Ituzaingó

El intendente Descalzo frenó clausuras de Arba a negocios

EL LAMENTABLE EPISODIO OCURRIÓ ESTA MAÑANA Y SE INTERRUMPIÓ LUEGO DE QUE EL INTENDENTE ALBERTO DESCALZO LLEGARA AL LUGAR Y HABLARA DIRECTAMENTE CON EL SUBSECRETARIO DE ASUNTOS MUNICIPALES, ALEX CAMPBELL. TRAS ESA COMUNICACIÓN, EL PERSONAL DEL ORGANISMO PROVINCIAL SE FUE DEL LUGAR.

Con una actitud "amenazante y desafiante", según la descripción de los comerciantes, personal de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) desembarcó en Ituzaingó. El objetivo era realizar un operativo para controlar la actividad de pequeños comercios de San Alberto y Brandsen, aunque todo terminó en un escándalo y los agentes del organismo bonaerense debieron retirarse del lugar en medio de un repudio general.

Tras el llamado de los comerciantes, tanto el intendente, Alberto Descalzo, como el jefe de Gabinete, Pablo Descalzo, se acercaron hasta los negocios en donde se llevaba adelante el procedimiento. Allí escucharon los testimonios en torno a las amenazas que recibieron de clausura y multas que partían de un mínimo de $80 mil, en medio del parate absoluto de la economía.

Fue en ese momento en que, según informaron fuentes oficiales, el mandatario se comunicó con la jefa de Departamento de Fiscalización de ARBA, Magalí García, para reclamar el cese de las suspensiones de actividades y las sanciones a locales del Municipio. Inmediatamente después, Descalzo llamó al subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, para solicitar la interrupción del operativo.

A los pocos minutos, el personal de ARBA se subió a la camioneta en la que había llegado al lugar y abandonó la zona. "Me dijeron esto es para que aprendan a votar bien", contó uno de los comerciantes que recibió las intimidaciones por posibles clausuras y multas económicas. "Vinieron a extorsionarnos después de cómo resultaron las elecciones; agradecemos la intervención del intendente que vino a poner la cara y hablar con la gente del operativo para que pararan", narró Pablo, otro de los propietarios de un negocio que recibió la inesperada visita de los agentes provinciales.

"Le dije a Magalí García que estaba afectando la paz social del pueblo de Ituzaingó, porque estaban atacando un lugar muy sensible. Yo voy a defender a Ituzaingó y a nuestro pueblo, no voy a permitir que cierren negocios que apenas tienen para comer", señaló el intendente Descalzo una vez que la calma volvió a la zona.


Primer Plano Online

Más de Ituzaingó