Sociedad

Nos duele a todos: Tía Maruca, al borde de la quiebra

La empresa, radicada en San Juan, tiene graves problemas financieros a causa de la crisis económica que atraviesa el país

Tía Maruca, la famosa fábrica de galletitas, se encuentra atravesando una fuerte crisis económica y financiera y podría cerrar. Fundada hace 22 años, tiene su planta en la provincia de San Juan  y cuenta con 400 trabajadores que hoy se encuentran cobrando los sueldos atrasados y aún no les pagaron el aguinaldo.

Su dueño, Alejandro Ripani, fue el mismo que en 2017 salvó a esos empleados de quedarse en la calle: PepsiCo había anunciado que dejaría de operar esa planta y él invirtió U$S5 millones para comprarla.

"Sólo me atrasé 5 días en pagar el aguinaldo y los sueldos los pago de a poco, pero ya normalicé las obras sociales", señaló Ripani a BAE Negocios:

"Los principales problemas son el "aumento de insumos, suba de los servicios, haber confiado en un modelo económico con tasas de 13% que hoy están a 80% y las rigurosas condiciones de ARBA y AFIP, es muy difícil todo", agregó.

Sin embargo, según los registro del BCRA, a la fecha la empresa posee una deuda bancaria de poco más de $133,7 millones, de los cuales el 12% (poco más de $15,6 millones) está en situación 3 "con problemas/riesgo moderado" y el 4% ($5 millones) en situación 5 con alto riesgo de insolvencia/ riesgo alto". Además tiene más de 500 cheques rechazados por un total de $127,8 millones.

Por su parte, el subsecretario de Trabajo de la provincia Roberto Correa Esbry dijo en declaraciones a AM 1020, que "no hay denuncia laboral todavía", pero que está "al tanto de la situación de conflicto que hay con el atraso en el pago de los sueldos". "Estamos apostando a cuidar las fuentes laborales y que se siga sosteniendo la firma", aseguró.

Más de Sociedad
El uso del pasaporte puede ser necesario, en ocasiones, para desplazarse entre diferentes países, además de para poder iniciar un proceso migratorio a otro país. En la mayoría de países hispanoamericanos, este tipo de procesos se ha simplificado en buena medida en los últimos años, así que no suele resultar complicado conseguir el pasaporte de forma rápida.