Farandula

Indignante: Cordera insistió con que "hay mujeres que necesitan ser violadas"

El músico ratificó sus dichos. Su nueva versión de los hechos.

Pasaron ya tres años desde que Gustavo Cordera se encontró en el centro de la polémica tras asegurar: "Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo". En abril, el cantante logró la suspensión del juicio oral en su contra, a cambio de hacer un curso de "género y cultura" y de brindar dos recitales a beneficio; así como también realizar un pedido público de disculpas.

Entrevistado por Matías Martin en el ciclo radial Basta de todo, Cordera repasó lo que sucedió y sorprendió al ratificar sus dichos, aunque se cuidó de no repetirlos para evitar nuevas acciones judiciales. "Hice una descripción en la que creo", aclaró en vivo, aunque rápido sumó: "Pero que no voy a repetir para no lastimar a nadie".

"Estuve con dificultades para tocar por el miedo al escrache. Pero se terminó. Incluso, la gente se dio cuenta de que fue todo exagerado, muy exagerado. Recibí una condena antes de que la Justicia me examinara. Fui una persona totalmente examinada y durante tres años no tuve una sola denuncia", se jactó.

Pero eso no fue todo. Atento a lo que escuchaba, Martin le indicó que había recibido "un trato similar al de un violador o un abusador". Cordera asintió y fue por más: "Mi trato fue mucho peor". "Cada uno tiene en la vida lo que se merece y en algún punto me gané eso. Y eso me sirvió para superarme, para mi resiliencia y mis ganas de vivir".

"Me podría haber muerto varias veces. Gente muy allegada a mí ha sufrido crisis de depresión muy peligrosas, pero hemos salido adelante", detalló. "Después del episodio lamentable en mi vida, en un principio lamentable, porque hoy mirándolo en perspectiva creo que fue perfecto lo que sucedió".

"Si todo esto sirvió para encontrar a quien encontré ahora adentro mío, no tengo más que agradecer a todos los que me condenaron", remató, sin una autocrítica a haber ratificado sus dichos originales.


Big Bang News

Más de Farandula