Política

Una por una, las causas por las que Macri puede caer preso

El Presidente suma 144 denuncias durante su mandato. Cuáles son las que de veras lo inquietan. ¿Se viene una vendetta judicial?

El registro de los sorteos de causas en Comodoro Py tiene contabilizadas 144 denuncias contra Mauricio Macri desde el 10 de diciembre de 2015 hasta el 21 de noviembre de este año. La información es pública y puede obtenerse en el Centro de Información Judicial (CIJ). Desde que asumió hasta el último día de 2016 sumó 22 denuncias. En 2017 fueron 51. En 2018, 32. Y en lo que va de 2019, acumula 39.

La última fue hecha el 20 de noviembre y la presentó el abogado Fernando Míguez de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático, uno de los mayores denunciadores del Presidente junto con el diputado y ex espía Rodolfo Tailhade. El escrito de Míguez dice que el presidente Macri, el actual vicejefe de Gabinete Andrés Ibarra, los ex vicejefes de Gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui y el gestor judicial Fabián Rodríguez Simón cometieron delitos en torno a la Inspección General de Justicia. La denuncia es por irregularidades, coacción y amenazas.

La primera de las 144 denuncias es del 29 de diciembre de 2015, apenas 19 días después de haber asumido la Presidencia. La realizaron los abogados Pablo Llonto y Eduardo Tavani y fue por la designación por decreto de los dos jueces de la Corte Suprema Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz. La denuncia fue por abuso de autoridad y los apuntados fueron Macri, el ministro de Justicia Germán Garavano y el jefe de Gabinete Marcos Peña.

Las denuncias contra el Presidente se volvieron parte de la comidilla política desde que Alberto Fernández le disparó con ese dato a Macri durante el debate presidencial. "El día que deje el Gobierno lo esperan más de 100 causas", le dijo. El tema estaba tan en boga que el mismísimo hermano de la vida del Presidente, Nicolás Caputo, solía comentar que Comodoro Py sería un problema para Macri "por las más de 100 denuncias que tiene", confesaba.

Además de las 144 denuncias sorteadas, durante los cuatro años de gestión de Macri hubo también otros expedientes que se iniciaron por denuncias en comisarías que ingresaron a los juzgados que estaban de turno policial. Otra forma de darle inicio a un nuevo expediente y no pasar por el sorteo es a través de las causas conexas. Estas son dos formas de "forum shopping", que significa direccionar el expediente hacia un juzgado amigo. La primera es impulsada por el denunciante y la segunda es manipulada por el juez. Este último recurso es más moderno, al punto que la fundación Cippec decidió estudiar la metodología para un trabajo académico que está realizando.

De todo el universo de denuncias contra Macri hubo algunas que no tuvieron ningún tipo de avance y que fueron rechazadas porque se consideró que no había asidero para investigar. Otras fueron impulsadas por los fiscales y aún están abiertas, pero casi no hubo avances. Se espera que con el cambio de gobierno esa situación cambie y a los expedientes que están acumulando polvo se les pase el plumero y se los vuelva a leer.

Imputado. El abogado personal de Mauricio Macri es Alejandro Pérez Chada, aunque en algunos expedientes fue defendido por Ricardo Rosental. A Pérez Chada lo conoció a través del fallecido Pedro Pompilio, cuando ambos estaban como presidente y vicepresidente de Boca. Pérez Chada fue primero abogado de Pompilio en una denuncia contra la barra de River. A Macri le gustó y lo llevó a trabajar al club, aunque es hincha de Independiente. Los estrategas de Macri dicen no estar alarmados por la cantidad de denuncias contra el presidente saliente y, por el contrario, afirman que en la mayoría Macri no está imputado. Pero eso no implica que no haya expedientes que lo preocupen.

En Comodoro Py la suerte del devenir judicial de las personas no está relacionada con las pruebas del expediente sino, más bien, con la voluntad del juez. En eso comparte mirada con la ex presidenta Cristina Kirchner y con el presidente electo Alberto Fernández. Entre los trascendidos de los primeros diálogos entre Fernández y Macri, se dice que el primero le dijo al segundo: "Vos tenés la suerte de que no vas a tener un presidente que te persiga". Fernández ve en Macri a uno de los impulsores de las causas de Cristina Kirchner en Comodoro Py. Macri lo niega y, por el contrario, abona la hipótesis de la guerra entre Cristina y el juez Claudio Bonadio.

Sin embargo, en la gran mayoría de las causas contra CFK, la Unidad de Información Financiera, de Mariano Federici, y la Oficina Anticorrupción, de Laura Alonso, son querellantes. Por eso, hoy desde la militancia cristinista más dura festejan la posible ofensiva judicial contra Macri. Otra diferencia que en teoría tendrían con el albertismo, que, a lo sumo, se conformaría con hacerlo "pasear" por Comodoro Py, pero sin que peligre su libertad.

En ese análisis que se hace en el entorno del Presidente entrante, la situación judicial de Cristina incluso podría convertirse en una moneda de cambio para que todos convivan en paz. Es decir, no avanzarían demasiado las causas contra Macri y en simultáneo cesarían las que aún incomodan a la vicepresidenta electa.

Teorías. ¿Tendrá Macri un juez, como Bonadio, que pida su prisión preventiva ocho veces? Un año antes de la salida del poder, Cristina Kirchner ya había tenido allanamientos en sus hoteles. Macri parecería estar lejos de eso, pero de todos modos existen jueces que corrieron el riesgo de ser removidos durante el macrismo. Uno de ellos es Ariel Lijo, quien, tras el juicio a Eduardo Freiler, estuvo a punto de ser investigado en el Consejo de la Magistratura, pero el caso no prosperó. Desde aquel momento, el alto perfil del juez bajó de forma brusca.

En el Gobierno hay una tesis respecto del futuro judicial de Macri. "No es lo mismo un presidente saliente con el 32 por ciento de los votos que con el 40", dice un asesor judicial del primer mandatario. La hipótesis está basada en que los jueces miran las encuestas y avanzan o retroceden según el apoyo popular de los dirigentes. De todos modos eso no lo deja exento de tener que subir las escalinatas de Comodoro Py para ir a declarar. Cualquier duda, consultar a Carlos Menem o Cristina Kirchner.

Cinco causas. Uno de los expedientes que más monitoreo presidencial tiene es el caso Correo Argentino que no involucra a Macri directamente, pero sí a la empresa familiar, Socma. En este caso, el Estado argentino le reclama a la familia Macri una deuda por el pago del canon por la concesión del Correo, que según los cálculos a 2017, incluidos los intereses, superaba los 4 mil millones de pesos. Socma, por su parte, le exige al Estado la liquidación por la expropiación que hizo el ex presidente Néstor Kirchner en 2003.

La cifra calculada estaría cerca también de los 4 mil millones, aunque no llegaría. Es decir que, en el cálculo final, el Grupo Socma tendría que pagar. La disputa lleva más tiempo del querido por ambas partes y tanta dilación responde a dos factores inconfesables. Por un lado, ningún gobierno quiso pagar el costo político de pagarles a los Macri. El kirchnerismo no quiso y Macri no se animó a pagarle a su familia. Por otro lado, en Socma no se animan a pagarle al Estado la deuda, por temor a que el Estado no les pague nunca más a ellos. Miedos que no se pueden expresar en un expediente.

Sobre el blanqueo de capitales, la Corte Suprema tiene pendiente para resolver si el diputado Felipe Solá está habilitado para iniciar una demanda para bloquear el decreto presidencial de Macri que habilitaba a blanquear a los familiares de los funcionarios. Entre esos blanqueadores estuvo Gianfranco Macri, el hermano del Presidente. Una de las creencias es que Gianfranco fue beneficiado por el decreto, pero en la letra del Boletín Oficial dice que los habilitados para blanquear son los cónyuges, padres e hijos. Nada dice respecto de los hermanos. Es decir: ya estaba desde antes habilitado para blanquear. El cuestionamiento es el monto. Fueron 622 millones de dólares que evadieron impuestos, vaya a saber desde cuándo. Según esas cifras, Gianfranco es muchísimo más rico que sus hermanos. ¿O la plata es de todos, incluyendo al fallecido Franco? Alejandra Macri, la hija extramatrimonial del fundador del Grupo Socma, se hace la misma pregunta.

Hay otra causa conocida por el nombre "Parques eólicos". Se inició por una investigación del diario Perfil que sostiene que el Grupo Macri armó una estrategia para entrar en el negocio de las energías renovables y que pudo quedarse con la licencia para explotar parques eólicos sin pasar por una licitación para luego vender el proyecto a otra empresa. En ese pase de manos, la empresa hizo una gran diferencia de dinero. Dentro del Grupo Socma sostienen que lo que se hizo fue un negocio entre privados y que la explicación del aumento de valor del negocio fue porque sanearon parte de las deudas de la compañía. La investigación está en manos del juez Marcelo Martínez de Giorgi.

Otro expediente que podría tener movimientos durante la la gestión de Alberto Fernández es el caso de Autopistas del Sol, en el que el Grupo Socma vendió su participación en la sociedad justo en el momento en que la acción estaba en uno de sus valores más altos. El juez investiga si hubo una maniobra desde el Estado para beneficiar a la empresa de la familia Macri.

Por último el Paseo del Bajo, la obra más importante de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, también está en la mira de la Justicia. Y aunque no involucre directamente a Macri, lo preocupa el futuro de su primo Ángelo Calcaterra. Desde la Auditoría de la Ciudad se denunció que la empresa Iecsa fue beneficiada para quedarse con el tramo más grande del proyecto y así poder vender su empresa a un valor mucho más alto, debido a que las empresas constructoras valen más por los proyectos que tienen y la capacidad de obra.

Hoy Macri dice estar distendido porque ya no tendrá que cargar con las presiones de la Presidencia, y planea dedicarse a jugar al bridge y viajar. Los que tendrán que ponerse a trabajar son sus abogados.

Denunciantes seriales. Entre las personas que más denunciaron al presidente Macri en estos cuatro años se destacan dos hombres. El abogado Fernando Míguez, de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático, y el diputado Rodolfo Tailhade, quien durante la gestión K fue espía de la AFI.

Talihade tiene un gran poder de fuego mediático, producto de su alto perfil. Es decir que cada denuncia que hace tiene su correlato en distintos medios y pasan a tener el ojo público.

Míguez es un personaje mucho menos conocido, pero con gran capacidad de denuncia. Fue uno de los primeros en denunciar a Macri y, según el relevamiento de NOTICIAS, fue el último. El 20 de noviembre hizo una presentación que recayó en el juzgado de María Eugenia Capuchetti.

Macri no es el único objetivo de las denuncias. También han señalado a otros funcionarios por distintos casos y hasta al cuñado presidencial Daniel Awada.

Noticias

Más de Política