Deportes

Tigre aguantó los embates de Boca y es el campeón de la Copa Superliga

Federico González anotó el 1-0 para el equipo de Victoria. Enseguida aumentó Lucas Janson, desde las 12 pasos.

Proeza, hazaña, gesta, epopeya... Cualquiera de estos términos sirven para describir lo que consiguió Tigre en el Kempes de Córdoba ante Boca. Por eso festejan y se abrazan los jugadores en el campo de juego tras el pitazo de Pitana. Lloran, se desploman en el césped del estadio mundialista. Gritan, vivan, saltan. No se quieren ir. Lloran los hinchas en la tribuna Daniel Willington y en la platea Ardiles. Lloran por un equipo de fútbol, pero porque este logro es mucho más.

Escribió Pedro Calderón de la Barca en pleno siglo XVII que "que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son". Tigre empezó a soñar a principios de este 2019 con la salvación, con lograr la permanencia en Primera. No lo consiguió. Unas semanas después, duplicó la apuesta y empezó a soñar otra vez. Un sueño utópico. Imposible. Algo que nunca había hecho otro equipo tras descender de categoría. Tigre es el campeón de la Copa de la Superliga. El menos pensado. El que más soñó. El más justo.

En el arranque del partido, con dos sistemas tácticos similares, fue Boca el que empezó a dominar el juego, con tenencia de pelota y llegadas. Trabajó bien la salida, con los centrales abiertos, los laterales adelantados, Campuzano de salida. Atento Tevez y eléctrico Villa (Moiraghi le tapó justo un remate de gol). Montillo y Morales no podían tener la pelota y entonces Tigre no podía generar peligro.

Como buena final, empezó calienta. Y fueron los jugadores de buen pie los que fallaron en la marca. Montillo le pegó abajo a Buffarini y se salvó de la amarilla. Tevez, de atrás a Menossi y Pitana sacó la primera amarilla.

Tuvo el Matador, después de los 10 minutos, un córner desde la izquierda de Montillo y por detrás de todos apareció Alcoba y el arquero Andrada logró salvar la situación. Después, hubo dos momentos clave para la suerte de Boca y del partido, a los 14 y 15 minutos respectiva. Primero, Zárate le dio un gran pase a Benedetto, Pipa acomodó bárbaro la pelota, le ganó en velocidad a Moiraghi y el remate dio en el palo izquierdo de Marinelli. Después, se fue Villa por derecha y el tiro del colombiano lo salvó en dos tiempos Marinelli. 

El partido estaba para Boca y lo empezó a ganar Tigre. El equipo de Gorosito primero aprovechó las espaldas de Mas, que Izquierdoz no llegó a cubrir. Cachete Morales metió tres amagues, tocó para González y el delantero también dejó pagando a Izquierdoz, cuando todos esperaban el centro, pateó al arco y sorprendió a Andrada. 

Cuando todavía no se había acomodado, llegó el segundo. Y con polémica. Prediger peleó una pelota en el medio, se la dio a Montillo y el volante sacó un pase preciso para González, quien se acomodó, giró y alargó para Janson. El delantero se iba al gol y lo bajó en el área Izquierdoz. Claro penal. Pero ni mil imágenes pudieron determinar si hubo posición adelantada. Y uno hay VAR. El que no falló fue Janson, que estiró la ventaja. 

Antes de terminar el primer tiempo, Benedetto tuvo otra chance, entró solo por derecha y definió a las manos del arquero. Para completar la mala racha de Pipa, intentó una chilena que no le salió y generó las burlas de la hinchada de Tigre. 

Tigre intentó aguantar la pelota con Morales y Montillo en el segundo tiempo pero la lesión de Cachete lo limitó aún más. Tevez y Zárate buscaron estar más cerca del doble cinco improvisado par tener más la pelota. A lo Boca, se fue acercando al descuento. A lo Boca, arrinconó a Tigre. Pero a veces no puede ni a lo Boca. 

Alfaro metió Abila para acompañar a Benedetto, a Alonso, para soltar a Mas, y acosó a un Tigre que se defendía con uñas, dientes y todas las herramientas posibles. 

Pero un detalle no acompañó al equipo más ganador del fútbol argentino. Su goleador sigue distanciado del gol. Tuvo siete chances Pipa en los 90 minutos y no pudo. En la mejor definición, se lució Marinelli. En la que era gol, pegó en el travesaño, picó en la línea y la rechazaron. No era la tarde ni de Boca ni de Benedetto. La fiesta era toda de Tigre. 


Más de Deportes