Política

Las negociaciones que llevaron a Macri a elegir a Pichetto como vice

El oficialismo busca así mostrar amplitud en su pelea contra el kirchnerismo y una respuesta ante el acuerdo de Massa con Fernández-Fernández.

"Con cien dirigentes como Pichetto construyo una nueva Argentina", dijo Mauricio Macri hace muy poco en una conversación privada, en su despacho de la Casa Rosada.

-¿Y por qué no le ofrecés que sea tu vice?- escuchó el Presidente.

La pregunta quedó flotando en el aire. De pronto, los obstáculos se fueron derribando casi mágicamente. Sergio Massa empezó a coquetear con su regreso al kirchnerismo y Macri vio por primera vez una oportunidad. Alternativa Federal comenzaba a desintegrarse y el camino hacia la polarización -interpretó a partir de los trabajos de campo de su equipo de estrategas- se iba a profundizar.

El primer mandatario habló con Elisa Carrió y halló la respuesta que buscaba: "Elegí el vice con el que te sientas más cómodo. Yo voy a apoyar". El año pasado, la diputada había sido dura con el ex jefe de senadores del peronismo: ayer mismo Pichetto dio una conferencia de prensa en la que anunció su renuncia al cargo. En Twitter se lo recordaron a la líder de la Coalición Cívica: "Se quiere diferenciar del PJ pero es lo mismo", tuiteó en su momento. En las últimas horas, ella apoyó el anuncio oficial: "Nunca fue golpista".

Con Carrió a favor, el segundo obstáculo parecía menos complicado. Los radicales venían pidiendo incorporar peronistas, o sea, no se podían negar a sumar al senador, pero quedaba por verse si estaban dispuestos a ceder la Vicepresidencia, una promesa con la que habían llegado a la Convención partidaria.

Macri habló con Gerardo Morales y Alfredo Cornejo  y el lunes por la noche recibieron un llamado de Marcos Peña. Enseguida tomaron nota Ernesto Sanz y José Cano. "¿Si estamos contentos? ¡Que te parece!", expresó uno de ellos a este diario, poco después de la confirmación de la noticia, anticipada este martes en exclusiva por clarin.

La designación de Pichetto representa un cambio de paradigma para el macrismo y podría inaugurar una nueva era. Claro, siempre y cuando sirva para ganar las elecciones. No solo porque la fórmula no la integra una mujer sino porque habla de una apertura con sectores del peronismo que no estaba en los planes de la Casa Rosada hasta hace poco tiempo. Era una carta, eventualmente, para jugar antes del balotaje.

Pero todo se precipitó y podría haber nuevas sorpresas en la campaña. Pichetto le anticipó la jugada a Juan Schiaretti, el gobernador de Córdoba. Dato que acaso va de la mano: después de la conferencia de prensa de Pichetto, en la que el senador aseguró que "dije que sí inmediatamente a la propuesta de Macri", hubo una reunión en su despacho de la que participaron Sanz, Morales y Cano.

Duró casi dos horas. Dicen que el senador del PJ podría estar seduciendo a otros hombres de su entorno para que se sumen a las filas del nuevo frente, que dejará de llamarse Cambiemos. Así lo insinuó el propio Peña en un contacto con la prensa en Casa Rosada. Este diario supo que los publicistas del PRO proponen mantener sólo el concepto de "Cambio" o "Cambia", pero demostrar que es una alianza más amplia. Otro hombre que viene trabajando en esa dirección es el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, de vínculo semanal con el flamante postulante a la vicepresidencia.

Pichetto, un peronista que acompañó todos los zigzagueos del PJ de las últimas tres décadas, venía haciendo méritos desde lo discursivo. Cuando la primera plana de Cambiemos lo vio en la última entrevista con Carlos Pagni, previa al anuncio, sólo faltaba ponerle la frutilla al postre. Pichetto coincide con Carrió -y así lo planteó públicamente- en que la Argentina definirá en octubre si quiere vivir en un sistema democrático o fuera de él.

Macri había charlado también con Jaime Durán Barba. El asesor ecuatoriano no es partidario de que los binomios electorales excluyan a las mujeres, pero ciertamente también tiene simpatías por Pichetto. Cuentan que, antes de pensar que podía integrar el dúo presidencial, había planteado que había que tenerlo en cuenta para un eventual segundo mandato. Lo mismo piensa de Juan Manuel Urtubey. El gobernador fue tentado por Macri en sus últimas visitas a Salta, pero la única promesa que se llevó es que no apoyará a Cristina en un eventual balotaje.

Desde María Eugenia Vidal hasta los macristas más puros salieron en las últimas horas a celebrar en la redes sociales la nueva apuesta. "Queríamos dar un golpe fuerte y lo estamos haciendo", dijeron en el entorno presidencial. La baja del riesgo país, dicen, fue la prueba de que los mercados financieros estaban esperando este gesto (ver pág. 21) Macri y el Gabinete estaban eufóricos. Pero todavía están lejos decantar victoria.

El Presidente fue saltando los obstáculos uno por uno. Habló con los principales dirigentes de la UCR y les contó la idea. Miguel Pichetto será el candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. Hace muy poco, en la intimidad de su despacho, Mauricio Macri sorprendió a sus interlocutores: "Con 100 dirigentes como Pichetto hago una nueva Argentina".

Clarín

Más de Política
El reconocido periodista Luis Rosales, pre-candidato a vicepresidente por el Frente Despertar, habló en La Mañana de UrbanaBA con Eduardo Román sobre las múltiples irregularidades ocurridas tras el desplante de Alberto Asseff a Espert en el cierre de listas. ¿Qué pasó ahora con las fichas de los candidatos?