General Rodriguez

El enigma del mecánico desaparecido y la macabra sospecha

La familia cree que un joven, quien fue detenido, lo mató para quedarse con sus cosas.

Hace 18 días que no aparece. Su familia repartió su foto y cortó rutas para que su cara se conozca. A Ariel Ale (38) lo vieron por última vez el 9 de noviembre y quien estuvo con él por esas horas es el principal sospechoso de un crimen -todavía- sin cuerpo.

Ariel heredó el oficio de su padre. Tenía un taller mecánico, adonde también revendía motos y autos usados. Ese negocio habría sido el disparador de su desaparición: su último "cliente", Damián Álvarez (28), está detenido y lo acusan de "hurto calificado", pero también lo investigan por homicidio.

Álvarez reconoció haber estado con el mecánico el viernes que desapareció. Contó que le compró dos motos y un auto por los que pagó 480 mil pesos, plata con la que Ariel se iría a Córdoba, de acuerdo a su relato.

Su versión, para el fiscal Fernando Luppi, de la UFI 10 de Moreno, estaba cargada de contradicciones. Por eso pidió su detención, que fue avalada por un juez.

El fin de semana en que Ariel desapareció de su casa de las rutas 24 y 5, en el barrio Las Latas, de General Rodríguez, Álvarez se robó documentación, herramientas y un televisor. Quedó filmado vendiendo las cosas en un local de Moreno y a vecinos de su barrio. No pudo explicar por qué tenía las llaves ni cómo llegó a sus manos la escritura de la casa de Ale.

El mecánico Ariel Ale (38) fue visto por última vez el 9 de noviembre en General Rodríguez. Hay un detenido.

"Quiso vender la moto de Ariel y llevó a un chico que quiso comprar la propiedad de mi hermano. Le dijo 'ésta es mi casa', abrió con sus llaves. Le mostró los papeles de la moto y se movía como si todo eso fuera suyo. Creemos que lo mató para quedarse con sus cosas", contó Fátima Ale (27), la hermana del mecánico, a Clarín.

La joven añadió: "Mi hermano era adicto (a las drogas) desde hace unos 10 años. Esta persona era conocido suyo, hermano de un amigo, y era quien le vendía cocaína, todos lo sabían. Tratamos que dejara de todas maneras, estaba yendo a unas reuniones para recuperarse pero después no quiso ir más. Yo siempre pensé que si mi hermano seguía así algo le podía pasar, pero una sobredosis o algo vinculado a su consumo, no una cosa como esta. Es terrible lo que estamos pasando, una película de terror que ves en la tele pero no pensás que te va a pasar a vos".

En las redes sociales, Fátima compartió un anillo de su padre que había heredado Ariel. "Este es el anillo de Ariel (que era de mi papá) que llevaba puesto al momento de su desaparición. Tal vez sea una pista. Si alguien se lo quiso vender o saben quién lo usa ahora, nos sirve", escribió.

 El anillo que tenía el mecánico desaparecido Ariel Ale, de General Rodríguez.

Ariel era el mayor de tres hermanos y tenía dos hijos, uno de 15 y uno de 10 años, de dos parejas diferentes. Al momento de su desaparición, vivía solo y atendía su taller en el garaje de su casa de Las Latas.

Los allanamientos realizados por la DDI de Moreno sostienen la sospecha del fiscal Luppi. En el domicilio de Álvarez las pericias con luminol dieron positivo: había manchas de sangre en ese lugar. Ahora esperan el resultado de los análisis para determinar si hay rastro genético de Ariel y si la vivienda de Providencia al 1000, en la localidad de Francisco Álvarez, pudo haber sido la escena del crimen.

Además hicieron allanamientos y rastrillajes con perros para intentar hallar algún rastro del mecánico y dar con su paradero.

Este lunes a las 17 hubo una marcha en sobre ruta 5 en la que amigos y familiares del mecánico pidieron por su aparición. "Yo creo que mi hermano está muerto. A nosotros nos interesa que se difunda su cara, y si alguien vio algo fuera de lo común, si lo tiraron por ahí, lo queremos encontrar", pidió Fátima. 

Más de General Rodriguez
La distribuidora Edenor detectó en un club de polo de la localidad bonaerense de General Rodríguez conexiones clandestinas que permitían el suministro de electricidad en la iluminación pública, las caballerizas y las bombas de riego para el mantenimiento de los campos.
Un club de polo exclusivo vivía colgado de la luz