Deportes

La furia de Kyrgios: insultos, raquetas rotas y escupitajo

El australiano tuvo un enfrentamiento especial con el juez de silla en su caída con el ruso Khachanov.

El polémico Nick Kyrgios volvió a ser protagonista. El tenista australiano tuvo un ataque de furia en medio de su partido con el ruso Karen Khachanov, por la segunda ronda del Masters 1000 de Cincinnati. Fue una derrota en tres sets muy ajustados, pero uno de los jugadores más polémicos del circuito dejó un show de insultos y raquetas rotas.

Khachanov, noveno en el ranking, se impuso por 6-7 (3), 7-6 (4) y 6-2 después de dos horas y 14 minutos. De esta manera, accedió a la tercera ronda, en la que este jueves se medirá con el francés Lucas Pouille. No la tuvo fácil: debió lidiar con el talento y las excentricidades --al borde del mal comportamiento-- de su rival.

En el set inicial, el ruso se adelantó 5 a 2 y Kyrgios sufrió molestias en una pierna. Sin embargo, el australiano se recompuso, salvó un set point y se llevó el tie break. No podía creerlo el número 27 del mundo, que hasta arrojó una toalla contra una cámara para evitar que grabaran su conversación con el masajista en uno de los momentos de atención médica.

El segundo set lo perdió en el desempate. Para entonces ya estaba descontrolado contra el umpire, que lo había advertido por no respetar el reloj de 24 segundos entre punto y punto. "Consigan un video de Rafa (Nadal) jugando tan rápido. Si pueden encontrarlo, me callaré la boca y no volveré a hablar", le dijo a Fergus Murphy, el juez de silla, en referencia al tenista español,con quien tiene una mala relación.

Al parecer, la designación de Murphy como juez de silla condicionó el humor del australiano. Es que ya había tenido enfrentamientos con el irlandés en Washington, en junio pasado, y Queen's, más temprano. "Cada vez que juego, se manda alguna cagada", recordó Kyrgios este miércoles.

El partido ya no volvería a su camino normal. Porque después de perder en el desempate, se dirigió a Murphy: "El maldito peor juez de la historia". Como consecuencia, le aplicaron una segunda advertencia, que le valió comenzar con un punto en contra el parcial definitivo.

Al conocer la decisión, Kyrgios pidió permiso para ir al baño. El juez se lo negó, pero el australiano de 24 años se paró igual y, con dos raquetas en la mano, se dirigió al túnel que lleva al vestuario. Decidido, abrió la puerta y entonces estalló de furia: estrelló contra el piso las raquetas y regresó con sus restos a la cancha.

No hubo sanción inmediata. Pero Murphy lo advirtió más tarde por una demora al preparar la raqueta. "Que saque, estoy acá", contraatacó Kyrgios, mientras preparaba con displicencia el cubregrip.

Nick Kyrgios perdió con el ruso Karen Khachanov en la segunda ronda del Masters 1000 de Cincinnati. (Matthew Stockman/Getty Images/AFP)

Perdido, en el tercer set se dedicó más a discutir con el árbitro (en uno de los cruces, arrojó con violencia una botella de agua contra la silla) que a intentar llevarse la clasificación la tercera ronda.

Al final, el ruso se impuso por 6 a 2. Y Kyrgios dejó otra de sus salidas. "Sos un maldito estúpido", volvió a atacar a Murphy, antes de lanzar un escupitajo.

De esta manera, el campeón de Washington y Acapulco en esta temporada (tiene 6 títulos en su carrera) se expone a otra sanción por parte de la ATP.

Su mal comportamiento más reciente había ocurrido en el Masters 1000 de Roma pasado, en mayo. Allí fue descalificado en el partido ante el noruego Casper Ruud, después de arrojar una silla a la cancha y de abandonar el encuentro. Además, la ATP lo multó por 17.850 euros.

Más de Deportes