Sociedad

Le pidió ayuda con un cañería y terminó desvalijado

La mujer le pidió ayuda al hombre de 71 años pero una vez en su casa, ubicada en el barrio porteño de Parque Patricios, lo ató y amenazó con una cuchilla para que le dijera dónde escondía todos sus ahorros.

Una mujer que sedujo, drogó y robó dinero en dólares y pesos con la modalidad "viuda negra" a un ferretero fue detenida en un allanamiento realizado en una casa del barrio porteño de Parque Patricios.

El hecho ocurrió el sábado a la noche en una ferretería ubicada en Avenida Caseros 2748, cuando el comerciante estaba por cerrar su local y fue visitado por una presunta cliente "viuda negra"quien le pidió ayuda en su domicilio por un presunto caño roto.

Los informantes contaron que la víctima de 71 años, aceptó el trabajo y fue con la mujer hasta su casa en el mismo barrio donde al terminar de arreglar un caño comenzó a seducirlo y luego tomó un aerosol de gas pimienta y le roció la cara para paralizarlo.

Luego el hombre sentado en una silla maniatado con precintos fue obligado a tomar un droga líquida de un gotero mientras era amenazado con una cuchilla de cocina para que le dijera dónde escondía todos sus ahorros, señalaron las fuentes.

La mujer le quitó la llave de la casa, lo dejó maniatado y dormido durante más de 24 horas para ir en busca de los ahorros y otros objetos de valor del hombre al que luego lo abandonó en estado de descompensación en la vereda de la ferretería.

A la mañana siguiente, el hombre realizó la denuncia acompañado de su familia, y esa misma noche la Justicia dio la orden para realizar un allanamiento en la casa de la "viuda negra". Al momento de la llegada de la Policía la mujer estaba preparándose para viajar al extranjero, apuntaron las fuentes.

En el lugar los investigadores de la Comisaría Vecinal 4 A de la Policía de la Ciudad, encontró más de cuatro millones de pesos, pastillas de viagra, gas pimienta, precintos, tres celulares, un pistola calibre 22 y varias pertenencias de la víctima, entre ellas las llaves de su auto marca Fiat y el control remoto del portón de su garage.

En una caja de metal que la mujer tenía guardada en un bolso había 469.600 pesos y 50.531 dólares que habían sido denunciados como robo por el ferretero.

Entre las falsas versiones que dio la detenida al tener que dar explicaciones por todos los objetos que utilizaba para paralizar a la víctima, dijo que el gotero y las medicaciones las tenía porque era bombera voluntaria, luego una mochila que había sido robada de la casa de la víctima que ella era alpinista y sobre el gas pimienta atribuyó que era periodista de policiales.

En la causa interviene la Fiscalía en lo Criminal y Correccional N° 20, a cargo de Juan Ernesto Rozas.


Más de Sociedad