Política

Con viejos y nuevos: el equipo que tiene en mente CFK

La ex Presidenta toma envión tras la presentación de su libro. El rol de Alberto Fernández, de Tomada y la definición del futuro del economista.

Cristina Fernández de Kirchner se fue feliz de la Feria del Libro, tras presentar su ópera prima "Sinceramente", luego de hablar ante 1.000 invitados la estricta media hora que pactó con los organizadores y de saludar a los militantes reunidos en las calles periféricas de La Rural.

Más tarde, se fue a su departamento porteño de Juncal y Uruguay y allí, continuó con su armado que ya tiene en carpeta lo que sería un eventual retorno al poder.

La senadora nacional tiene sus preocupaciones actuales en el siguiente orden: la situación de su hija Florencia, la confirmación de su candidatura presidencial y sus causas judiciales.

Ese ordenamiento tiene que ver con la permanencia de su hija en la isla caribeña, la fecha de definición de su lanzamiento y el inicio de su primer juicio oral y público, el próximo 21 de mayo,por corrupción en la obra pública, audiencias en la que la ex presidenta deberá estar presente.

Respecto de su candidatura, las definiciones se prevén para el límite legal estricto, que es el 22 de junio, fecha de inscripción de precandidatos para las PASO. Pero más allá de eso, la ex Presidenta ya mantiene reuniones con hombres y mujeres con los que se imagina trabajando en un eventual regreso al poder.

Feria del libro en la rural. Foto Juano Tesone

El primero de ellos es Alberto Fernández, su actual guía político y armador nacional, quien terminó de opacar a Oscar Parrilli, hoy en un rol casi administrativo en el esquema del Instituto Patria.

Fernández, a quien Cristina mencionó en La Rural como quien le sugirió escribir un libro con sus experiencias de gobierno y análisis de la coyuntura política, es quien tiene reservado el lugar principal a su lado, que en el caso de los presidentes argentinos es la silla del Jefe de Gabinete, con oficina de acceso directo al despacho presidencial.

En esas charlas con el peronista porteño, que suceden en el departamento de CFK como en el búnker del Patria, surgen otros nombres. Uno es el de otro hombre a quien Cristina mencionó en la presentación de su libro, y que ya fue ministro nacional: Carlos Tomada, el abogado que ocupó el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social con Néstor Kirchner y que completó con su esposa. Tomada es hoy el jefe de Bloque del Frente para la Victoria en la Legislatura porteña y hombre de conversación con la hoy senadora.

También Eduardo "Wado" De Pedro tendría un lugar de preponderancia en ese armado, por su tarea de abogado, sus contactos tanto en la Justicia como con los gobernadores e intendentes peronistas.

Otro nombre que cuenta con la confianza de Cristina es Axel Kicillof. El economista es el consejero económico de la ex jefa de Estado y que hoy juega políticamente para ser postulante a la gobernación de la provincia de Buenos Aires, donde sueña con seducir a cada votante de su jefa política y poder arrebatarle la silla a María Eugenia Vidal.

Pero Cristina lo quiere a Kicillof cerca y conduciendo el rumbo económico: no por nada, el destacado profesor de Economía de la UBA estuvo en dos días en México y luego otros tantos en Washington, donde se mostró en la Cámara de Comercio de los Estados Unidos y en otros ámbitos, repiqueteando con la idea de que con el kirchnerismo no hay chance de default alguno.

La duda que mantiene al respecto CFK es por el tema de la pelea bonaerense, donde la competición con Vidal es algo que desvela a la ex Presidenta. Varios intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires creen que hay un preacuerdo ya de una fórmula Axel Kicillof-Verónica Magario.

En el esquema de la intendenta de La Matanza desmienten esa especie y ?ponen como prueba que Fernando Espinoza -ex intendente de La Matanza y socio político de Magario-, aún pelea por ser candidato a la gobernación, tanto que el hoy diputado nacional presentará libro propio el próximo lunes en la Sala Caras y Caretas.

Feria del libro en La Rural durante la presentación del libro "Sinceramente". Foto archivo Clarín

Kicillof habló este martes por una radio kirchnerista y dijo que "obviamente me gustaría ser candidato en Provincia, me fascina recorrerla, pero no es momento de definiciones".

Y negó que su viaje a Washington fuera para espantar fantasmas de no pago de la deuda: "No fui a Estados Unidos a espantar el fantasma que intentó construir el gobierno sobre nosotros, marqué que a este gobierno le quedan siete meses", dijo por Futurock.

Mientras tanto, Cristina Kirchner sigue punteando con quiénes imagina un eventual regreso a la Casa Rosada,

Clarín 

Más de Política