Sociedad

Un llamado desesperado de los bomberos de Lezama que nunca encontró respuesta

Los bomberos que intervinieron para asistir a las víctimas del vuelco del colectivo que trasladaba 43 chicos de Benavídez se comunicaron insistentemente con la Dirección Provincial de Aeronáutica para solicitar el apoyo de helicópteros, pero no lograron contactar ninguna autoridad.

"Estamos hasta las manos", explicaban una y otra vez los bomberos comprometidos en el rescate de los chicos accidentados. El siniestro, que se produjo cerca de las 6.30 en el kilómetro 141 de la ruta 2, se cobró las vidas de dos niñas, pero hay otros cinco chicos con heridas de gravedad y otros 20 tienen lesiones de distinta consideración. Por eso participaron del operativo 15 ambulancias que no daban abasto.

El primer llamado para solicitar apoyo aéreo provino de la UPA de Lezama, donde comprometieron el arribo de una aeronave en el lapso de una hora, y nunca llegó. Los propios bomberos intentaron comunicarse con las autoridades: "Llamé a Dirección Provincial y no está ni el director, ni la secretaria, nadie. Hace una hora que llamo", relató uno de ellos a INFOCIELO.

El problema es que la Provincia ya casi no tiene aeronaves. María Eugenia Vidal recibió una flota de 4 aviones y 5 helicópteros en funcionamiento, pero fueron sometidos a desguace y sólo funciona uno. Curiosamente, hoy se empleó para trasladar a un funcionario de alto rango a Costa Salguero, con lo cual los chicos accidentados quedaron a la deriva.

Las primeras aeronaves para traslados empezaron a arribar al lugar del accidente a partir de las 10 de la mañana. Primero un helicóptero de la empresa Módena, perteneciente al empresario Cristiano Ratazzi, y luego uno de la Policía Federal.

La DPA está encabezada por Marcelo Perich, quien fue designado en octubre de 2017. Pero los problemas y las denuncias sobre el desguace lo preceden.

Infocielo


Más de Sociedad