Mundo

La oscura historia de Trump, Rusia y Miss Universo

Por casi diez años, Donald Trump fue copropietario de la Organización de Miss Universo, que incluía a los concursos de belleza de Miss U.S.A. y Miss TEEN U.S.A. Su presencia clave en la edificación del evento se mantuvo hasta que el magnate estadounidense hizo oficial su candidatura para la presidencia de Estados Unidos en 2015.

Historias de terror sexual

Durante las elecciones surgieron una gran cantidad de testimonios cuestionando las acciones de Trump durante los concursos. En 1997, en su primer año como propietario, entró en una controversia con Alicia Machado, reina de belleza en ese año, a quien acusó de haber ganado peso durante su reinado e incluso la siguió a un gimnasio para verla entrenar.

Por si fuera poco, en su tiempo presumió que le gustaba escabullirse en los vestidores de las concursantes y sorprenderlas cuando se estaban vistiendo, él era el dueño y tenía permitido todo. Aseguró que tenía la receta perfecta para aumentar los ratings: trajes de baño más pequeños y tacones más altos. A pesar de esta "receta", los números han venido en picada en los últimos años en Estados Unidos.

Estas "sorpresivas" visitas y la filtración de la cinta de Access Hollywood, motivaron a una gran cantidad de mujeres a romper el silencio y acusar a Trump por sus numerosos casos de acoso sexual. Todas ellas parecieron ser olvidadas, o simplemente no se creyó su veracidad, cuando Donald Trump se convirtió en el presidente de Estados Unidos.

Historias de conspiración internacional

Buena parte de los estadounidenses prefería a un magnate con acusaciones de acoso sexual que a una mujer que representara a la élite. La democracia estadounidense había funcionado, pero el concurso de Miss Universo ocultaba otra verdad que podría haber implicado una traición política.

En el concurso de Miss Universo de 2013, muchos jueces se vieron sorprendidos cuando descubrieron que varias concursantes que no habían elegido para pasar a la siguiente ronda lo habían hecho a pesar de sus votos. Como era recurrente, días antes del evento, el magnate se paseaba por los ensayos de la final para saludar a las concursantes y hablar con Paula Shugart, presidenta del evento.

Miss Jamaica de 2013 comentó en una entrevista a The New Yorker que Trump organizaba el evento en lugares donde quería establecer una relación comercial y que incluso las finalistas eran seleccionadas por el mismo Trump, y eran de los países con los que él quería hacer negocios.

El concurso de Miss Universo por años se celebró en países con climas tropicales, un aspecto entendible cuando se toma en cuenta la competición en traje de baño y similares. Sin embargo, esta tendencia se cambió en 2013, cuando se realizó en Rusia.

De Rusia con amor

La atracción de Trump con Rusia no fue espontánea, según el artículo de The New Yorker sus relaciones datan desde los días de la Unión Soviética, en los que intentaba establecer un hotel a unos pasos del Kremlin. La caída del comunismo coincidió con una crisis en las industrias de Trump, los bancos estadounidenses comenzaron a dudar sobre sus negocios, cuestión que lo obligó a llevarlos fuera del país.

En aquel tiempo intentó invertir varios millones de dólares para construir dos departamentos de lujo en Moscú. La primera vez que viajó al país por cuestiones de negocio fue en 1996, se entrevistó con representantes del gobierno de Boris Yeltsin, pero las pláticas no fueron fructíferas y este proyecto jamás vio la luz.

En 2007 intentó de nuevo negociar un trato con una constructora rusa para que Trump rentara el nombre en un complejo construido con dinero y administración local, pero nada se pudo resolver.

Todo cambió en 2013, cuando Emin Agalarov buscó a Trump para afianzar su carrera en la música con su video ?Amor'. Quería a una hermosa mujer lo protagonizara, se acercó a la organización de Miss Universo y al poco tiempo viajó a Las Vegas para cerrar el trato con el magnate estadounidense.

Las conexiones y facilidad de este cantante para acercarse al futuro presidente de Estados Unidos se entienden cuando se toma en cuenta que su padre, Aras Agalarov, es un millonario ruso. En la reunión se acordó que el concurso de Miss Universo se realizaría en aquel año y, según varios reportes, la familia Agalarov invirtió 20 millones de dólares para organizar el evento. Ante la firma del acuerdo, Trump no tardó en mostrar su emoción en Twitter al preguntarse si Putin asistiría al evento.

Extrañas noches rusas

Trump asistió a Rusia en noviembre, aparentemente durante una reunión le ofrecieron llevar a su cuarto a cinco mujeres, lo cual rechazó pensando que era una broma. La organización continuó sin contratiempo e incluso en una sala de conferencia en su hotel recitó su famosa línea "You're fired", video que sería utilizado en un video del artista.

El sueño de Trump de conocer el líder ruso no se cumplió; Putin jamás se presentó en el concurso, pero le envió una caja decorativa con una nota como premio de consolación.

De aquella estancia quedó más que una aparición en un video musical. Según el dossier Trump, durante las dos noches que pasó en Rusia, las autoridades rusas lograron conseguir un kompromat, o un video comprometedor. En la supuesta cinta se podría ver a un número de prostitutas haciendo una Golden shower frente a él en la cama donde Barack y Michelle Obama alguna vez que quedaron. En numerosas ocasiones se ha negado la existencia de dicho documento, pero los hechos que surgieron de aquella estancia lanzan sospechas.

Los vínculos se mantuvieron durante las elecciones del 2016, cuando Rob Goldstone, el publicista de Emin, le envió a Donald Trump Jr. una oferta donde le aseguraba tener información que afectaría a Hillary Clinton como parte de un esfuerzo del gobierno ruso para favorecer a su padre. Días después, varios miembros de la campaña de Trump se entrevistaron con una abogada rusa llamada Natalia Veselnitskaya para dialogar sobre la supuesta investigación.

La Casa Blanca ha negado rotundamente cualquier vínculo con el gobierno ruso y asegura que no existió ninguna colusión entre Trump y Putin para ganar las elecciones de 2016. Aquella noche de Trump y los baños de orina sólo es un rumor, que cobró fuerza cuando defendió a Putin ante las acusaciones sobre la interferencia rusa durante las elecciones de 2016 y con el nuevo video de Emin, donde hace referencia al infame video.

¿Trump vendió su alma a Rusia en Miss Universo 2013 para ganar la presidencia tres años después? Sólo los implicados saben la respuesta de esta extraña ruleta rusa.

*

Jeffrey Toobin, "Trump's Miss Universe Gambit", The New Yorker

Más de Mundo