Poltica

El plan de Lavagna para ganar la interna peronista

El ex ministro cree en las chances de una "tercera va" equidistante del macrismo y el kirchnerismo. Aspira a que se "bajen" los precandidatos peronistas

Roberto Lavagna dej en claro lo que todo el mbito poltico vena sospechandodesde hace un ao: que su eventual candidatura presidencial est condicionada aque se produzca un verdadero "operativo clamor" en el cual todos los pre-candidatosdel espacio peronista no kirchnerista renuncien explcitamente a postularse y vayana pedirle que lidere el regreso al poder.

No por casualidad, la reaparicin pblica del ex ministro se produjo luego delmenguado acto de Alternativa Federal en Mar del Plata, en el que, con muchasausencias de dirigentes, se sacaron la foto Sergio Massa, Miguel ngel Pichetto y elcordobs Juan Schiaretti. Pegaron el faltazo cinco gobernadores, incluyendo a JuanManuel Urtubey, lo cual puso una nota de duda sobre el futuro de ese espacio, que secomprometi a disputar una interna.

En ese acto, flojo en concurrencia de dirigentes y de militantes, Massa tuvo elprotagonismo absoluto, con un discurso en el que empez aclarando que hace nueveaos que no se habla con Cristina pero hizo un guio para los adherentes del espaciokirchnerista Unidad Ciudadana.

El propio Lavagna, que prefiri quedarse en su casa de veraneo de Caril y seguir elacto por TV, envi un video en el que habl sobre la necesidad de "un gobierno deunidad nacional".

"Hoy a la Argentina le hace falta eso: un gobierno de unidad nacional que no es deunanimidad pero s es generar en un grupo muy amplio sustento poltico, identidadde ideales, de valores, equipos para enfrentar la situacin que hoy vivimos, que escompleja", afirm.

Lo cierto es que Lavagna, como todos, tiene encuestas en la mano y hace una lecturapoltica del momento. Segn los sondeos ms crebles, Massa y Urtubey, sumados,hacen 9,5 puntos, muy lejos del binomio polarizador que forman el presidenteMauricio Macri y la ex mandataria Cristina Kirchner.

Esas encuestas marcan al propio Lavagna tercero en intencin de voto con 13,1%. Ycuando se le presenta a la gente un "men" de candidatos que no incluye a Cristina, entonces las posibilidades de Lavagna suben a 15,6%.

La apuesta a la "bajada" generalizada


En definitiva, lo que qued en evidencia es que Lavagna s quiere ser presidente,pero no quiere ser candidato en una interna. En otras palabras, confa en que con elcorrer de las semanas, y a medida que las encuestas confirmen que ningnperonista de Alternativa Federal tiene entidad como para romper la polarizacin, lospre-candidatos empiecen a bajarse solos.

l mismo mencion el plazo de junio para la definicin final sobre una postulacin. Aunque, claro est, en el mbito poltico se cree que la situacin quedar clarificadamucho antes, acaso en abril. Lo cierto es que, a esta altura, nadie en el peronismo seanima a afirmar con total certidumbre que la eleccin interna con mltiplescandidatos se vaya a realizar.

Lo que Lavagna siempre ha sugerido entrelneas, y ahora de manera cada vez msexplcita, es que espera un reconocimiento del resto del espacio poltico en elsentido de que l es la nica persona capaz de liderar un movimiento que rompa lalgica binaria del macrismo y el kirchnerismo.

No haban pasado dos das del acto de Mar del Plata, cuando Lavagna, que venaesquivando al periodismo, concedi una entrevista radial en la que marc diferencias con Massa y afirm tajantemente que no estaba dispuesto a dar pelea enuna interna. El mensaje implcito es que no slo no le interesaba competir con eltigrense, sino que hasta crea que deba deponer sus aspiraciones presidenciales.

Lo cierto es que nadie se sorprendi por esa definicin. A sus casi 77 aos y con unavasta trayectoria como economista y funcionario, nadie se lo imagina trajinando elpas en busca de votos, en disputa con pre-candidatos que cuentan con un aparato deintendentes y militantes, y que vienen preparndose desde hace aos para buscar suoportunidad.

Para entender la postura de Lavagna hay que recordar que ya fue candidato en 2007,cuando se ubic tercero con 16,9% de los votos. En aquella oportunidad, bajo el lema"Una Nacin Avanzada", lo acompa como candidato a vice el actual gobernador deJujuy, Gerardo Morales. Y una de las figuras principales de su campaa fue JavierGonzlez Fraga, a quien ya haba sealado como el eventual ministro de Economaen caso de ganar.

Es decir, en aquel momento hubo dos figuras con origen poltico en la Unin CvicaRadical, con fuerte perfil opositor al kirchnerismo pero tambin equidistantes de lasopciones ms ligadas a la visin "neoliberal" de la economa.

Y ese es el camino que el ex ministro quiere volver a recorrer. Est convencido deque en la Argentina hay espacio -acaso mayoritario- para un discurso neo-desarrollista, que se distancie tanto del intervencionismo kirchnerista como delactual plan "fondomonetarista" que gerencian los funcionarios macristas.

La "tercera va" gana adeptos

Pero los porcentajes de intencin de voto para los precandidatos peronistas no sonlos nmeros a los que ms importancia le asigna el ex ministro. Para l, la clave de laprxima contienda es la encuesta en la cual se le pregunta a la gente si prefiere quecontine Cambiemos en el poder, que regrese el kirchnerismo o que gane unafuerza alternativa. Y ah es donde el sueo presidencial se le aparece con mayorclaridad.

El sondeo de la consultora Sinopsis realizado en enero marca que la preferencia porla alternativa lidera claramente, con 33,4% de menciones, contra un 31,0% quequiere la continuidad de Macri y un 26% que extraa a Cristina. Y todava con un8,7% de indecisos para seducir.

"Hay una enorme cantidad de argentinos que no quieren votar en los dos extremos; eso abre un camino, porque demuestra un nivel de frustracin y desencanto muyfuertes en la poblacin. Desde ese punto de vista, la demanda est", dijo Lavagna, como justificacin para su postura.

Esa sensacin de Lavagna, que hasta hace pocas semanas pareca reida con laopinin mayoritaria sobre un escenario polarizado, empieza a ganar adeptos.

Por caso, una misin de inversores extranjeros que estuvo en los ltimos das enBuenos Aires, ms interesados en saber cmo est el panorama electoral que el planeconmico. Luego de entrevistarse con figuras del Gobierno y la oposicin y deanalizar encuestas, se fueron convencidos de que una "tercera va" alternativa almacrismo y al kirchnerismo es posible.

Estos inversores creen que las chances de un candidato como Lavagna crece en lamedida que los indicadores econmicos sigan siendo negativos. Y su visin es que larecesin no mostrar signos rpidos de reversin.

Lo que viene ahora es la recta final para tratar de instalar la candidatura. En el planode la opinin pblica, eso implica apelar al recuerdo de los buenos tiempos de altosniveles de consumo y a reverdecer la imagen de Lavagna como hombre que super los peores momentos de la crisis de 2002.

Ese fue el tono con el que por primera vez se habl del tema, cuando el ex presidenteEduardo Duhalde propuso su candidatura.

"El prximo presidente yo ya s quin va a ser: va a ser Roberto Lavagna, no tengoninguna duda. Necesitamos un hombre que supere las grietas, no es cualquiera quepuede ir, necesitamos experiencia", deca Duhalde el ao pasado, cuando nadiepareca prestarle mucha atencin.

El ex presidente tiene un vnculo especial con Lavagna: considera que su llegada algobierno fue lo que le permiti atravesar el peor momento econmico y social delpas. Tanto que siempre dijo que su nombramiento haba sido el mejor consejo quele dio Ral Alfonsn.

La propuesta de Duhalde recin se empez a tomar en serio cuando una encuesta deD'Alessio Berensztein marc una cifra impactante: Lavagna contaba con 55% deimagen positiva, lo cual lo converta en el poltico argentino mejor visto por laciudadana, superando a Mara Eugenia Vidal.

Pero eso no era todo: Lavagna no solamente logra el apoyo en sectores peronistasenfrentados entre s -como el kirchnerismo y el Frente Renovador de Massa-, sinoque tambin capta adhesiones entre votantes de Macri que estn desilusionados porel escenario de estancamiento econmico.

Acaso lo ms llamativo era que aunque pas ms de una dcada desde la ltimaactuacin protagnica de Lavagna -su candidatura presidencial en 2007- mantieneun alto nivel de conocimiento entre los ms jvenes.

"Tiene un alto grado de conocimiento en la ciudadana, incluso entre los jvenes, apesar del bajo perfil que mantiene desde hace tiempo", apuntaba entonces SergioBerensztein, el politlogo que puso nmeros al fenmeno Lavagna.

"Es uno de esos casos en que la gente no recuerda tanto su figura sino que ms bienasocia su nombre con una etapa histrica de crecimiento. Me hace acordar lo que lepasaba a Alende en los ?80, que 20 aos despus de haber sido gobernador seguasiendo identificado como un buen gestor", agregaba.

En definitiva, este parece ser el momento del lanzamiento de Lavagna. Pero claro, queda la pregunta de si es demasiado tarde. A fin de cuentas, lo que el ex ministroquiere es que los dems se bajen, pero Massa parece lanzado en una carrera ya sinmarcha atrs.

Sin embargo, en el universo peronista nunca se puede descartar nada. La nicalealtad en ese espacio es con el poder. Y, como todos saben, si alguien aparece comoganador seguro, los dems se encolumnan sin importar los discursos previos.

Las prximas semanas prometen ser vertiginosas en esas definiciones decandidaturas. Al calor de las encuestas, el peronismo definir si le conviene unainterna como mltiples pre-candidatos o, como quiere Lavagna, jugar sus fichas a un"operativo clamor".

Ms de Poltica