Mundo

Se tiró por un tobogan de agua y se le partió el cuello

Tiene 23 años y, según los médicos, la ruptura de dos vértebras podría dejarlo paralizado.

David Briffaut (23) de Essex, Inglaterra, disfrutaba de unas agradables vacaciones en Valencia, España, cuando sufrió el un terrible accidente en un parque acuático: se rompió el cuello al tirarse de un tobogán de agua.

Todo ocurrió cuando estaba con su novia, Penny Bristow, y dos amigos en Jávea, Costa Blanca, para celebrar que la joven había terminado su carrera universitaria. Un par de días antes de volver a Essex, los cuatro decidieron viajar a Benidorm y visitar el parque acuático Aqualandia. Lo que comenzó como un día de diversión terminó en una tragedia.

En un video difundido por el Daily Mail se ve a David y a Penny acomodándose sobre una alfombra para arrojarse del juego "Splash", conformado por varias curvas en el trayecto desde la cima hasta la alberca.

Los dos jóvenes se deslizaron por la resbaladilla entre gritos de emoción, pero hacia el final del recorrido el cuello de David sufrió un tirón en el cuello y cayó de cabeza al agua. Este accidente le provocó la ruptura de dos vértebras y lesiones en la médula espinal que lo podrían dejar paralizado.

David, que perdió el conocimiento después de caer al agua, ahora, se encuentra conectado a una máquina de soporte vital en la sala de cuidados intensivos de un hospital de Alicante. "David es un joven maravilloso que estaba disfrutando de un día inocente con su novia", expresó su tío Mark Pooley.

Por otro lado, desde Aqualandia dijeron que estaban "muy triste por lo que pasó", pero indicaron: "El parque no es responsable del accidente".

El caso de Charlie Clifton

Otro incidente tuvo lugar en Canarias, España, cuando Toni Steedman (25) se desgarró el útero y perdió mucha sangre después de que cayó fuertemente sobre el agua al descender de uno de los toboganes.

Toni estaba de vacaciones con su esposo Adam (32) para festejar el cumpleaños de él. El viaje que incluía una excursión con guía al popular parque acuático Aqualand, en Costa Adeje. Allí, subió al tobogán de Kamikaze, una caída libre para luego deslizarse en una pileta.

Peor la caída le provocó una herida de siete centímetros en su útero y terminó casi desangrada. Fue trasladada de urgencia al hospital, donde recibió tres transfusiones de sangre. Toni aseguró que el personal nunca le dio instrucciones de cruzar las piernas antes de tirarse y está convencida que eso podría haberla salvado de la lesión.

"El deslizamiento fue muy rápido y cuando golpeé el agua en la parte inferior sentí que algo estalló dentro de mí. Cuando me puse de pie, sentí como si necesitara ir al baño, pero a medida que avanzaba, la sangre comenzó a derramarse entre mis piernas", comentó.

La mujer fue trasladada al hospital North Tenerife, a unos tres minutos de distancia del parque, mientras los médicos trataron desesperadamente de detener el sangrado. Una vez ingresada al centro de salud, le administraron una epidural para realizarle una cirugía e intervenir la herida.

Permaneció internada durante tres días. Su seguro de viaje les notificó que no pagarían los costos de la atención porque no habían informado su intenciones de vacacionar. Finalmente, con ayuda de una silla de ruedas, pudo volver a su casa, donde fue revisada por sus médicos de cabecera en Reino Unido.

Más de Mundo