Bailando". Sin embargo, el escándalo volvió a arrastrarla. Cuando parecía que la modelo tendría un momento de paz, su vida íntima y privada volvió a quedar expuesta. Más aún, experimentó el sinsabor de la traición ya que fue la ex niñera de sus hijos, Viviana Benítez, la que revivió la polémica alrededor de Pampita no sólo criticándola como empleadora, sino que también ventilando sus intimidades.

Así, otra vez, su vida íntima se volvió a debatir en público. Sus chats privados y las cámaras de seguridad de su casa se difundieron una y otra vez, como ya había pasado en oportunidades anteriores, e incluso Benítez fue más allá y no dudó en contar todas las infidencias familiares. Desde las discusiones con García Moritán hasta el trato con sus hijos, nada quedó fuera. La gota que rebasó el vaso fue cuando Benítez, a quien Ardohain consideraba una amiga y que incluso fue una de las madrinas de su reciente boda, no titubeó al catalogarla como "mala madre". En ese punto, Pampita se vio sumida, otra vez, en el barro de la polémica.

Estrés emocional. La situación llegó a su punto límite cuando, angustiada, Pampita rompió en llanto durante la emisión de su programa. Sin dudas la constante exposición de su vida y los comentarios hirientes de alguien a quien hasta hace poco consideraba "como de la familia" hicieron mella. "La exposición que vive una figura pública de la magnitud de Carolina puede resultar muy perturbadora, emocional y psicológicamente. Cada circunstancia de su vida personal, algunas de ellas profundamente dolorosas, salen de la esfera de lo privado y pasan a ser de dominio público", explicó a NOTICIAS la consultora psicológica Analía Forti. De acuerdo a la especialista, "esa pérdida de la intimidad, esa exposición de la vida privada y la presión del asedio periodístico y la opinión pública resulta abrumador cuando la persona está transitando un momento de alta vulnerabilidad. A esto se suma la exigencia de tener que mostrarse mesurada en sus dichos y prudente en sus comentarios públicos para no salir aún más perjudicada. Es una situación de un gran estrés emocional".

Es que el hecho que más afectó a la modelo fue que quien salió a ventilar sus intimidades y acusarla en público era alguien en quien ella había depositado su confianza. Viviana Benítez no sólo era la niñera de Bautista (11), Beltrán (7) y Benicio (5), sino que también era un miembro más en la intimidad de la familia. Si bien la propia niñera explicó que debía cumplir tareas para las cuales no había sido contratada, como pagar las facturas, lo cierto es que desde que comenzó a trabajar con Ardohain, se había convertido en parte del núcleo familiar. El 22 de noviembre, hace menos de un mes, ambas posaban sonrientes durante la boda en la que Benítez fue una de las damas de honor. Semanas después estarían enfrentadas en una guerra pública.

De hecho, fue la propia modelo quien exhibió chats con Benítez a modo de contraprueba. En los mismos se podía ver la fluida relación entre ambas y Pampita pensó que con eso atempraría la situación. Lejos de eso, sólo sirvió para que su ex empleada volviera a la carga y la polémica siguiera aumentando. Es que de acuerdo a Forti, las vicisitudes de la vida de la modelo "son las mismas circunstancias que podemos vivir todos en la más estricta intimidad, pero las de ella se las ve y escucha en todos los medios de comunicación y es sometida a todo tipo de enjuiciamiento y opiniones, vertidas a través de medios y en redes sociales de manera despiadada".

Déjà vu. No es la primera vez que Pampita tiene problemas con una de sus niñeras. En 2016, la uruguaya Ana Laura Cisneros, quién cuidó de los hijos de la modelo durante enero de ese año, la denunció por falta de pago y también afirmó que no se ocupaba de ellos. La situación se solucionó con un arreglo extrajudicial.

Otro aspecto que se repite en la reiteración de los escándalos es la filtración de las cámaras de seguridad de la casa de la propia Ardohain. Cuando fue su tumultuosa separación con Benjamín Vicuña fue ella la que mostró imágenes de la privacidad de su hogar. En esta oportunidad, la intimidad fue filtrada por el periodista Lío Pecoraro. En esas imágenes, de 2017, se podía ver a la modelo increpando a una empleada que le había robado. También interviene el entonces novio de Pampita, Juan Mónaco, quien trata de mediar en la situación. "Tal vez lo que no hace es una adecuada elección de aquellas personas en las cuales deposita su confianza y su entrega", reflexionó Forti.

Lo cierto es que además de haber sido traicionada, Pampita está otra vez en medio de una tormenta pública y rodeada por el escándalo. Algo de lo que no puede escapar aunque trate.

Noticias

Más de Viral