Sociedad

Dónde se vive mejor y dónde peor en la Argentina

Es un desarrollo de científicos del Conicet. Mide parámetros socioeconómicos y ambientales por provincias, ciudades y hasta barrios.

Vista de Villa Traful, en Neuquén. Según el promedio del nuevo mapa de calidad de vida, la Patagonia tiene los niveles más altos. (EFE) 

La calidad de vida de un individuo está determinada por múltiples razones. El económico, el social, el cultural y el ambiental son algunos de los factores que tienen una mayor incidencia en esta fórmula del bienestar. Utilizando una serie de parámetros, un grupo de científicos, tras más de 20 años de investigación, elaboró un mapa interactivo que abarca todo el territorio nacional. Al hacer zoom sobre una parte del plano, permite conocer la situación urbana de los argentinos en las más de 52.408 unidades geográficas censales -en cada una hay unos mil habitantes- en las que se divide el país.

"La calidad de vida es un concepto relacionado con el bienestar de las personas. En ese sentido, depende de ciertas bases materiales, pero está lejos de reducirse a ellas. Para construir estos índices hemos procurado reflejar las características socioeconómicas y ambientales valoradas por las personas como determinantes de su prosperidad", explica Guillermo Velázquez, investigador superior del CONICET en el Instituto de Geografía Historia y Ciencias Sociales (IGEHCS, CONICET-UNCPBA).

De acuerdo a las últimas mediciones del índice de calidad de vida (ICV), la situación más favorable dentro del territorio nacional se da en la Patagonia, con un promedio 7,03 sobre 10. Le siguen la región Pampeana (6,93), la cuyana (6,91), la Región Metropolitana de Buenos Aires (6,77), el NOA (6,33) y en último lugar, el NEA (6,01). 

"Desde hace más de veinte años estudiamos de esta forma la calidad de vida en el país. Comenzamos analizando las diferencias en la ciudad de Tandil, luego nos extendimos a la provincia de Buenos Aires, a la región pampeana y de allí, a todo al resto del territorio. En cada etapa fuimos ajustando los instrumentos de análisis y comprobando los resultados en los lugares estudiados. A medida que expandimos el área, para asegurar la cobertura del país nos fue necesario contar con la colaboración de integrantes de otros centros de estudios", advierte Velázquez. 

La región pampeana (provincias de La Pampa, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires) ocupa la segunda posición en cuanto a calidad de vida

Los colores del mapa (icv.conicet.gov.ar) reflejan la situación en que se divide el ICV en las diferentes provincias. En rojo, el 10% de las unidades con peor calidad de vida; en ocre y verde claro, situaciones intermedias; en verde oscuro el 10% con mejor calidad de vida.

"El desarrollo de este software significó para nosotros un enorme desafío desde el punto de vista informático, dado que implica que en tiempo real se transfieran, a través de la red, una cantidad de datos y se permita, a su vez, un número y un tipo de operaciones -con alto grado de de precisión y detalle- poco frecuentes en aplicaciones de mapeo por Internet", manifiesta Alejandro Zunino, del Instituto Superior de Ingeniería de Software Tandil (ISISTAN, CONICET-UNCPBA).

La interacción con la aplicación permite descubrir que hay provincias o regiones en las que, bajo una primera instancia, parecería que el ICV es bastante homogéneo. Pero al agrandar la malla geográfica se observan zonas dentro de esas áreas cuya realidad -en términos de calidad de vida- contrasta con la situación general que las rodea.

La región metropolitana de Buenos Aires (ciudad de Buenos Aires y el Conurbano) está en cuarto lugar. (Foto: Martín Bonetto)

Así, uno puede encontrar en sectores céntricos de algunas ciudades localizadas en regiones pauperizadas que tienen grandes diferencias. Y viendo aun más en detalle, la disparidad entre los barrios de emergencia y los countries.

El noroeste (provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Santiago del Estero, Catamarca y La Rioja) exhibe condiciones adversas, pero con mayor heterogeneidad

"Para definir qué tan bien vive la gente que reside en un área determinada tomamos dos grandes grupos de indicadores: los socioeconómicos, que representan el 60%; y los ambientales que aportan el 40% restante", advierte Velázquez.

Dentro de los indicadores económicos, con un porcentaje de 20% en cada uno, se reparten la educación, la salud y la vivienda. A su vez, cada uno contiene otras clasificaciones como tasa de mortalidad infantil, población sin obra social, sin inodoro y hogares hacinados.

En las provincias del nordeste (Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones) el mapa registra los menores niveles de calidad de vida de la Argentina.

"Mientras en 1980 podría haberse considerado un logro haber completado la escuela primaria y en 2001 tener el título secundario, en la actualidad, lo importante es haber terminado la universidad. Por eso, tomamos en estos momentos como la peor posición de la variable la primaria incompleta y como la mejor, el título académico", expone Velázquez.

Los ambientales comprenden los recursos recreativos (playas, balnearios, centros termales, nieve/hielo, cursos de agua, parques y espacios verdes, centros culturales, comerciales, de esparcimiento y deportivos) y problemas ambientales (uso de plaguicidas en agricultura, industria y minería, contaminación/ ruido/congestionamiento, inseguridad, asentamientos precarios, basurales, sismicidad y vulcanismo, tornados, inundabilidad, disconfort climático).

La calidad de vida desde una perspectiva geográfica se puede calcular para el presente, pero también se puede proyectar hacia atrás.

"En este sentido, los datos que aporta el sistema estadístico nacional, principalmente a través de los censos, son fundamentales para nuestro trabajo, así como también las estadísticas vitales del Ministerio de Salud de la Nación. Pero para armar los mapas también nos valemos de relevamientos propios, muchos de ellos en terreno", asegura el geógrafo.


Más de Sociedad
Lejos de la difundida idea de que muchos de los pobres prefieren no trabajar y vivir de planes sociales, la evidencia muestra que siete de cada diez pesos que reciben los hogares pobres son el producto de su trabajo y que solo uno de cada diez pesos proviene de AUH, planes de empleo, becas y similares.
El mito de los "planeros": ¿de qué viven los pobres?