Lomas de Zamora

El Club de la Pelea, una moda muy peligrosa

Adolescentes se juntan los domingos en una plaza de Lomas de Zamora para resolver a golpes sus diferencias.

Una plaza es, habitualmente, un lugar para la recreación, esparcimiento, no sólo de familias, sino también de niños y adolescentes. Sin embargo, un grupo de menores hizo de este espacio, en la localidad bonaerense de Lomas de Zamora, un punto de encuentro para organizar y llevar a cabo peleas.

Al mejor estilo "circo romano", forman una ronda, y en el centro se enfrentan dos combatientes, pueden ser hombres o mujeres. Lo hacen por diferentes motivos o por la simple razón de mostrar "coraje", y se trenzan a golpes, hasta resultar heridos.

Al año 29 antes de Cristo se remiten las primeras batallas entre gladiadores, dentro del marco de espectáculos que se llevaban a cabo en el Circo Romano. Los enfrentamientos a muerte entre luchadores entrenados, muchos de ellos criminales, contaban con presencias masivas, que se acrecentaban en número en cada jornada.

Por lo tanto, el emperador romano Flavio Vespasiano ordenó construir el Coliseo, en la actualidad punto de visita obligado para miles de turistas, que se terminó de edificar bajo el mandato de Tito,hijo de Vespasiano, en el año 80. A 1989 años, a miles de kilómetros de distancia, en la Plaza Libertad, de la localidad de Lomas de Zamora, aquellos gladiadores romanos parecen tener sucesores. El espacio verde que reúne a decenas de familias, que con sus niños acuden al lugar cada fin de semana, ha sido improvisado como "ring" por un grupo de más de veinte adolescentes.

Ya no tienen necesidad de pactar y confirmar los choques por las redes sociales, puesto que la mencionada plaza es una fija de encuentro para cada domingo organizar peleas entre ellos. Una lamentable práctica que, según los vecinos, tiene lugar "desde hace un montón", pero que cobró trascendencia en las últimas horas, mediante la publicación de un video en Facebook. La misma fue realizada por una mujer, quien registró tres cruces violentos, dos de ellos entre mujeres.

Los motivos que impulsan a estos menores a convocarse una tarde de domingo en un lugar público para pelear son diversos: rivalidades personales o entre grupos escolares, disputas amorosas, entre otros. Aunque también ha cobrado relevancia la simple razón de demostrar valentía ante sus pares. En este contexto, las luchas son incentivadas por el resto, y el grito de "dale, dale, denle que me aburro", hacen de campana para que se inicie el duelo boxístico entre menores, en una plaza devenida en ring. El enfrentamiento culmina cuando los espectadores deben separar al advertir que uno de los contendientes presenta heridas.

Por su parte, las autoridades prometieron que reforzarán las medidas de seguridad con el afán que la plaza vuelva a ser un rincón de sana diversión.

Fuente: Crónica

Más de Lomas de Zamora