Política

La doble vida del "Zorro" Zdero a punto de ser desenmascarada

Leandro Zdero no es Guy Williams. Pero comparte con el mítico actor que protagonizaba el personaje del antifaz, dos rasgos demasiado notorios para los habitantes de Resistencia. Todos, en la política local, lo conocen como "El Zorro" (un apodo que él alimentó desde el marketing) y todos - o una porción influyente de la sociedad más politizada- saben de la existencia de su "doble vida"

Por Martín Cabrales

Leandro Zdero no es Guy Williams. Pero comparte con el mítico actor que protagonizaba el personaje del antifaz, dos rasgos demasiado notorios para los habitantes de Resistencia. Todos, en la política local, lo conocen como "El Zorro" (un apodo que él alimentó desde el marketing) y todos - o una porción influyente de la sociedad más politizada- saben de la existencia de su "doble vida". Como Guy Williams y el aristócrata californiano Don Diego de la Vega.

Y como el personaje de la tele en blanco y negro, el Zorro Zdero vive al filo de caer desde la cornisa en cualquier momento. Esa doble personalidad lo expone al peligro de ser "descubierto" o expuesto a la sociedad de Resistencia, siempre atenta a sospechas insidiosas. Sea por su vida privada. Sea por su actuación como jefe de gabinete y "hombre de confianza" de la multi procesada ex intendenta Aída Ayala (en la foto, en las buenas pero pasadas épocas) o por las firmas que estampó como Jefe Regional de la ANSES en su ciudad.

Ambicioso y al mismo tiempo temeroso del juicio público, Zdero afronta su vida personal con la suficiente cintura como para sortear la ambigüedad. Casado con Verónica Inés Passicot (en la foto, la familia completa antes de votar) profesor titular de la Universidad Nacional de Resistencia y padre de dos hijos, su libido la coloca en la política. En ese ámbito comparte muchísimas horas de la semana con su alter ego, el correligionario Marcelo Barrios (foto). La militancia desde muy jóvenes en la Franja Morada los unió a fuego. Son la pareja perfecta de la pata radical de lo que queda del deshilachado proyecto de Cambiemos en el Chaco.

Con su vida privada colgada del pincel, pero bajo control, el Zorro Zdero corre por estas horas el serio peligro de ser desenmascarado. Hace hoy justo un mes, el fiscal federal Patricio Sabadini hizo público un pedido de informes a la actual administración (hoy en manos del electo gobernador Capitanich) de la municipalidad de Resistencia, para verificar el grado de responsabilidad (en verdad la palabra más ajustada a derecho sería complicidad) de un grupo de ex funcionarios de la ex intendenta Aida Ayala, procesada e imputada en la causa de "lavado de activos agravado por habitualidad", más conocida en el Chaco como Lavado II.

De ese grupo selecto de ex funcionarios de Ayala -quien logró ser excarcelada y en un acto temerario se mostró al lado del presidente Macri en la llamada "Marcha del Millón"- el que más sospechas despierta en el fiscal Sabadini, es el Zorro Zdero.

Con lógica, el fiscal que avanzó con firmeza y determinación contra los llamados "jefes de la banda", Ayala y su yerno el por entonces (año 2015) secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia, Jacinto Sampayo, ahora va por sus cómplices necesarios en los delitos de "negociaciones incompatibles con la función pública, enriquecimiento ilícito, fraude en perjuicio de la administración pública e incumplimiento de deberes de funcionario público en calidad de coautores".

Y el primero es esa nómina es el Zorro Zdero. El estampó su firma en calidad de jefe de gabinete -el cargo de mayor responsabilidad en la cadena de mandos de la estructura municipal de Resistencia. Los documentos precedentes son copia fiel de los originales firmados por Zdero.

Y si bien el fiscal federal Sabadini siempre contó con esta información, ya que era público y notorio que Zdero era por aquel entonces el "niño mimado" de Ayala, ahora la Fiscalía ya tiene en su poder las pruebas testimoniales (ver resoluciones) de que el 2 de marzo de 2015 Leandro Zdero firmó (encabezando el membrete) la resolución 448/2015, por la cual se daba inicio a un complejo proceso de licitación para la recolección, traslado y disposición final de residuos sólidos urbanos.

Sabadini también tiene en su poder la resolución 796/2015 por la cual, 30 días hábiles después de la primera resolución, se adjudicaba a la empresa PIMP S.A., un contrato por casi 500 millones de pesos (al tipo de cambio oficial de aquella fecha unos 50 millones de dólares), que desató el escándalo Lavado II.

Con estos papeles, que ratifican la responsabilidad ineludible de Zdero en la maniobra fraudulenta, a lo que se sumará un informe de AFIP y algunos bancos respecto a los activos financieros que podría manejar Zdero, el fiscal Sabadini ya estaría en condiciones de elaborar un expediente complementario de Lavado II y elevarlo a la jueza federal Zunilda Niremperger.

Es en ese punto crucial, donde el Zorro Zdero sería finalmente desenmascarado y su "doble vida" por fin develada. Como sólo ocurrió en un capítulo inédito de la serie más remixada por la televisión argentina.


Más de Política
Un extenso peritaje firmado por los peritos oficiales y los de parte concluyeron que la operación se hacía en la Argentina desde hacía diez años, que no se dañó el patrimonio del Banco Central, que no se afectaron las reservas y que no se podía favorecer intencionalmente a ningún comprador.
Se derrumba una de las causas mas fuertes contra CFK