Deportes

La historia del ex Independiente que terminó en Uber

De futbolista a chofer de Uber. Esa es la realidad que vive un jugador que pasó de ser un prometedor juvenil en Independiente a estar buscando club y tener que adaptarse a la realidad del argentino promedio. Juan Manuel Trejo supo jugar y tener lugar en la Primera del Rojo hoy maneja su auto para poder sobrevivir mientras consigue un club.

El surgido de las inferiores del Rojo habló con A24.com y explicó como empezó su nuevo trabajo: "Lo de Uber lo empecé a hacer porque se estaba acabando la plata y porque no puedo estar sin hacer nada. No me hace bien estar maquinando en mi casa mientras consigo un club".Porque para el tucumano este sueño de patear una pelota no terminó: "Yo voy a dejar de jugar cuando mis piernas no den más, cuando esté en silla de ruedas. Por eso, mientras manejo un Uber sigo entrenando a la mañana y a la tarde por mi cuenta".

Su carrera. Debutó en 2012 cuando el Tolo Américo Rubén Gallego lo puso en un momento complicado del club. Independiente se fue a la B y Trejo se rompió los ligamentos cruzados y tuvo complicaciones con otras lesiones que le hicieron perder terreno. En 2015, con la llegada de Mauricio Pellegrino al banco del Rojo, tuvo un resurgir y hasta metió un gol frente a Olimpia que le valió una clasificación en la Copa Sudamericana en 2015. Ese fue su punto máximo.

¿Qué sucedió después? La poca continuidad le costó agarrar ritmo y también hubo algo que lo hizo perder protagonismo. "Estuve con contrato con Independiente pero sin jugar. Sinceramente hubo cosas que no me gustaron, cómo por ejemplo no tener fútbol ni en Reserva. Eso te bajonea porque uno entrena para tener una continuidad que le permita estar en el nivel de sus compañeros", cuenta Trejo.

El club que lo formó como futbolista no se la hizo fácil a la hora de encontrar nuevo destino: "Fue muy difícil porque me avisaron el último día del mercado que no iba a ser tenido en cuenta.Después jugué en Quilmes e hice pretemporada con Chicago, pero no funcionó. El último día el entrenador me dijo que no había quedado y por eso estoy sin club".

A la hora de encontrar explicaciones el hombre de 27 años no se esconde a la hora de explicar porque su caso se hizo viral en las redes: "Entiendo que algunos no entiendan que uno tiene que trabajar. Todo trabajo es digno y he trabajado de cosas peores. Lo hago por mi familia y mi mamá. Trato de que no les falte nada. Tuve q pagar el velatorio de mi papá que falleció hace 4 meses. Nada fue fácil, pero la verdad que no le presto mucha atención a lo que dice la gente en las redes".

Su caso se dio a conocer porque un usuario de Twitter (@IvaanPuga) puso: "mi hermana pidió un Uber y vino Juan Manuel Trejo. No hay remate". El tuit levantó mucho repudio contra el usuario que quiso minimizar el nuevo trabajo del futbolista.

Un caso que humaniza al futbolista y que deja bien claro que el futuro seguro en el fútbol es para muy pocos. Y Juan Manuel Trejo, lamentablemente, no es uno de ellos. Por eso buscó otro camino, mientras sigue buscando trabajo de lo que sabe hacer: patear una pelota. 

Más de Deportes