Lomas de Zamora

Inspector golpeó salvajemente a un discapacitado

Las cámaras de seguridad grabaron el violento episodio.

 Un violento episodio ocurrió esta tarde en Villa Fiorito, cuando un inspector golpeó brutalmente a un joven dispacitado que se encuentra en situación de calle.

El hecho ocurrió dentro de un kiosco de la terminal de Lomas de Zamora, cuando el jefe de tránsito de la línea 28 entró al comercio y, tras un "chiste" por parte de Ramón, el inspector se enojó y lo golpeó. Los hechos quedaron grabados en las cámaras de seguridad.


"Ramón es un joven discapacitado que vive en la terminal entre cartones. Es muy amigo de todos los choferes y lo conocemos hace bastante. Lo ayudamos brindandole alimentos e, incluso, le damos ropa. Es por eso que en el video se lo ve vestido como colectivero", explicaron testigos.

Agregaron: "En ocasiones, lo llevamos a dar vueltas en el colectivo y él se pone muy feliz. No es un chico agresivo, suele ser muy alegre. Este tipo se ve que no se bancó un chiste y reaccionó de ésta manera. No podemos tolerarlo: Ramón no tiene familia que lo defienda y por lo tanto pedimos justicia nosotros".

Por su lado, Eduardo, un chofer que trabaja en la línea donde se desempeña el acusado, habló con Crónica HD y aseguró que el inspector se llamaría Luis. "Ese hombre, por el cargo que tiene, cree que es impune. Siempre tiene la misma actitud pero no creíamos que podía pegarle a un discapacitado. Nadie se metió porque le tienen miedo. Si alguna actitud no le gusta, va y decide que te echen".

En tanto, en una comunicación con la oficina de reclamos de la línea 28 para la cual trabaja el jefe de tránsito, autoridades aseguraron que aún no recibieron ningún tipo de denuncia al respecto. 

Más de Lomas de Zamora
El sábado 20 de junio, a partir de una orden de allanamiento solicitada por el fiscal Carlos Román Baccini, titular de la UFI 15 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, una comisión de la Policía Bonaerense irrumpió brutalmente sobre una vivienda de Villa Albertina en la que habita Ignacio Seijas, de 17 años, con su familia. El operativo se había fundado en una causa por robo en un establecimiento educativo, pero el domicilio al que debían allanar era el de una casa lindera a la de la calle Rawson al 1800. La policía realizó al menos un disparo de bala de goma hacia el rostro del joven, lo que provocó la pérdida total de la capacidad visual de su ojo derecho. La familia, además de la brutalidad, denuncia que, al no hallar los objetos que buscaban, los efectivos montaron la escena con elementos y artefactos traídos de una casa aledaña.
Un falso allanamiento dejó sin un ojo a un joven