Mundo

El día que París fue invadida por tractor y agricultores

El castigado sector agropecuario francés protesta, entre otras cosas, en contra del acuerdo con el Mercosur.

Agricultores franceses protestan este miércoles colapsando los accesos a París 

Los tractores y los agricultores invadieron París y bloquearon sus accesos en el Periférico en la mañana del miércoles, en una masiva protesta por las negociaciones por la gran distribución, contra el acuerdo de Mercosur? y las reglamentaciones sobre su área. Una medida que se extiende a todo el país, cuando se inician las negociaciones anuales que fijan un precio para el año.

Los tractores franceses circulan en marcha lenta por París (ERIC FEFERBERG / AFP)


Los agricultores sufren una crisis existencial, con un suicidio cada dos días en su sector por las condiciones de trabajo, las reglamentaciones europeas, bajas ganancias y las exigencias de competitividad.Uno de cada cinco agricultores el año pasado declaró una ganancia nula.

Cuando exigen una entrevista con el presidente Emmanuel Macron?, mil tractores avanzaron por el Periférico y hacia la avenida Foch, la más chic de París, en dirección a los Campos Elíseos. Ese es su objetivo final en medio de un enorme despliegue de seguridad, que también se extiende a Lyon, a cuatro horas de París. 

Antes llegaron en camionetas y cubrieron la avenida más linda del mundo con paja, ante la sorpresa de los turistas en una mañana de invierno.

La manifestación fue organizada por el sindicato de jóvenes agricultores (JA) y la FNSEA para poner presión en las negociaciones comerciales sobre la gran distribución y cuando exigen ayuda en la transición ecológica en su sector. Los agricultores consideran el acuerdo de Mercosur como una real amenaza a su sector y temen la llegada de productos de Brasil y Argentina, a quienes acusan de una falta de trazabilidad que a ellos le exigen y a bajos precios.

Los tractores franceses circulan en marcha lenta por París (ERIC FEFERBERG / AFP)

Al volante de sus tractores, los agricultores comenzaron a llegar en la noche del martes al área y se alojaron en chacras cercanas o al borde de la ruta. En la mañana avanzaron sobre el Periférico de Paris y lo bloquearon. Debajo de los puentes, en medio de una nube de humo de salchichas mergez, los trabajadores agrícolas hablan con la prensa.

"Deben terminar con estas normas ridículas que nos aplican, anular el acuerdo con el Mercosur, que va a destruir nuestro modelo agrícola y ayudarnos en la transición ecológica. Hay un suicidio cada dos días entre los agricultores. Es un grito de alerta y de desesperación. Escúchenlo", advierte Denis. Él ha llegado desde Normandía, en su tractor colorado, con un cartel pegado al motor: "Macron, responda. Salven a los paisanos".

El clima es triste y de protesta. En los Campos Elíseos, la policía está desplegada con fuerza y camina entre la paja. La circulación está cortada en dos y moverse en París es más caótico que lo habitual. "No a un país sin paisanos. Dejennos vivir de nuestro trabajo", reclaman en sus tractores.

En su avance hacia los Campos, la marcha ocupa las tres vías de circulación. Se suman más tractores que vienen del norte, del sur, del este y del oeste del país. El embotellamiento es de 200 kilómetros al menos.

Los agricultores llegaron a pie frente a Fouquets, el café que fue destruido por los Chalecos Amarillos y recientemente restaurado tras su destrucción. Hasta ahora hay calma y exigen una fecha de encuentro con el jefe de estado.

El 54 por ciento de los franceses apoya y quiere a los agricultores franceses. "Para nosotros es muy difícil vivir, hay un denigramiento de nuestra prácticas agrícolas, es orquestado y se vuelve muy difícil en nuestra vida cotidiana. Nosotros somos reconocidos mundialmente por la calidad de nuestros productos. Hoy es un sector destruido", dice Jean Yves Bricoit, presidente del sindicato agricola de Aisne.

No es el único. Mathieu Garnotel, dueño de 130 hectáreas en la Marche, explica que en su región "una explotación sobre tres está en cero o en déficit. El año pasado nuestras ganancias bajaron un 75 por ciento en relación a la media del 2010-2014 a causa de la caída de los precios, la supresión de cuotas azucareras, el aumento de materiales", explica.

"Mi salario bajó el 40 por ciento en cinco años", reconoció Guillaume, un agricultor de Val d´Oise. "Ellos quieren que produzcamos sin pesticida, no entienden lo que pasa".

Las jubilaciones de los agricultores no llegan a 600 euros mensualesen Francia.

El ministro de agricultura Didier Guillaume apoya la cólera y la manifestación de los agricultores. "Vamos a apoyarlos frente a la gran distribución", anunció.

Los agricultores, divididos en un cortejo en el periférico y otro en París, no se retirarán hasta no conseguir su encuentro con el presidente de Francia.


Más de Mundo