Política

Carrió, otra vez al pasto, contra un peronista muerto

Tiempo atrás le tocó a José Manuel De la Sota, ahora fue el turno de Carlos Soria. Mientras defendía la fórmula Macri-Pichetto, la diputada nacional por Cambiemos, Elisa Carrió, nuevamente se metió con un peronista fallecido. Fue en Santa Fe, en plena campaña del radical José Corral.

"El Gringo Soria decía siempre 'mi mujer me va a matar' y al final lo mató", lanzó la legisladora, en referencia al fallecido ex gobernador de Río Negro, Carlos Ernesto Soria, muerto en enero de 2012. Algo similar había hecho hace un par de meses al respecto de José Manuel De la Sota.

En un discurso en Cruz del Eje, mientras intentaba brindar su apoyo al por entonces candidato a gobernador cordobés, Mario Negri, Lilita pronunció la inquietante frase "Gracias a Dios murió De la Sota, porque ahí sabrían qué es una denunciadora", dijo. 

En ese momento, ensayó una especie de pedido de disculpas a medias, que pocos fueron los que lo recibieron de buena manera. "La palabras sólo puede ser entendidas desde lo espiritual y en el contexto que fueron dichas. En ningún momento celebré la pérdida del Ex Gobernador De La Sota. De los que no creen, no puedo hacerme cargo. No quise ofender a nadie y si lo hice mis disculpas más sinceras (SIC)", afirmó.

Volviendo a la presentación en Santa Fe, además de hacer mención a la trágica muerte de Soria, la ex candidata a presidenta le apuntó al ex intendente de Tigre, Sergio Massa y a las negociaciones que hubo con el macrismo para acompañar como colectora a María Eugenia Vidal en la Provincia: "Massa no está en Cambiemos, se ha logrado el objetivo no hay listas colectoras, por eso yo estaba callada, si el estaba en colectora yo no estaría acá".

En tanto, en referencia la fórmula Macri-Pichetto sostuvo que "con Pichetto no somos amigos, pero les puedo asegurar que es oficialista, que cumple los acuerdos, que es durísimo, pero cumple los acuerdos y cree en la República y no lo va a voltear a Mauricio Macri; eso se los aseguro". 

LaTecla

Más de Política
La Argentina es uno de los pocos países de América Latina que nunca tuvo un debate presidencial de primera vuelta con presencia de todos los candidatos o al menos de los que tienen más chances de llegar a la presidencia. Comparte el podio con República Dominicana y Cuba. En 2015 estuvimos cerca, pero faltó el entonces favorito, Daniel Scioli, y su atril quedó vacío. Recién en el balotaje hubo un debate de propuestas entre los dos candidatos más votados.