Mundo

El excéntrico 'Batimóvil' de un príncipe saudí en Bruselas

La policía le quitó el extraño vehículo, en realidad un Lamborghini Gallardo V10.

De príncipe saudí a Batman separan 2 millones de euros. Príncipes saudíes hay muchos, decenas si no cientos. Príncipes saudíes con autos de alta gama que, en su mayoría, no pagaron con el esfuerzo de su trabajo, también hay cientos.

En un país, como Arabia Saudita, controlado con mano de hierro por una familia real que en pleno siglo XXI trata a sus opositores políticos como se hacía en la Edad Media y que tiene uno de los peores historiales del planeta en respeto a los derechos humanos, algunos príncipes del régimen necesitan pasar el rato.

La noche del miércoles en Bruselas un control de la Policía de tránsito dio el alto a la última extravagancia, salida de las arenas que cubren las mayores reservas de petróleo del mundo: príncipe saudí con auto de alta gama transformado en batimóvil

Poco antes de medianoche, en el Puente del Jubileo que cruza del centro de Bruselas al barrio de Molenbeek, los agentes dieron el alto a un auto que parecía sacado del filme ?Batman'. Un ?batimóvil' (en realidad un Lamborghini Gallardo V10, una bestia, convertido en una extravagancia similar al batimóvil del film "El caballero oscuro" de 2008 y valorado en unos dos millones de euros) manejado por un príncipe saudí de quien se desconoce su identidad.

Un grupo de Facebook llamado "Alertas Controles de Policía - Infos Bruselas" y que se dedica simplemente a intentar capturar imágenes de controles e intervenciones policiales en la capital belga y subirlas a las redes sociales, fue testigo de cómo los agentes daban el alto al auto y lo confiscaban.

El auto había entrado en Bruselas por el norteño barrio de Laeken, cercano a la residencia de los reyes de los belgas, y había atravesado media ciudad. En los últimos días había sido visto en Alemania y Holanda.

La página de Facebook que publicó las imágenes bromeaba con el hecho de que Batman había salido a proteger a los bruselenses pero había sido detenido por la Policía y escoltado a la comisaría. El auto fue requisado y su dueño puesto en libertad.

Algunos viandantes ya lo habían fotografiado minutos antes y habían subido las fotos a las redes cuando permanecía estacionado delante de un hotel de lujo cercano a la Avenue Louise de la capital belga, la principal arteria comercial y donde se concentran los establecimientos de las marcas de lujo.

De su conductor este viernes sólo se sabía que después de unos controles rutinarios en una comisaría de Policía belga en el centro de Bruselas había sido puesto en libertad.

Clarín

Más de Mundo