Mundo

Lujos y drogas: así viven los "niños ricos" del chavismo

Contra la filosofía predicada por Chavez y Maduro ("Ser rico es malo"), sus parientes jóvenes presumen de su riqueza mientras Venezuela se desangra.

Venezuela ha vivido en los últimos años un colapso económico marcado por la hiperinflación y la escasez de insumos de primera necesidad. Millones viven en la pobreza, mientras al menos 2,3 millones huyeron del país desde 2015, según la ONU, que considera este éxodo el mayor en la historia reciente de América Latina. Las multitudinarias protestas contra este sistema dejaron ya más de 40 muertos y unos 1.000 detenidos por las fuerzas armadas de Nicolás Maduro.

 Alejados de esa terrible realidad, un grupo de hijos del poder venezolano gastan sus dólares para pagar sus vacaciones en los hoteles más lujosos del mundo. Entre estos "niños mimados" del chavismo se encuentra la hija mayor del líder de la revolución bolivariana, Hugo Chávez, María Gabriela, quien se calcula que es la mujer más rica de Venezuela. Tendría una fortuna personal de más de 4.000 millones de dólares escondida en cuentas bancarias de Europa. 

La mujer, de 38 años, ganó su gran fortuna mientras actuaba como primera dama de su padre socialista presidente, el ex teniente coronel Chávez, después de que se divorciara de su segunda esposa. El fallecido mandatario dijo que María Gabriela fue su "heroina" cuando pidió ayuda al líder cubano Fidel Castro tras el fallido intento de golpe de Estado de 2002 que pretendía deshacerse de su régimen socialista. Actualmente ocupa el cargo de embajadora alternativa de Venezuela ante las Naciones Unidas en Europa. 

 Sin embargo, Gabriela, y otros niños de la elite socialista de Venezuela, parecen haber olvidado el lema de Chavez: "Ser rico es malo, es inhumano". Su hermana menor "Rosines" huyó del país avergonzada horas de publicar una foto con las manos llenas de billetes de dólares en las redes sociales en 2016. Mientras los maestros venezolanos prácticamente están trabajando gratis y las tasas universitarias están por los techos, Rosines vive en Europa, quizás disfrutando de sus dólares. Se calcula que Chávez dejó a sus hijos una fortuna de US$ 1.800 millones.

Nicolacito, el Delfín 

 Por suerte para Maduro, su hijo "Nicolacito" Maduro Guerra mantiene un perfil mucho más bajo que los demás niños ricos del chavismo, y solamente se metió en problemas el día que amenazó a Donald Trump con apoderarse de la Casa Blanca si el ejército de los Estados Unidos invadía Venezuela. Dos años antes, el parlamentario había sido capturado en un video, en el lujoso Gran Hotel Meliá, bailando al ritmo de música árabe mientras le caía una lluvia de billetes de dólares.

Sin experiencia laboral y con un currículum educativo conservado como secreto de Estado, Nicolacito es miembro de la Asamblea Nacional Constituyente y su vida política es una suma de los favores paternos. De flautista en una orquesta nacional pasó a ocupar sucesivamente tres altos cargos públicos en la administración chavista -entre ellos, jefe del Cuerpo de Inspectores Especiales de la Presidencia de la República- desde 2014. 

 Tras aquel nombramiento, el joven de veinte años recorrió Venezuela para proclamar alabanzas a los mandatarios chavistas y críticas contra los opositores: "El PSUV va a salvar a la humanidad", predica el hijo presidencial. Posteriormente, fue nombrado director de la Escuela de Cine de Venezuela, una designación polémica. "El hijo de Maduro no sabe nada del Séptimo Arte. De lo que sí sabe es de robar cámara", opinó el dramaturgo venezolano José Tomás Angola. "El colmo del desprecio y del cinismo", resumió un colega.

 Nicolacito es fruto del primer matrimonio de Maduro. En 2013, el mandatario se casó con Cilia Flores, apodada la "primera combatiente" y que también forma parte de la Constituyente que busca, todavía infructuosamente, cambiar la Constitución. Flores es una abogada de 60 años que participó en la defensa de Chávez cuando estuvo preso en 1992. Bajo su tutela, la esposa de Maduro ocupó importantes cargos en el partido y en el Estado, incluida la presidencia del Parlamento.

 El Tesoro de Estados Unidos introdujo en su "lista negra" a la primera combatiente, incluyéndola en una larga lista de hombres y mujeres del chavismo relacionados con actividades de corrupción y narcotráfico, violación de los derechos humanos o la sistemática destrucción de la democracia venezolana. Según informó, sus tres hijos estuvieron entre los grandes beneficiados de un esquema de corrupción que sustrajo hasta US$ 1.200 millones de PDVSA.

Los hijastros y los "narcosobrinos" de Maduro 

 La familia de la primera dama también se "colgó" de los petrodólares venezolanos. Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores, sobrinos de Cilia, fueron encarcelados en 2017 por 18 años cada uno después de haberlos capturado tratando de contrabandear $ 20 millones en cocaína a los EE.UU. a través de Haití. Al momento del arresto, según la periodista venezolana Maibort Petit, los chicos confesaron que el transporte de la droga era supervisado por Diosdado Cabello, uno de los pilares del chavismo, y Tareck El Aissami, vicepresidente de la Nación.

 Yoswal Gavidia Flores y Walter Gavidia Flores, hijos de la primera dama, son considerados por Maduro como sus propios hijos. Los jóvenes gastar unos 45 mil dólares en una extravagante estadía de 18 noches en el hotel Ritz de París, donde las habitaciones cuestan 591 dólares la noche, el equivalente al salario mínimo mensual de 2.000 venezolanos. Los dos hijastros presidenciales también fueron vistos en restaurantes de lujo y tiendas de ropa y joyas de Madrid, mientras una de cada doce familias venezolanas se ve obligada a buscar comida en los contenedores de basura.

Según informó el diario español La Razón en un artículo titulado "Los hijos de Maduro se alojan 18 días en el Ritz en plena ola de represión", Yoswal y Walter gastaron en total unos US$ 46.000 en su estadía en el lujoso Ritz en Madrid, además de sus visitas a los mejores restaurantes madrileños y tiendas de lujo, calificando sus hábitos como "un tren de vida al que están acostumbrados desde hace años los dos hermanos, que pasan muchos meses fuera de Venezuela y acostumbran viajar en vuelos privados". Los gastos mínimos entre hotel, transporte y compras habrían superado los 40.000 euros. 

 La vida loca de Yoswal y Walter se terminó el año pasado cuando junto a su hermano Yosser fueron acusados por el senador estadounidense Marco Rubio de estar involucrados en un plan de lavado de dinero en septiembre de 2018. En la trama habrían transferido más de US$ 600 millones provenientes de PDVSA -la compañía petrolera estatal venezolana- a una compañía pantalla con sede en Hong Kong controlada por, como los calificó Rubio, "conspiradores venezolanos". De acuerdo con el senador, parte del dinero (185 millones de dólares) fue enviado a los tres hijastros de Nicolás Maduro.

 Daniella, hija de Diosdado Cabello y de la ministra de Turismo, Marleny Contreras, completa la lista de niños ricos del chavismo. La hija del revolucionario, involucrado en el extranjero en numerosos casos de lavado de activos y narcotráfico, se presenta ante Venezuela como una "influencer" y derrocha glamour en sus posteos en Instagram, donde comparte cariñosas fotos junto a su padre, románticas imágenes con su novio cantante y otras instantáneas de su trabajo como voluntaria, de su programa de radio y su carrera musical. En junio de 2018, las autoridades estadounidenses dijeron que confiscaron a la chica unos 800 millones de dólares. 

 El presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, defiende apasionadamente, y en numerosas oportunidades, a los hijos y sobrinos del poder venezolano. "¡Que vergüenza la forma de hacer política de la oposición! Hoy, casualmente comenzaron con María Gabriela Chavez y hoy, casualmente, en un periódico, atacan a Nicolasito, el hijo del Presidente", dijo en un efusivo discurso al tiempo que apelaba a la compasión de sus seguidores: "Van por nuestras familias; así es la derecha. Es una forma de fascismo, no tienen ningún tipo de respeto por la familia". 

Más de Mundo
La Amazonía de Brasil sufre las consecuencias de un incendio que avanza a velocidad récord. Las imágenes satélitales detectaron 9.507 nuevos incendios forestales y baten un récord que destruye paso a paso la zona selvática.
Que se sabe del incendio que consume el Amazonas