Mundo

La lamió un perro y perdió las manos y piernas

Los médicos primero pensaron que se trataba de una enfermedad tropical, pero luego descubrieron que el causante del episodio era su mascota, un pastor alemán.

una mujer debieron amputarle los brazos y las piernas por una infección provocada por las lamidas que le dio su perro sobre una herida. El hecho ocurrió en mayo en Estados Unidos y ahora, meses después, las autoridades del hospital donde la atendieron pudieron explicar y dar detalles del caso. 

 Marie Trainer había regresado hacía pocos días de unas vacaciones en Punta Cana, República Dominicana, cuando comenzó a experimentar náuseas; dolores intensos de espalda y fiebre. Este cuadro hizo que fuera llevada a una sala de emergencias local del condado de Stark, Ohio, donde permaneció por nueve días sedada. Cuando se despertó, nueve días después, le habían amputado las manos y las piernas. 

 Los médicos que la asistieron determinaron que la paciente sufrió una infección grave, no por una enfermedad de viaje "tropical" como sospecharon en un inicio sino por las lamidas de su pastor alemán, según consignó la CNN. En ese marco, los profesionales de la salud precisaron que Trainer contrajo una infección rara de la bacteria capnocytophaga canimorsus, probablemente cuando su perro llamado Taylor, de raza pastor alemán, le lamió una herida abierta. 

 La doctora Margaret Kobe, directora médica de enfermedades infecciosas del Hospital Aultman en Canton, Ohio, trató a la mujer y detalló que su piel comenzó a cambiar rápidamente a un color rojo violáceo, y luego se convirtió en gangrena y desarrolló un coágulo de sangre. "Fue difícil de identificar, somos una especie de detectives. Realizamos todos estos diagnósticos hasta que pudimos reducir las opciones", manifestó la profesional. 

 A su vez, contó que la infección se extendió a la punta de su nariz, orejas, piernas y cara. "No perdió partes de su rostro. Pero sus extremidades tuvieron que ser sometidas a cirugía" después de que se produjera una sepsis, agregó. "Esto está fuera de escala, uno de los peores casos que hemos visto en términos de cómo las personas se enferman con infecciones. Estaba cerca de la muerte", concluyó. 

 Por su parte la hijastra de Trainer, llamada Gina Premier, reveló: "Fue una realidad bastante difícil para todos nosotros de asimilar, decir que estuvo bien hace un par de días de vacaciones y ahora está empeorando activamente por minutos, y ahora sus manos y pies no están vivos, que esto pase, es 2019". 

 En primera persona. Después de la operación, y al tomar conciencia de lo ocurrido, Trainer les preguntó a sus médicos si podía volver a ver a sus perros durante su proceso de curación y fue por eso que las mascotas ya fueron al Hospital Aultman dos veces a visitarla:"Los trajeron aquí dos veces en el hospital para que yo pueda verlos y eso solo me hizo sonreír", aseguró la paciente, quien también agradeció el apoyo de su familia al sostener: "Ha sido un camino difícil de recorrer, no sabría lo que haría sin ellos".

 Solidaridad. Familiares y amigos de la mujer organizaron una campaña en la página de GoFundMe para ayudar a cubrir los gastos médicos. Hasta el momento, llevan recaudado más de 25.000 dólares. "No puedo creer cómo todos han venido a ayudar e incluso personas que no conozco de otros estados, es increíble la gente que ha venido a ayudar. Simplemente no sé cómo agradecerles a todos", precisó la mujer

 Cifras. Cuando las bacterias se propagan a los humanos, lo hacen a través de mordeduras, rasguños u otro contacto cercano con perros y gatos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC). Desde allí sostuvieron que la mayoría de las personas en contacto con perros y gatos no se enferman, y es raro que Capnocytophaga cause enfermedades en humanos. Las personas con mayor riesgo son las personas con sistemas inmunes debilitados, como los pacientes con cáncer y las personas a quienes se les extirpó el bazo.

 Los que se enferman pueden mostrar síntomas dentro de tres a cinco días, aunque algunos pueden mostrar signos antes o después. En casos raros, los pacientes pueden desarrollar sepsis. Aproximadamente 3 de cada 10 personas que desarrollan una infección grave mueren, muestran las estadísticas de los CDC. 

Perfil

Más de Mundo