Mundo

Tomaba sol en su patio y le cayó un cadáver desde un avión

"Llevaba su ropa. Miré más atentamente y vi que había sangre en todos los muros del jardín", contó un testigo.

El cuerpo de un hombre cayó el domingo 30 de junio en el jardín de una casa de Clapham, en el suroeste de Londres, donde un vecino tomaba el sol. El hecho fue relatado por un testigo que estaba cerca del lugar. "Al principio, pensé que era un vagabundo que dormía en el jardín", explicó el sujeto en declaraciones a la agencia británica Press Association. "Llevaba su ropa. Miré más atentamente y vi que había sangre en todos los muros del jardín. Entendí rápidamente que había caído", agregó.

El hombre explicó también que vio a su vecino "conmocionado" cuando el cadáver cayó con fuerza en el suelo y dejó un agujero en el césped y en una losa del jardín, según una imagen publicada por The Sun. "Tomaba el sol y (el hombre) cayó a un metro de él", contó el testigo, bajo anonimato. "Una de las razones por las que el cuerpo estaba intacto es porque estaba como un bloque de hielo", detalló.


Los investigadores creen que probablemente se trate de clandestino caído de un tren de aterrizaje de un vuelo de Kenya Airways con destino al aeropuerto londinense de Heathrow, de acuerdo a información de Scotland Yard.


La policía explicó, además, que "una bolsa, agua y comida fueron descubiertos en el compartimento del tren de aterrizaje", y que se llevaría a cabo una autopsia para determinar la causa de la muerte. En tanto, la empresa Kenya Airways se refirió al hecho y aseguró que la muerte fue "desafortunada".


Además, informó que estaba cooperando con las autoridades británicas y kenianas. De acuerdo a AFP, en los últimos años se produjeron varios incidentes similares alrededor de Londres. En 2012, el cuerpo de un hombre originario de Mozambique cayó de un vuelo de British Airway en una acera de East Sheen (sur de Londres). Otra víctima fue hallada tiempo después en el techo de una tienda de Richmond tras caer del tren de aterrizaje de un vuelo proveniente de Johanesburgo.


Más de Mundo