Política

Los argumentos de Vidal para convencer a Macri a desdoblar

Mientras una comisión debate los argumentos técnicos y jurídicos de un eventual desdoblamiento de las elecciones bonaerenses respecto de las nacionales, un equipo de María Eugenia Vidal analiza los argumentos más importantes: los políticos. Son los que tienen que usar para convencer a Mauricio Macri de la movida.


Lo que detectaron en este equipo, en base a encuestas de Aresco, de Federico Aurelio, es que:

  • En todos los casos, María Eugenia Vidal supera en imagen y en voto a cualquier candidato que pueda presentar el peronismo.
  • Cristina le gana a Macri en provincia en cualquier escenario, especialmente en el conurbano
  • En la mayoría de los distritos que gobierna el peronismo, estarían en condiciones de retener las intendencias, salvo casos muy puntuales.

En la última encuesta de Aresco se plantearon distintos escenarios sobre cómo se comportaría el electorado según cómo se presentara la boleta:

  • Escenario 1: boleta completa (presidente, gobernador e intendente);
  • Escenario 2: Gobernador + intendente por un lado; y la de presidente por el otro.

Lo que determinaron es que en muchos distritos el intendente le aporta hasta 4 puntos extra a la candidatura presidencial de Cristina, que cuando se presenta el nombre por separado baja sensiblemente en las encuestas. Usarán como principal ejemplo el partido de Ezeiza, donde gobierna el peronismo con excelente imagen, según esas mismas encuestas que maneja Cambiemos.

Ese será el argumento central para sostener la idea de la división. Se le suma la idea de poder ofrecer una seguidilla de triunfos en un cronograma electoral que estará dominado por victorias peronistas, a las que Macri parece no tenerle miedo: aunque hace un año creían que podían ganar varias provincias, hoy el objetivo es retener lo que hay.

Dos demostraciones para tener en cuenta: en Catamarca la imagen negativa de Macri es del 70%; en Córdoba (que le hizo ganar la elección en 2015) la positiva es de 40% (llegó a ser 75%).

¿Qué pasaría si el peronismo quisiera poner a Cristina a jugar contra Vidal? Según el equipo de la gobernadora le ganaría por importante margen y eso también ayudaría a que llegara devaluada a una eventual contienda nacional contra Macri.

El último factor a tener en cuenta es la economía. Para terminar de armar los argumentos hubo reuniones entre miembros del equipo de Vidal y Nicolás Dujovne, donde evaluaron la marcha de la economía.

De ese encuentro se llevaron dos conclusiones. La economía en marzo dejará de caer; en junio se recuperará el poder de compra del salario real. Eso de acuerdo a lo números de Hacienda. Por lo tanto, la elección bonaerense deberá ser después de esa fecha.

"Lo que tiene que quedar claro es que todos jugamos y queremos lo mejor para el proyecto Mauricio presidente. Esta idea de desdoblar sirve en tanto le aporte al proyecto nacional", explicó a A24.com uno de los que diseña esta estrategia.

En el macrismo duro no están convencidos de esta idea y el vidalismo va a acatar la orden del jefe político.

Otra que podría alterar los planes sería Elisa Carrió, en cuyo bloque ya salieron a marcar distancia de esta idea. De todos modos, no descartan que Carrió pueda seguir en silencio: "Ella dijo que está en contra de alterar el cronograma, pero no le va a pegar a María Eugenia". Quizás haya margen para mirar para el costado.

¿Cuándo se reunirán Vidal y Macri? Por ahora no está previsto que la gobernadora adelante la vuelta de sus vacaciones. Según fuentes de Provincia de Buenos Aires, el encuentro se daría recién después de que Macri vuelva de Brasil.

Más de Política
De cara a la celebración en Santa Rosa el equipo de campaña viralizó en redes una serie de afiches con históricos personajes peronistas a color para mostrar la unidad del movimiento nacional justicialista de cara a las elecciones. Miralos todos acá.
Los ocurrentes afiches peronistas del Frente de Todos
Juan Perón sabía que la Argentina era una presa de esa batalla entre el imperialismo saliente, Inglaterra, y el naciente, los Estados Unidos. Su impacto en estas tierras no se hizo esperar. El regordete y rubicundo embajador norteamericano, Spruille Braden, detestaba el ascenso del nacionalismo argentino. Había aterrizado en Buenos Aires el 21 de mayo de 1945 y su tarea era, precisamente, liderar la oposición contra los militares encabezados por Perón porque su país no confiaba en su tardía declaración de guerra contra el Eje.
Desde los tiempos de la Revolución Mexicana hasta la mediados del siglo XX ningún otro proceso político y social como el peronismo impactó tanto en América Latina. A pesar de tener como enemigos a las corporaciones mediáticas internacionales que lo tildaban de dictadura facistoide, había surgido como movimiento popular con la insurrección de los trabajadores fabriles del 17 de octubre de 1945 para liberar a Perón, prisionero del ala gorila del ejército. Meses después, llegan al gobierno en los primeros comicios democráticos desde el golpe militar de 1930 para compartir el poder con sectores de la mediana burguesía y la industria nacional. Juan Perón era el mentor y líder de una original revolución social de vocación latinoamericanista, que comenzaba a cambiar la Argentina desde una alternativa emancipatoria.
El discurso de Perón del 17 de octubre de 1945