Sexo

Contó cómo es una "cena sensual" dentro de una orgía

En primera persona, Almara Abgarian explica cómo es el nuevo concepto en la ciudad inglesa que mezcla comida y sexo en el menú.

"¿Es higiénico compartir un jacuzzi con 15 personas?", eso fue lo primero que se preguntó la periodista Almara Abgarian, quien en búsqueda de buenas historias para la revista británica Metro fue a un nuevo concepto de diversión que crece en Londres llamado "cena sensual", que incluyó comida, jacuzzi y en la cual terminó involucrada en una orgía.

"Hice una cosita y escribí una cosita y te prometo que es muy caliente. Tómese un descanso de las noticias hardcore y lea sobre lo que sucede en un sensual club de cena", escribió en Twitter Almara para promocionar su texto por las redes. Y continuó con su relato.

"Es extraño que uno de los principales pensamientos en mi mente al ver al hombre que tengo enfrente acariciar los pechos de su novia es sobre la limpieza. En secreto, espero que nadie se entusiasme demasiado porque la idea de añadir esperma a la mezcla no es atractiva", continuó el texto de la escritora especializada en temas de sexo. 

Almara Abgarian, periodista que contó cómo terminó en una orgía en la nueva tendencia de Londres. (Foto: Instagram: almaraabgarian)

Según explica, el Tokio Hotel es un nuevo concepto de club de noche que combina comida, sensualidad y sexo en una ubicación secreta en una casa de Londres. Su relato incluye que al entrar al lugar nadie les dice nada y es una "experiencia extraña desde el principio", donde un anfitrión masculino les pidió a los invitados que se cambien la ropa por kimonos, además de entregarles un cuaderno con una birome a cada uno.

"No nos permiten hablar en esta sala, pero podemos comunicarnos por escrito", redactó Abgarian sobre la habitación en la que unos 20 invitados -todas parejas- se miran casi desnudos y los anfitriones les pasan mensajes "dirty" (sucios) para que nadie se sienta rechazado o avergonzado.

La periodista cuenta que después de una serie de ejercicios entre los invitados llegó la cena, pero que la comida no es el fuerte del club "especialmente cuando a mitad de la cena se apagan las luces y se nos invita a un baile erótico", ironizó y relató que ya a esa altura vio a gente excitada, pero que ella continuaba aún "perpleja" con la experiencia.

A pesar de ello, su sentir cambió rápidamente luego de conocer a un colega que fue con la novia y le aseguró que vive "una relación abierta". Tras separar al grupo en distintas habitaciones y presentar shows eróticos para los presentes, varias personas ellos -incluida la protagonista- se metieron al jacuzzi.

"Estamos compartiendo botellas y botellas de vino entre nosotros y eso afloja las inhibiciones. Las manos se mueven bajo el agua, se chupan los pezones, se dan masajes y se acarician los penes. Una hora más tarde, estaba besando a James (su colega)", compartió la experiencia la periodista.

Hace días salió a la luz un texto parecido de otra periodista y escritora  estadounidense, Diana Bruk, quien se las ingenió para participar en una exclusiva fiesta sexual en Londres y lo narró todo en una nota que publicó en el sitio Men's Health.

Más de Sexo