Conurbano

El Palomar, en "serio riesgo" de dejar de operar

Dicen que es por el "derecho al descanso" y la "protección del ambiente sano" para los vecinos de la zona. El ministro de Transporte cuestionó la decisión.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, advirtió este jueves que "hay un serio riesgo" de que el aeropuerto de El Palomar "no pueda seguir operando" si se mantiene la decisión judicial de restringir las operaciones nocturnas entre las 22 y las 7 del día siguiente.

Dietrich apuntó que "es una gran preocupación que hay, es el único aeropuerto en Argentina en donde se plantea una restricción horaria, porque hay muchos aeropuertos que están en zonas urbanas, como Aeroparque, que está muy metido en la ciudad, y opera las 24 horas".

"Hay un grupo de gente movilizada por la política que ha intentado que las low cost no vuelen en Argentina y que no puedan operar en El Palomar. Un aeropuerto que opera hace más de 100 años sin restricciones, con aviones de la Fuerza Aérea, durante todo el tiempo, aviones que son mucho más ruidosos y también funcionó durante varios meses cuando se cerró Aeroparque con vuelos regulares y nunca había habido planteos de ninguna naturaleza", advirtió el funcionario.

Dietrich agregó que "lamentablemente hay un serio riesgo de que, si esto se mantiene, el aeropuerto no pueda seguir operando, porque es necesario que opere gran parte del día y esto también genera un riesgo a las empresas".

La jueza federal Martina Forns amplió en agosto la restricción para las operaciones nocturnas en el aeropuerto de El Palomar entre las 22 y las 7 del día siguiente, haciendo lugar a la medida cautelar presentada por el abogado Lucas Marisi, que dice representar a vecinos de Morón y Hurlingham.

En su fallo la magistrada, que ya había emitido una resolución similar, pero con restricción entre las 23 y las 6 del día siguiente, volvió a destacar el "derecho al descanso" y la "protección del ambiente sano" para los vecinos del aeropuerto de El Palomar, y fijó el nuevo el horario de cese de actividades de la terminal aérea, que debe entrar en vigencia el 24 de este mes.

En ese sentido, Dietrich señaló que si la restricción se mantuviera "se interrumpiría todo el proceso de obras que se están llevando adelante" y aclaró que espera que esto "no suceda, que haya racionalidad y que este grupo minúsculo de gente movilizada por la política, que quiere detener las cosas buenas que pasan en la Argentina, no prospere".

Luego insistió: "Este aeropuerto ha generado muchísimo empleo en la zona, no solo a los 800 empleados que trabajan en el aeropuerto, sino en los comercios cercanos, ha traído muchísimas mejoras en el entorno urbano, hay nuevos comercios alrededor del aeropuerto, estamos hablando de cientos de miles de personas que pasan por ahí mensualmente, gente que viene de distintas provincias, del exterior y que ha permitido que mucha más gente viaje en avión", puntualizó.

Quien también se refirió al tema fue el gerente general en Argentina de la línea aérea low cost JetSmart, Gonzalo Pérez Corral. El hombre advirtió que, de concretarse la restricción horaria, la aerolínea verá seriamente afectadas sus operaciones, ya que, en principio, deberá reprogramar el 100% de sus vuelos y cancelar alrededor del 15% de sus frecuencias, que afectarían sobre todo la conexión entre destinos del interior del país.

"Nuestro modelo implica operar los aviones al máximo. Ahora estamos volando 12 o hasta 13 horas por día por avión, y con esta restricción serían como máximo 10 horas (horas de vuelo, a las que se le suman las horas en tierra). Aeroparque está saturado y Ezeiza es inviable para una low cost, por costos y distancia. Por eso, de mantenerse esta restricción, el modelo de negocio se vuelve inviable", destacó.

Pérez Corral destacó que la empresa acaba de anunciar planes para duplicar la flota en la Argentina (de aviones nuevos, recién salidos de fábrica), pero este fallo "nos quita previsibilidad y complica todos los planes con los cuales se produjo el desembarco" en el país. Y destacó que la aerolínea comienza a volar entre las 5 y las 6 de la mañana, y hay vuelos que aterrizan a las 12 de la noche.

Esta medida fue apelada por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y las compañías aéreas JetSmart y Flybondi, y está ahora a cargo de la Sala I de la Cámara de San Martín, integrada por Juan Pablo Salas, Marcos Morán y Marcelo Darío Fernández.

Clarín

Más de Conurbano