Viral

Los programas de TV que hoy no podrían salir al aire

La anunciada vuelta de "La peluquería de Don Mateo" volvió a disparar la polémica. ¿Atrasan ese tipo de programas?

"Solo te pido contexto histórico", me dijo un amigo cuando comenzó la revisión de los contenidos televisivos que nos acompañaron -y que nos gustaban- a finales de los 90's y principios del 2000.

Lo entiendo. No se puede analizar desde el nuevo paradigma social un humor de hace más de 20 años. Pero hace unos días confirmaron que vuelve (la última vez que estuvo al aire fue en 2016) "La peluquería de Don Mateo", un programa estilo sketch con todos los condimentos que ya no se toleraban en televisión, y se reavivó la polémica. ¿Atrasa que un programa de ese estilo esté en el prime time? Si no modifica su dinámica, sí.

La "bebota" (en realidad es manicura o secretaria, no es tan claro) que se pasea por la escenografía de una peluquería y no siempre entiende los comentarios o los chistes (¿chistes?) que le hacen, un poco atrasa. Es una chica decorado porque, además, no habla (en 2016 lo interpretó Florencia Peña y tuvo diálogo pero solo en esa oportunidad). ¿Se imaginan un programa donde dos mujeres se sienten a hacerse las manos (porque si lo vamos a hacer tiene que respetar los estereotipos) y por atrás se pasee un pibe "lindo pero bruto" en ropa interior haciendo nada? No, no se lo imaginan... entonces ese contenido es sexista. Además, siempre había un "enferma", "tarada" o "bruta" en "tono jocoso" en los diálogos.

Pero ¿qué pasa con el sketch de "La Nena" que hacía Francella? Se habló mucho y los protagonistas salieron a defender el producto. Esta discusión no es nueva. Lo revulsivo del arte es tema de debate desde siempre y el acuerdo tácito es que estas polémicas no invalidan la obra ni al autor. Sin embargo, hoy ese sketch es impensado. Quizás porque no es Lolita, de Nabokov, ni "Belleza americana", la película de Alan Ball y Sam Mendes. También por el MeToo y la denuncia de Thelma Fardin. Nadie se arriesgaría a hacer ese tipo de producto hoy. Pero en ese momento (2001-2002, con repeticiones que llegaron hasta el 2006) no se ponía en cuestión que un hombre maduro tenga fantasías sexuales con la amiga de su hija menor de edad. Los feminismos y su lucha contra la violencia de género, los estereotipos y la naturalización del abuso han dado sus frutos.

¿Y "Rompeportones"? Estuvo al aire en 1998 y su "humor" (que en ese momento era el humor estandarizado) consistía en varones que pedían a chicas que se desnuden (con diferentes excusas y decorados) y hacían "chistes", casi siempre a costa de ellas. Humor de machos, se podría decir. Humor un poco violento pero tan naturalizado que aún hoy ese tipo de humorista se queja de que "ahora no se puede decir nada". Y no es tan así. Cualquiera puede decir cualquier cosa. Lo que pasa es que ahora ese "humor" se cuestiona y se escracha, y quienes hacen "chistes" racistas, homofóbicos y misóginos no suelen ser abiertos a las críticas.

En el último tiempo, hubo mucho "mea culpa" de conductores de televisión, productores de contenidos y actores y actrices respecto a sus actitudes previas a la llamada "deconstrucción" machista. Y seguro una canción como "Lindo pero bruto" de Lali y Thalía -que tanto revuelo causó- no solo no hubiera llegado a grabarse pocos años atrás sino que hubiera tenido muchas más críticas de varones ofendidos. Ahora habrá que esperar para ver si la "ola feminista" contagió a la "La peluquería de Don Mateo".

Más de Viral