Sociedad

Tres años después de la tragedia, ¿que se sabe de la Time Warp?

Hay más de 30 imputados y la investigación fue cerrada, pero no hay fecha de comienzo para el juicio. La Corte ordenó un nuevo peritaje toxicológico. "Queremos la verdad, por dolorosa que sea", reclaman los familiares de las víctimas.

"Yo creo que lo que pasó en Time Warp es un tema que debería preocupar a toda la sociedad porque pareciera que estas cosas siempre le pasan a otro, pero después te das cuenta de que ninguno de nosotros está exento", dijo Daniel Gilibert, abogado y tío de un uno de los cinco jóvenes que murieron durante una fiesta electrónica realizada en el predio de Costa Salguero en la madrugada del 16 de abril de 2016. "Siento que vivimos en un estado de desprotección, donde lo único que interesa es el dinero y donde la vida vale muy poco. Time Warp es un ejemplo de esto", aseguró Gilbert en diálogo con este diario, a la espera de un nuevo peritaje que pueda darle una respuesta sobre qué pasó aquella noche con su sobrino.

Las cinco víctimas tenían entre 21 y 25 años. La causa que investiga sus muertes tiene más de 30 imputados y está a cargo de la jueza María Eugenia Capuchetti del Juzgado Federal Nº 5. En diciembre del año pasado el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi -por entonces a cargo de la causa- dio por cerrada la etapa de investigación, aunque aún no se sabe cuándo comenzará el juicio.

Hoy la lupa está puesta en la realización de un nuevo peritaje toxicológico que determine la causa de las muertes de los jóvenes. Para esto, la Corte Suprema de Justicia ordenó la compra en Japón de un cromatógrafo, un equipo de última generación que se utiliza para hacer estudios que requieren alta sensibilidad y precisión. Por tratarse de un equipo de alta complejidad, tuvo que ser calibrado y debió capacitarse al personal para su utilización. "Es un instrumento de altísima precisión tecnológica que permite determinar con absoluta certeza cuáles fueron las razones de los fallecimientos", explicó Alejandro Amor, Defensor del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y abogado querellante en la causa, en diálogo con Página/12.

El debate sobre la causa de la muerte

Desde la Defensoría anticiparon que las pruebas ya se están realizando y señalaron la importancia de que la elevación a juicio se haga luego de conocerse los resultados. "Nosotros creemos que el análisis va a ser muy preciso y que va a definir claramente responsabilidades e inocencias. Quienes resulten inocentes, así quedarán; pero también se determinarán responsabilidades penales muy claras. Tenemos absoluta certeza de eso y plena confianza en la Justicia porque en esta causa se ha tomado una decisión de una gran envergadura con la compra de este equipo por parte de la Corte Suprema", dijo Amor.

Además, la querella de la causa solicitó la ampliación del peritaje médico a raíz de algunas dudas respecto al tratamiento en la emergencia que recibieron las víctimas en Time Warp.

Y es que inicialmente se aseguró que los jóvenes murieron por "policonsumo", es decir por una mezcla de drogas y alcohol, pero tanto los familiares como sus abogados rechazaron esta hipótesis y apuntaron hacia la deshidratación, el hacinamiento, la sobreventa de entradas, la falta de control y la escasa atención médica de emergencia. Para ellos, todos estos elementos determinaron que la fiesta derivase en tragedia.

Esa había sido también la hipótesis del primer juez de la causa, Sebastián Casanello, y del fiscal Federico Delgado. Ambos hablaron de una "zona liberada" que permitió el funcionamiento de una suerte de mercado al que concurrían libremente quienes querían vender y comprar drogas ilegales en la Time Warp.

También hicieron referencia al negocio del agua, ya que en los baños del complejo Costa Salguero se cerraron las canillas y el agua marca Block -que elabora y envasa Energy Group SRL, empresa que formaba parte de la organización de la fiesta- se vendía hasta a 100 pesos por botella en 2016.

Los cinco chicos que murieron en la fiesta fueron Francisco Bertotti, de 21 años, Nicolás Becerra, de 25, Andrés Valdez, de 23, Martín Bazzano, de 22, y Bruno Boni, de 21. "Nunca se probó de manera fehaciente de qué murieron los chicos y es por eso que esta prueba es fundamental. Nosotros creemos que los resultados serán contundentes", manifestó el Defensor del Pueblo de la Ciudad.

"Queremos saber la verdad, por dolorosa que sea", dijo por su parte Gilibert, tío de Francisco Bertotti, en diálogo con este diario. "En esa fiesta hubo 20 mil personas, el doble de lo permitido, y la gran mayoría de quienes asistieron consumieron algo. Entonces, la pregunta es por qué murieron los chicos. Y eso es lo que nosotros queremos saber", agregó.

Para los familiares, la hipocresía tapa la verdad


Para Gilibert uno de los grandes problemas en relación con la causa Time Warp es la hipocresía. "Yo recuerdo que al día siguiente de la tragedia, Horacio Rodríguez Larreta salió en una larga entrevista en un diario muy importante a hablar del flagelo de la droga y el daño que produce en la familia como si el gobierno de la Ciudad no hubiese tenido nada que ver con lo que pasó esa noche. Y es grave que se instale esa idea porque es más fácil pensar que los chicos se murieron por consumir drogas y hay que bancársela que investigar qué pasó", aseguró al tiempo que recordó que hay funcionarios porteños involucrados en la causa.

Vale recordar que en 2016 el entonces legislador porteño Gustavo Vera propuso crear una comisión investigadora sobre Time Warp en la Legislatura. El PRO, con el respaldo de la Coalición Cívica, logró bloquear esa iniciativa.

En esos días, la vicepresidenta Gabriela Michetti dijo que era imposible que se controlara el ingreso de drogas sintéticas a una fiesta."Si la pastillita es tan chica, ¿cómo se controla?", reflexionó públicamente la funcionaria luego de la tragedia. Gilibert todavía lo recuerda.

"Yo no puedo hablar por todos los familiares pero personalmente creo que son declaraciones que tienden a sacarse la responsabilidad de encima, lo cual no me extraña de su parte, pero decir eso es un disparate. Si no podés controlar nada, entonces que no se haga la fiesta", observó. "Además, si las instituciones del Estado no pueden controlar, ¿para qué están?", señaló.

A lo largo de los más de tres años desde la tragedia, fueron imputados con prisión preventiva ocho organizadores por "comercio de estupefacientes y abandono agravado de persona seguida de muerte". Entre ellos se destacan Víctor Stinfale, Adrián Conci y Martín Gontad, hombres conocidos en la noche electrónica porteña.

Stinfale, un abogado mediático vinculado a Energy Group SRL y DELL Producciones, estuvo con prisión preventiva durante dos meses luego de que se lo acusara de ser el principal organizador de la fiesta. Pero en julio de 2016, la Cámara Federal porteña ordenó su liberación después de que la Sala II de la Cámara de Apelaciones bajase la calificación del delito a "facilitación de un lugar para la comercialización de estupefacientes, homicidio culposo y lesiones graves culposas".

Ya en libertad, Stinfale brindó una entrevista televisiva en la que aseguró que se iba "a cargar al fiscal Delgado". Rápidamente recusó al juez Casanello y al fiscal. Así, la causa pasó primero a manos de Marcelo Martínez Di Giorgi y la fiscalía de Ramiro González y, luego, a la jueza María Eugenia Capuchetti.

En la causa fueron imputados cinco funcionarios de la Agencia Gubernamental de Control porteña y 25 integrantes de la Prefectura Naval Argentina que tenían a su cargo la custodia del predio. Casanello los había procesado por comercialización de estupefacientes, abandono de personas seguido de muerte e incumplimiento de los deberes de funcionario público, pero la Cámara de Apelaciones sólo confirmó el último de los cargos en su contra. Tanto el fiscal González como Di Giorgi solicitaron llevarlos a juicio, pero antes deberá esperarse el resultado de las nuevas pruebas toxicológicas ya que puede modificar las imputaciones. "Cuando se terminen las pruebas, se podrá elevar a juicio oral y público y, entonces, será la justicia la que determinará las responsabilidad o no de quienes correspondan", subrayó Amor.

"En definitiva no se trata de buscar un culpable, sino de llegar a la verdad, por más dolorosa que sea, pero lo que no podemos tolerar es no saber qué pasó. Cuando perdés a un ser querido no hay nada que sea suficiente para reparar esa pérdida, pero por lo menos merecemos tener la tranquilidad de saber que se investigó bien y conocer cuál fue la causa de la muerte de los chicos. Ojalá la causa nos pueda dar esa tranquilidad", concluyó.

Pagina12

Más de Sociedad