Conurbano

Un auto quemado, un cadáver y otro crimen narco

Se dieron cuenta a los dos días, cuando la Policía se presentó porque habían hallado el cuerpo del amigo de la víctima en un campo.

Jonathan Zárate (30) y Hernán Pablo Rivero (32) se subieron a un Volkswagen Fox blanco rumbo a San Vicente. Iban a visitar a un conocido. Al menos eso fue lo que les dijeron a sus familiares ese miércoles 8 de mayo.

No supieron nada más de ellos hasta este lunes a la madrugada, cuando un paisano encontró un cuerpo en un zanjón del Camino del Portugués que va hacia Brandsen.

Ese hallazgo llevó a los investigadores a un auto quemado, el coche de los amigos, que llevaba dos días en un depósito judicial: en el asiento trasero estaba el otro cadáver.

Los investigadores sospechan que los mataron en el marco de un ajuste de cuentas vinculado al narcotráfico.

Hernán Pablo Rivero tenía 32 años y vivía en Villa Ballester. Esta fue la imagen que su hermana Soledad usó para la búsqueda por redes sociales. (Facebook)

La víctima encontrada en el campo conocido como Camino 11 Bocas, distante a unos seis kilómetros de la ruta provincial 6 de San Vicente que va hacia La Plata, tenía tres orificios de bala (uno en la cabeza). Lo habían cubierto con una bolsa de arpillera, indicaron fuentes con acceso al expediente a Clarín.

Por las características fisonómicas, la ropa y un tatuaje de San La Muerte de su hombro, se sospechó que el hombre que había sido ejecutado en el zanjón era Zárate. Esto se corroboró con información suministrada por los familiares de ambos en la denuncia por averiguación de paradero ante la UFI N° 3 de San Martín, a cargo del fiscal Daniel Cangelosi.

Con ese dato, más el aporte de un policía de San Vicente que participaba del operativo, que había visto un VW Fox blancoincendiado a la vera de la ruta 6 el jueves 9 de mayo, los investigadores fueron hasta el lugar donde debería haber estado el coche.

Allí sólo había una mancha de pasto quemado a la altura del kilómetro 45 de la misma carretera de San Vicente. Y algo más: la patente del auto buscado por los familiares de Zárate y Rivero.

El cuerpo de Jonathan Zárate (30), tapado con una bolsa de arpillera y en un zajón de un campo de San Vicente.

Horas después se confirmaban las sospechas. El VW Fox blanco quemado estaba en un depósito judicial desde el sábado 11 de mayo, cuando lo levantó una grúa municipal, "como suele hacerse en estos casos en San Vicente y sin dar aviso a la Policía", señalaron las fuentes.

Cuando este lunes los investigadores llegaron a ese predio, ubicaron el vehículo siniestrado y encontraron lo que buscaban: había un cuerpo en lo que quedaba del asiento trasero.

"Es imposible identificarlo, ni siquiera por la ropa. La única solución es lograr sacar algo de ADN para cotejarlo con sus familiares", explicaron las fuentes consultadas.

A la luz de la sucesión de hechos y de las pruebas, la sospecha más firme es que el cadáver pertenece a Rivero y que el crimen de ambos amigos fue en el marco de un ajuste de cuentas narco.

¿Qué pistas tienen los investigadores para sospechar se trata de un caso de drogas? El dato de que Rivero había salido de la cárcel en diciembre de 2018 no pasó inadvertido. Sobre todo por la mecánica de las muertes. "Había purgado una condena del fuero federal de tres años por infracción a la Ley de Drogas", revelaron las fuentes.

La hipótesis que barajan los investigadores es que algo no salió como debía ese miércoles que ambos llegaron a San Vicente y que, primero, los asesinos incendiaron el coche con una de las víctimas en su interior el jueves, y luego ejecutaron a Zárate apenas a unos diez kilómetros por la ruta 6 y otros seis kilómetros campo adentro, subrayaron las fuentes.

Rastros de los peritajes de la Policía Científica en la zona rural de San Vicente donde ocurrió el doble crimen.

Fue clave que la Policía de San Vicente estuviera al tanto de la denuncia de paradero presentada por los familiares de Zárate y Rivero en la UFI N° 3 de San Martín, de donde eran oriundos ambos: uno vivía en José León Suárez y el otro en Villa Ballester.

En esa denuncia, además de la ropa que llevaban y varias señas particulares, como que Zárate era pelado y tenía un tatuaje de San La Muerte, también dieron la chapa patente del auto y el destino de los amigos: la casa de un conocido en San Vicente. El alerta a la Policía de esa localidad del sur del segundo cordón del Conurbano no tardó en llegar.

Por eso, enseguida pudieron asociar el hallazgo del cuerpo ejecutado en el campo con Zárate con el coche incendiado. Ahora, lo que resta determinar es qué pasó entre el 8 y el 9 de mayo que terminó con un doble crimen con la sombra del narcotráfico.

Clarín

Más de Conurbano
El Municipio de Lanús invita a todas las familias a participar de las actividades gratuitas que realizará el sábado 24/8 de 14 a 18. La jornada cerrará con un show de Juanchi junto a "La súper banda". Se suspende por lluvia.

El Día del Niño se festeja en el Velódromo