Política

La oscura maniobra económica del viernes

Gabriel Martino del HSBC y Luciano Cohan de Elypsis son algunos de lo que quedaron expuestos por la suba artificial del mercado que perjudicó a miles de inversores.

La jugada de algunos importantes operadores del mercado de difundir el viernes previo a la elección que Macri estaba ganando, generó a muchos inversores y ahorristas desprevenidos pérdidas devastadoras, además de configurar un intento de manipulación de la volutad popular en plena veda, casi sin antecedentes en el país.

Fuentes del kirchnerismo confirmaron a LPO que están estudiando la posibilidad de presentar una denuncia penal para que se investigue quienes fueron los autores de la maniobra.

El más expuesto es Luciano Cohan, director de Elypsis, una consultora fundada por el ex funcionario macrista Eduardo Levy Yeyati. Cohan mantuvo el viernes en un call con inversores de Wall Street y les anunció triunfante que Macri le iba a ganar a Alberto Fernández por 38 a 37 puntos.

"Cohan se jugó un pleno porque quiere fundar su propia consultora, si le salía era Gardel", explicaron fuentes del mercado.

También dio ganador a Macri el banco de inversión brasileño BTG Pactual, mientras que Poliarquía e Isonomia pronosticaron un empate. Lo curioso es que a pesar de que ninguna encuestadora anticipó los resultados con precisión, las únicas que previeron un escenario de empate o victoria oficialista fueron las más cercanas al gobierno.

Pero detrás del clima que crearon estas fimas de opinión pública, hubo tiburones del mercado que hicieron negocios multimillonarios. En ese sentido, en el kirchnerismo miran a Gabriel Martino, presidente del HSBC y acaso el banquero más cercano a Macri, al punto que fue en un encuentro organizado por su banco y la asopciación empresaria macrista IDEA, que se anunció la fórmula Macri-Pichetto.

Martino arrasta un viejo conflicto con el kirchnerismo al punto que durante el pasado gobierno se fue del país temeroso de que avanzaran en su contra denuncias por lavado. Con el acceso de Macri a la Casa Rosada no sólo regresó a la Argentina y recuperó la presidencia del HSBC, sino que además gente de su banco asumió la conducción de la Unidad de Información Financiera (UIF) que se supone combate el lavado de activos.

El viernes previo a la elección hubo compras masivas de acciones de bancos y empresas y argentinas en La Bolsa porteña y Wall Street, lo que hizo dispararse su valor y contribuyó a la instalación en los grandes medios que el mercado daba por ganador a Macri. Esta interpretación fue cruzada por respetados economistas, como el radical Pablo Gerchunoff, que advirtió que la maniobra podía perjudicar a muchos ahorristas desprevenidos.

Y así fue. El lunes pasado, ya conocida la palastante derrota de Macri, se produjo una brutal caída de valor de las acciones de empresas argentinas, que en el caso de los bancos superó el 30% de su valor.

Más de Política