Política

Vidal lo hace fácil

La gobernadora María Eugenia Vidal aprobó, en tiempo record, y con una sesión casi conjunta de ambas cámaras legislativas, el presupuesto para el próximo año y el endeudamiento necesario para hacerle frente a ese estimativo gasto anual.

La gobernadora María Eugenia Vidal aprobó, en tiempo record, y con una sesión casi conjunta de ambas cámaras legislativas, el presupuesto para el próximo año y el endeudamiento necesario para hacerle frente a ese estimativo gasto anual.

Para lograrlo hizo todo lo que el manual de la política indica: dialogó hasta el cansancio con propios y extraños, visitó a Sergio Massa a su oficina en más de una oportunidad, habilitó a todos sus funcionarios de confianza a hablar con los intendentes que tienen intereses cotidianos igual que ella, etc, etc, etc.

Una vez segura, la gobernadora habilitó la discusión y el lunes pasado, primero en Diputados, y luego en Senadores, aprobaron todo, incluída la posible creación de una bicameral para analizar las reformas políticas entre las que se incluyen la suspensión de las PASO y el desdoblamiento de las elecciones provinciales y municipales.

En el medio quedaron algunas concesiones como promesas de obras, cargos en los organismos de control y Banco Provincia y proyectos que, finalmente, no verán la luz del sol, como la expropiación de la arenera Nine en el puerto de Escobar o la creación de un impuesto para capacitación de los empleados de estaciones de servicios que favorecía al gremio de Carlos Acuña, aliado de Massa.

Con sus modales, Vidal tampoco se sumó a la campaña de habilitarle más poderes a las fuerzas de seguridad. Si bien son diferentes, en esto parece pensar igual que Elisa Carrió, quien no confía en las fuerzas que tienen que darnos seguridad.

Sin embargo, el gran poder que le dio este presupuesto a los intendentes, no puede medirse en plata, sino en poder liso y llano. De ahora en más, los Concejo Deliberantes de todos los distritos se le reducirá un 50% la plata que podrán gastar, con lo cual, todos los contratos que deban solicitar los concejales tendrán en el intendente el habilitado a dar o quitar.

Y todos saben que los concejales viven de su dieta, pero también de los contratos y del personal "en comisión" que está con él.

Para la semana próxima está prevista una reunión entre los intendentes "dialoguistas" con Joaquín De la Torre y Federico Salvai para poner blanco sobre negro sobre las partidas que necesitan para financiar obras que, en algunos casos, vienen siendo reclamadas desde hace dos años por lo menos.

El sector que quedó atravesado por la codicia política es el Frente Renovador. El diputado Jorge D ´Onofrio, a pesar que estaba todo consensuado, y que su bancada no iba a votar el presupuesto, tiró demasiado de la cuerda al querer meter en medio del debate la creación de una bicameral para el seguimiento del nuevo esquema de ingreso previsto por el juego on line.

Finalmente, el diputado se levantó y quedó solo. El resto de la bancada se quedó discutiendo, aprobando y rechazando, pero sentados, mientras que D'Onofrio se iba hirviendo del recinto.

Esta nota habla de:
Más de Política