Sociedad

Lluvia de balas en Ciudadela: paso a paso, que fue lo que pasó

Asaltaron al encargado de una estación de servicio cuando iba a un banco con el custodio. Ambos fueron heridos, al igual que una verdulera y un integrante de la banda.

Se bajó del auto y ordenó desafiante: "Dame la plata". Lo que le siguió a esa frase fue una ráfaga de más de 20 tiros, cuatro heridos, un botín de medio millón de pesos y una "víctima" de la balacera que no sólo se salvó de milagro, porque el disparo dio en el reloj, sino que, tras ser dado de alta del hospital Ramón Carrillo, terminó en la cárcel por haber 'marcado' al encargado de una estación de servicio de Ciudadela y a su custodio para que sus cómplices concretaran el feroz robo.

Claudio Reale tiene 48 años y está a cargo de la Axion Energy del Grupo Oeste GNC de avenida Gaona 4192 de Ciudadela.Desde la habitación del Sanatorio de la Trinidad, de Ramos Mejía, adonde está internado tras haber recibido dos tiros en las piernas durante el asalto del que fue víctima.

"Esto fue una batida. La plata la llevaba yo y nos arrebataron", relató Reale, al que un disparo le lesionó el peroné de la pierna derecha. El balazo que le dio en la pierna izquierda no afectó ningún hueso y también tuvo orificio de salida.

Faltaba poco para las 12 de este lunes cuando Reale bajó de la oficina de la estación de servicio con la recaudación del fin de semana. "Algo más de medio millón de pesos", revelaron, aunque en la denuncia inicial figuran $ 68.000.

Reale debía ir con el custodio Raúl Godoy (56), un policía bonaerense retirado, hasta el Banco Galicia que está en la otra esquina, a 80 metros de distancia, por la avenida Gaona. Y entonces fueron caminando.

El VW Gol Country detrás del cual se refugió el custodio mientras lo baleaban. Foto Mario Sayes

Lo que no sabían Reale y Godoy era que uno de los clientes del minishop de la Axion estaba atento a todos los movimientos y les marcó a sus cómplices el momento para dar el golpe. Eso recién se descubrió cuando la Policía bonaerense revisó las cámaras de seguridad de la estación de servicio tras el robo y el tiroteo.

Reale y Godoy no habían hecho ni media cuadra cuando un Volkswagen Suran azul frenó de golpe. "Se bajó del auto y dijo: 'Dame la plata'", contó el encargado. El delincuente manoteó el dinero y comenzó a los tiros.

El custodio ya había recibido dos disparos en los glúteos cuando se cubrió para responder a las balas detrás de un coche del Garage Gaona, un comercio que está a mitad de la cuadra entre la estación de servicio y el banco.

Después, Godoy sería herido con un tercer tiro en una axila. "No tiene compromiso vascular ni riesgo de vida. Está estabilizado", explicaron desde el hospital Carrillo donde el custodio permanece internado.

Mientras las balas atravesaban la vereda del Garage Gaona, impactaban en autos, rompían vidrios y se incrustaban en la fachada del local; Reale hizo lo que pudo. Lo alcanzaron dos disparos, que le dieron en las piernas.

Una de las más de 30 balas que halló la Policía Científica en la escena del tiroteo terminó en pierna de Rita Rodríguez Espejo, una verdulera de 63 años que tiene su negocio a más de cien metros de donde fue el brutal ataque de los ladrones y que se recupera en el Sanatorio del Pilar, de Ciudadela.

La Policía Científica hizo las pericias sobre la avenida Gaona tras el robo y tiroteo. Foto Mario Sayes

El giro en el caso llegó cuando se conoció qué fue de Andrés Alloggio, de 46 años. Las primeras informaciones indicaban que el cuarto herido del tiroteo era un cliente del banco Galicia que iba hacia la sucursal cuando lo sorprendió el robo y que había sido derivado al hospital Carrillo.

"El tiro le dio en el reloj. No tuvo ninguna complicación y fue dado de alta", contaron en el hospital respecto de la evolución de la herida en la mano que sufrió Alloggio.

Claro que el hombre no esperaba que la Policía revisara las cámaras de seguridad de la estación de servicio y sospechara: antes del robo, él estaba en el minishop, celular en mano, según indicaron fuentes policiales.

A Alloggio lo acusan de haber 'marcado' a Reale y Godoy cuando salieron para el banco y por eso fue detenido por orden de la fiscal Marcela Costa de la UFI N° 6 de San Martín, que investiga el caso.

Ahora, intentan dar con los otros dos ladrones que escaparon con el botín. Aunque las fuentes sospechan que podría haber más involucrados y que tenían el dato para dar el golpe.

"Sentí que me mataban", se sinceró Reale antes de cortar la comunicación con Clarín y aún preocupado por la salud de Godoy, el custodio que lo salvó y se llevó la peor parte.

Clarín

Más de Sociedad