Política

Del "Cristina tiene que ir presa" a la expulsión de Navarro de C5N: las presiones de Macri

El empresario se presentó como testigo en la causa que se inició por una denuncia de Fabián De Sousa contra Macri. El rol de Mario Quintana, de un hombre con llegada a Magnetto y hasta de Ernesto Sanz

El empresario Cristóbal López brindó este martes una explosiva declaración como testigo en la causa que se abrió con una denuncia de su socio, Fabián De Sousa, contra el presidente Mauricio Macri.

López contó las extorsiones que sufrió desde que Macri se perfiló como Presidente. Relató que mantuvo diversas reuniones con funcionarios del actual Gobierno para intentar no ser detenido. Indicó, por ejemplo, cómo decidió intentar vender el Grupo Indalo por presión del Poder Ejecutivo.

Según declaró bajo juramento de decir verdad, López mantuvo encuentros con el presidente de la Nación, Mauricio Macri; con el operador judicial Fabián "Pepin" Rodríguez Simón; y con el empresario Nicolás Caputo, "hermano de la vida" del jefe de Estado para buscar detrabar su situación.

De los encuentros con Pepín, el empresario dijo no recordar un nivel de "apriete tan grande". Sin ir más lejos, fue el alfil judicial del actual oficialismo quien le envió vía un tercero el mensaje de que empezaba la guerra con el Gobierno por no haber cedido sus empresas. El grupo está compuesto por decenas de firmas que incluye desde empresas de medios a Oil Combustibles, por citar algunos ejemplos.

"Macri nos tiró el Estado encima", dijo Cristóbal López bajo juramento

A los pocos días de la declaración de guerra, relató López, comenzaron las publicaciones periodísticas contra él y su socio. "Macri nos tiró el Estado encima", aseguró el empresario. La única alternativa para no ir preso era vender el Grupo Indalo, explicó. La información le llegaba por diversos interlocutores, que tenían como informantes a hombres muy cercanos al Presidente como Daniel Angelici.

En su testimonial, López también reveló que Mario Quintana, entonces vicejefe de gabinete, había descartado que el empresario Orly Terranova le comprase el grupo. Era uno de los potenciales compradores y estaban muy avanzadas las negociacones. "No, Orly, no nos interesa que López pague, políticamente el negocio es otro. Para nosotros lo mejor es que quiebre y poder exhibirlo en la Plaza de Mayo", atestiguó que le dijeron a Terranova.

Pero luego algo cambió y en un sector del Gobierno comenzó a rodar la idea de que se venda el conglomerado de firmas. Una de las condiciones, resaltó Cristóbal López que le impusieron, era echar a Roberto Navarro de C5N, algo que se terminó concretando.

No obstante, las tratativas se rompieron al parecer tras una reunión en la que participó el consultor ecuatoriano Jaime Duran Barba. "La deducción fue que Durán Barba le bajó el pulgar" al acuerdo forzado, contó Cristóbal.

Luego apareció otro posible comprador, según el testimonio del empresario. Se trató de Ignacio Rosner, quien se reunió con López. "Me dijo ?yo soy amigo de Mauricio. Siempre trabajé con él y el padre en Socma, fui director de Cablevisión, tengo llegada a Magnetto, fui al Newman, lo conozco a Alberto Abad de toda la vida, ya lo hablé y tengo el ok para avanzar en la operación. Solo que no es la operación que habías hecho con Orly'", declaró López que le dijo Rosner. ¿Cuál era esa diferencia? Que desde la Casa Rosada querían que se vendiera el 100% del Grupo Indalo y no el 70%. De Sousa terminó aceptando previa conversación con Cristóbal, según se desprende de la testimonial. "Es esto o ir presos", le advirtió a su socio.

Pero una vez más, todo se trabó al poco tiempo. El nudo estaba en la AFIP. Fue en ese momento que -cuenta López- decidió ir a ver a Nicky Caputo. Se reunión 3 o 4 veces. Lo invitó -al parecer medio en serio medio en broma- a irse a Sudáfrica "porque allá no tienen extradición". Caputo le dijo que no tenía llegada a Abad. Finalmente, todo se cayó porque Rosner no consiguió la financiación que pretendía de la AFIP, narró Cristóbal. Entonces detuvieron a López y a De Sousa.

En un pasaje de su declaración, Cristóbal López fue consultado por la oferta que recibió del Grupo Alberdi. El declarante lo relacionó a Javier Iguacel, entonces a cargo de la Dirección de Vialidad. Tampoco avanzó esa propuesta. El obstáculo seguía en la AFIP que quería cobrar la deuda que se mantenía con ella.

Las idas y venidas en torno al futuro del Grupo Indalo que relató López son tan insólitas como preocupantes. En un momento, declaró, "Macri decidió poner a Ernesto Sanz de mediador".

El dirigente radical, de acuerdo a la testimonial, mantuvo una conversación por el tema con De Sousa. "Nos reunimos en el estudio de él, cerca del Congreso", especificó López. "Dijo que iba a hablar con Abad". El comprador interesado, en este caso, era Matías Romero Zapiola.

Indicios

Un indicio de lo que sería el gobierno de Macri para López se vio en la primera vuelta electoral de 2015. El empresario mantuvo un encuentro con el líder del PRO ese día, que era 25 de octubre de 2015. El encuentro fue a las 11 de la mañana, en la casa que era de Franco Macri.

En esa reunión, el entonces candidato de Cambiemos se quejó del tratamiento que había en Showmatch y en C5N sobre su figura. También le adelantó que María Eugenia Vidal ganaba la provincia de Buenos Aires y que él se impondría en segunda vuelta. Consultado por Cristóbal, Macri dijo que "eran datos de la embajada".

En su testimonial, López contó que Macri le preguntó cómo iba a ser la relación entre C5N y el nuevo Gobierno. Y que hasta terminó reconociendo que necesitaba el canal para ir por Cristina. "Me dice, ?hay que meterla presa'", declaró Cristóbal. "Yo le contesté: ?No contés conmigo'", añadió.

Por todo esto, López coincidió con De Sousa en que hubo "una persecución" en "la cual el Presidente de la Nación tuvo una injerencia directa".

La declaración de López se dio en una causa que tienen en sus manos la jueza federal María Romilda Servini de Cubría y el fiscal Guillermo Marijuan. Se trata de un caso que se desprendió de la declaración de De Sousa en el marco de la quiebra de Oil Combustibles.

Lo que ahora investiga la justicia penal es cómo desde antes de ser Gobierno, Macri avanzó contra López y De Sousa. Se investiga desde finales de 2015 a la actualidad cómo el Ejecutivo contactó a los empresarios, les "declaró la guerra" y avanzó contra ellos.

ElDestape

Más de Política
La Cámara de Diputados aprobó la renuncia de Elisa Carrió a su banca, a partir de marzo de 2020. Por ese motivo, la legisladora de la Coalición Cívica podría haber asistido este jueves a su última sesión, durante el fracasado debate por la "Ley de Ficha Limpia".
El último gran show de Carrió en Diputados