Mundo

La escalofriante pregunta de la Reina al enterarse de la muerte de Lady Di

Se enteró en su palacio de Balmoral, en donde se encontraba vacacionando junto a los hijos de la difunta princesa.

La madrugada del domingo 31 de agosto de 1997 quedó marcada en la retina de la familia real inglesa. Era verano y los hijos de Lady Di disfrutaban de unas privadas vacaciones junto a su padre, el príncipe Carlos, y sus abuelos en el castillo de Balmoral, ubicado en Escocia, a más de 11 mil kilómetros de Londres.

La relación entre Lady Di y la reina Elizabeth siempre fue complicada.

Los príncipes Harry y William tenían 12 y 15 años. Dormían cuando sonó el teléfono con la noticia de que su madre, quien vacacionaba en París junto a Dodi Al-Fayed, había sufrido un accidente automovilístico en el Puente del Alma de París. Fue uno de los secretarios privados de la reina Elizabeth quien recibió la información. Todavía no habían confirmado su muerte.

William y Harry tenían 15 y 12 años cuando murió su mamá.

Desorientada por el horario, la reina salió de su dormitorio en bata y con una botella de agua caliente en sus manos. A su lado se encontraba su marido, el príncipe Philip; y su hijo mayor y ex marido de Diana, el príncipe Carlos. "Su primera reacción fue preguntar: ?¿Alguien le engrasó los frenos al auto?'", aseguró la biógrafa real Ingrid Seward.

¿Alguien le engrasó los frenos al auto?'"

En efecto, fue la propia reina quien se preguntó de inmediato si el accidente pudo haber sido, en realidad, un asesinato debido al problemático desafío que presentaba el perfil de la princesa para el establishment inglés. Luego de recibir la confirmación de su muerte, fue Carlos quien tomó la decisión de no despertar en el medio de la noche a sus hijos.

Más de Mundo
¿Por qué no había estrellas en las imágenes que se registraban del suceso? ¿Por qué flameaba la bandera colocada por los astronautas si la luna está en el espacio? El periodista especializado Diego Córdova desarma las teorías conspirativas.
A 50 años: Mitos y verdades sobre la llegada a la Luna