Política

Una guerra de gabinete trabó el aumento de retenciones

Etchevehere no estaba enterado y salió a desmentirlo. Sica y Dujovne trabajan en el paquete

El Gobierno nacional analiza por estas horas aumentar las retenciones a las exportaciones para financiar los planes a la clase media pero una guerra en el gabinete podría trabar el anuncio.

Si bien los rumores que llegaron a la redacción de LPO no pudieron ser confirmados por fuentes oficiales, la decisión política ya estaba tomada en la tarde de este martes y los operadores del mercado lo hicieron sentir en las cotizaciones de precios futuros.

El flamante ministro de Agricultura, Luis Miguel Etchevehere, no estaba enterado de la medida y no fue convocado a la reunión ya que según la visión del núcleo duro de la Casa Rosada corresponde al "área de valor agregado" y no está en las atribuciones de su cartera, que fue elevada al rango de ministerio por Macri hace sólo dos semanas. Incluso en los pasillos del edificio de Agricultura hubo llantos durante este martes.

De la decisión de aumentar las retenciones participaron Nicolás Dujovne y Dante Sica, que están diagramando un paquete de medidas que incluyen beneficios para Pymes y una suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias como pidió Elisa Carrió.

Sica tiene una pelea feroz con Etchevehere, que el ex titular de la Sociedad Rural había empezado a ganar cuando Macri lo sacó de la órbita del Ministerio de Producción y le devolvió la cartera.

Pero Etchevehere fue puenteado este martes y no participó de la diagramación del plan inicial, que incluía la suba de retenciones. Horas después de que el rumor de la suba ya impactara en el sector agropecuario -incluso en algunas provincias los productores ya amenazaban con tractorazos-, Etchevehere salió a desmentir por Twitter que el plan de emergencia para seducir a la clase media contenga la suba de retenciones. En el Gobierno aseguraron que Etchevehere amenazó incluso con renunciar si avanzaban con ese plan.

En el Matba-Rofex la posición noviembre de la soja cerró este martes con una baja de casi 3 dólares a u$s 242 por tonelada, mientras que el contrato a mayo 2020 cotizó a u$s 240 por tonelada a contramano de las subas que hubo en el Mercado de Chicago.

Analistas del mercado de granos calculan que a la fecha habría unas 24 millones de toneladas de soja sin comercializar, lo que implica un capital del orden de u$s 8300 millones considerando el precio FOB actual del producto.

Algunos funcionarios en la Casa Rosada justificaban el nuevo aumento de retenciones en función de la ventaja competitiva que ganaron los sectores exportadores con el actual valor del dólar que cerró hoy a $ 58,30 (casi 12 pesos más que el viernes).

Además consideran que la tasa impuesta en septiembre del año pasado que fija un derecho de exportación de 3 y 4 pesos por dólar FOB se vio completamente licuada por la reciente devaluación ocurrida en lo que va de esta semana.

La soja es el principal producto de exportación argentino y el que más divisas genera. Actualmente el complejo sojero abona una retención fija del 18% más la tasa de 4 pesos por dólar exportado (lo que eleva el impuesto en un 6% más).

El resto de los productos agropecuarios, bienes y servicios que se exportan están gravados únicamente con la tasa de entre 3 y 4 pesos por dólar que en su momento fue pensada con un dólar a 40 pesos para recaudar alrededor de un 10% de retenciones.

Una primera idea que circuló por los pasillos de Balcarce 50 consistía en elevar el impuesto de 3 a 5 pesos y de 4 a 6 pesos para retomar el porcentaje original con el que había sido planeada la medida en plena corrida de 2018.

LPO 

Más de Política