Deportes

El plan de Riquelme para ser dirigente de Boca

Hoy no se imagina presidente. Iría de vice en alguna fórmula en la elección de fin de año. El 10 charló con Macri y Angelici. También lo valoran Beraldi y Ameal. ¿Con quién jugará?

Pisa la pelota. La tiene debajo de la suela. Como en sus mejores tiempos. A fin de cuentas, fue uno de los mejores jugadores de la historia de Boca. Juan Román Riquelme pensaba primero, jugaba después. Y la rompía, claro. Y conquistaba multitudes.

Hoy por hoy, ese es su mayor capital político. Y el amor que siente por el club. Por eso Román está decidido a jugar, según cuentan en su entorno, pero esta vez desde un cargo en la Comisión Directiva. ¿A quién acompañará en las elecciones de diciembre?

"Es la carta ganadora", repiten en los pasillos de Brandsen 805. Riquelme lo sabe. Y aunque hoy no se imagina como presidente, no descarta nada. Hace un tiempo confesó que le gustaría ser el vice de alguna fórmula para no quedar pegado con los resultados. "Si soy manager, me pueden echar", le confió a un integrante de su círculo íntimo. La experiencia de Carlos Bianchi, a quien Román quiere como un padre, fue negativa. Y no quiere seguir ese camino.

Entonces, Riquelme coquetea con la posibilidad de subirse a uno de los espacios de un club históricamente politizado, pero todavía no le dice "sí" a ninguno Y aunque en octubre se acercó a Mauricio Macri, no está definido si se sumará al oficialismo. Ni siquiera el Presidente de la Nación tiene claro si Christian Gribaudo, el candidato de Daniel Angelici, es la mejor opción para la continuidad del proyecto. Había pensado en Andrés Ibarra, pero al vicejefe de Gabinete lo necesita metido en el Gobierno. Sobre todo, en este año que lo tendrá como protagonista en otra contienda electoral más importante: la renovación de su mandato en la Rosada.

Respeto. Ameal, cuando era presidente de Boca, le renovó al crack.

Emanuel Ruiz, aquel delantero apodado Suchard, fue gestor del reencuentro entre Macri y Román. Actualmente es el Director de Línea Social de la Provincia de Buenos Aires y venía trabajando para propiciar el mano a mano y zanjar alguna vieja diferencia. Unos meses después, jugaron al fútbol en la Quinta de Olivos. Estuvieron varios ex campeones de 2003 y actores de la política nacional. Entre ellos, el propio Gribaudo, quien además es secretario general del club y presidente del Instituto de Previsión Social bonaerense.

"Algunas cosas cambiaron", deslizaron en cerca de Riquelme, que quiere apostar a ganador. La derrota con River en la final de la Copa Libertadores y los insultos que recibió Angelici el domingo modificaron el panorama. El presidente de Boca quedó golpeado por la bronca que se manifestó desde los cuatro rincones de la Bombonera. Así y todo, sus allegados consideran que el socio valora su gestión, independientemente de lo deportivo. Confía en Gribaudo, de quien ya se observaron pintadas en la General Paz. Pero necesita del "10", que sería un gigantesco paraguas protector. ¿Alcanzará haberle facilitado la Bombonera para su despedida?

Cerca del 10. José Beraldi, ex vicepresidente.

En la oposición también observan a Román como un jugador ideal para pegar el salto, pero no quieren ser invasivos. "Si Román quiere presentarse con otra lista, no hay problemas. Me voy a la platea y lo dejo que gobierne", le dijo Jorge Amor Ameal a Clarín. La frase del ex presidente, quien sucedió a Pedro Pompilio tras su muerte en 2008 y se desempeñó en el cargo hasta 2011, deja claro que nadie quiere enfrentar a Riquelme.

"Yo le firmé el mejor contrato de la historia y eso fracturó a la Comisión Directiva", sostiene Ameal. Aunque aclara: "No lo quiero molestar. Si quiere estar, charlaremos". El empresario de Berazategui volvería a presentarse con Mario Pergolini, conductor de radio y televisión.

El candidato de Angelici. Christian Gribaudo, secretario del club.

José Beraldi, histórico dirigente y empresario camionero, dice que hace tiempo no charla con Riquelme. Y agrega, en diálogo con este diario: "Todavía no tengo al vicepresidente". En ese sentido, Víctor Santa María, secretario general de los porteros y presidente del partido justicialista porteño, no lo acompañará como en las elecciones de 2015. Si Román decide postularse, se encolumnará detrás suyo. Si no, iría por su cuenta. César Martucci, ex secretario del club entre 2011 y 2015, también tiene apetencias presidenciales. Hasta el peluquero Fabio Cuggini se lanzó a la carrera.

Otro oficialista. Royco Ferrari, el vice que quiere jugar su carta.

En las últimas elecciones votaron 26.083 socios, casi la mitad del padrón habilitado. Angelici ganó con el 43,7%, seguido por Ameal (30,91%) y Beraldi (25,13%). Hubo 50 votos (0,19%) entre blancos e impugnados. La oposición quiere aprovechar ese 56%. Y hay quienes piensan que la mejor opción es un frente único.

Ex secretario. César Martucci, hombre de la gestión entre 2011 y 2015.

"No es cuestión de ir amontonados. Ganar se puede, pero la experiencia que tenemos es que adentro del club se hace difícil gobernar con distintas vertientes", le dijo Pablo Abbatángelo, presidente de la Agrupación La Bombonera a Clarín. Hay 15 agrupaciones políticas, 10 oficialistas. Seis de ellas no están convencidas de que se elija a Gribaudo a dedo y quieren medir a sus propios candidatos para después definir: Royco Ferrari (actual vice), Marcelo London, Fabián Parra y Carlos Aguas.

Coiffeur. Fabio Cuggini, el peluquero que se quiere subir a la carrera.

La diáspora es grande. Incluso, hay un tema que será leimotiv de las campañas: ¿qué pasará con la cancha de Boca? ¿Se ampliará o se mudará? Román, en tanto, espera. ¿Y qué papel jugará Carlos Tevez, quien ya anunció que está atravesando su último año como jugador?

Más de Deportes
Los dirigidos por el cordobés se imponían por 1-0 con gol de Matías Palacios y en menos de 20 minutos recibieron cuatro goles en contra. Un resultado que dejó afuera a Perú del próximo mundial y clasificó a los dos protagonistas del encuentro
Escándalo por un posible arreglo de Aimar y la Sub17