Sociedad

Asaltó una casa y el dueño lo mató de un tiro

Natanel Brisset (28) tenía antecedentes por robo. El autor del disparo quedó libre por "legítima defensa".

Eran cerca de las cuatro de la tarde cuando un hombre se despertó sobresaltado al escuchar ruidos extraños en su casa. Salió en silencio de su habitación, vio a tres desconocidos en el interior de la propiedad y no lo dudó: fue a buscar un arma y los enfrentó.

Hubo disparos y los presuntos ladrones escaparon sin llevarse nada. Pero uno de ellos, identificado como Natanel Brisset (28), cayó desvanecido a pocos metros de la propiedad. Un balazo impactó en su rostro y falleció en un hospital en la madrugada de este domingo.

El hecho se produjo en plena siesta de sábado en el barrio privado Pinar del Sol, ubicado en el departamento Maipú (Gran Mendoza), que se vio sacudido por tiros, gritos y gente corriendo.

La Justicia deberá decidir la situación procesal del dueño de casa, pero por el momento todas las pruebas indican que se trató de un caso de un caso de "legítima defensa".

Incluso el hombre de 44 años puso a disposición los documentos que lo acreditan como titular del arma con la que disparó contra los supuestos delincuentes.

Según la reconstrucción, un hombre dormía cuando notó la presencia de extraños bajando las escaleras de su casa. Tomó un arma que tenía guardada en un ropero de su habitación y decidió confrontarlos.

Los disparos obligaron a los tres ladrones a abortar su plan y a escapar de la propiedad. Sin embargo, Brisset sólo alcanzó a recorrer 15 metros antes de desvanecer y caer al piso, donde quedó inconsciente y boca abajo, ya que una bala había ingresado a través del maxilar izquierdo y quedó alojada en su cabeza.

Personal del Servicio de Emergencias Coordinado (SEC) lo trasladó al Hospital Central de la capital provincial, donde murió en la madrugada del domingo.

Horas más tarde, familiares y amigos lo despidieron en las redes sociales. Entre esos mensajes se destaca uno que publicó su novia, junto a una imagen tomada el sábado a la mañana, algunas horas antes del asalto.

Los investigadores secuestraron el arma del dueño de casa, que mostró los papeles que confirman que está en regla. También buscaron, sin éxito, el arma que presuntamente llevaba Brisset.

Sí hallaron entre sus prendas su DNI, lo que permitió identificarlo rápidamente: tenía antecedentes por delitos contra la propiedad y pasado carcelario.

El fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello tiene a su cargo la causa y definirá en las próximas horas si se trató de un caso de "legítima defensa" o si hubo exceso por parte del propietario del domicilio.


Más de Sociedad
El presidente de la AMIA aprovechó la conmemoración frente a la sede de Pasteur 633 para manifestar su claro apoyo al alineamiento de Macri con Estados Unidos. También repitió la versión oficial de la muerte del fiscal.
AMIA: un acto sobre Hezbollah y Nisman