Mundo

El Papa obliga a sacerdotes a denunciar casos de abuso en la Iglesia

El documento entrará en vigencia el 1° de junio.

El Papa Francisco publicó este jueves un revolucionario "Motu proprio" en el cual le impone a los sacerdotes y obispos que denuncien cualquier tipo de sospecha de abuso o acoso sexual dentro de la Iglesia. Con este decreto, la máxima autoridad eclesiástica comenzó a cumplir su promesa de erradicar los delitos sexuales dentro de la congregación, y por esto mismo, la norma entrará en vigencia el próximo 1° de junio.

Como principal medida, el Papa indicó en el escrito que todas las diócesis deberán tener un sistema de denuncia de carácter público, para que allí se dejen asentados los distintos informes sobre las presuntas acusaciones de abusos sexuales. En el decreto, Francisco además aclaró que estos informes tendrán que ser examinados en un plazo de 90 días, sin retrasos.

Allí se indica que las diócesis tendrán un plazo de un año a partir del 1° de junio para implementarlo y ponerlo en uso.

El documento, titulado "Ustedes son la luz del mundo", establece que las conferencias episcopales y las diócesis podrán preparar listas de personas calificadas y dispuestas a colaborar con las investigaciones, pero que aún así, la responsabilidad última será siempre del Obispo Metropolitano.

Lo más importante de esta nueva acción del Papa es que en el escrito se explica que todos los clérigos, religiosos y religiosas tienen la obligación de "informar con prontitud" a la autoridad eclesiástica todas las denuncias de abusos de las que tengan conocimiento, así como de las omisiones y encubrimientos que hayan podido existir dentro de la Iglesia.

La norma entrará en vigencia el 1ero de junio, y -aunque ratificará la presunción de inocencia para las investigaciones y no alterará las penas ya dispuestas por las leyes de la Santa Sede- síbuscará sancionar las acciones u omisiones de obispos y superiores religiosos que tengan la intención de interferir o evadir" las investigaciones de los abusos.

Francisco tomó esta decisión debido a que las denuncias por abuso dentro de la Iglesia no dejar de multiplicarse. A mediados de febrero, el Papa se reunió con las conferencias episcopales y otros órganos religiosos de la Iglesia para decidir qué estrategias podían llevar a cabo para luchar contra los abusos sexuales en el mundo eclesiástico.

A finales de abril pasado el fiscal general Josh Shapiro denunció en Estados Unidos que la Iglesia tenía conocimientos de los abusos sexuales denunciados en 2018 en Pensilvania. Para ponerle fin a las críticas y con la intención de comenzar una lucha eficaz, el jueves el Papa rompió los esquemas y publicó este decreto.

Big Bang News

Más de Mundo