Mundo

Informe de la iglesia católica alemana revela 3.677 casos de abuso

La Conferencia Episcopal ordenó realizar un informe interno a varias universidades en 2010. El informe documenta 3.677 casos de abusos sexuales cometidos por 1.670 religiosos desde 1946 hasta 2014, según ha publicado el semanario alemán 'Der Spiegel'.

Un informe interno elaborado por encargo de la Conferencia Episcopal alemana documenta un total de 3.677 casos de abusos sexuales, cometidos por 1.670 religiosos católicos desde 1946 hasta 2014, según revela hoy la edición digital del semanario "Der Spiegel".

De acuerdo con el semanario, que se remite a la documentación recabada por expertos de las Universidades de Mannheim, Heidelberg y Giessen, este tipo de situaciones son un "problema masivo" en el seno de la Iglesia católica y persisten en la actualidad.

Aproximadamente la mitad de las víctimas de esos abusos eran menores de 13 años y en uno de cada seis casos se trató de "alguna forma de violación", según cita la publicación.

Para dos tercios de las víctimas, los ejecutores de los abusos eran sus confesores o curas con los que mantenían algún tipo de vínculo religioso.

El informe fue encargado por la Conferencia Episcopal y, de acuerdo con los planes de la institución, sus conclusiones serán presentadas por el cardenal Reinhard Marx el 25 de septiembre próximo.

La difusión de esos contenidos por "Der Spiegel" fue criticada por el obispo Stephan Ackermann, coordinador de la Conferencia Episcopal para la investigación de abusos sexuales, quien lamentó que se hayan avanzado unas informaciones que son "confidenciales" y que hasta ahora no conocían ni siquiera los miembros de su institución.

El "avance irresponsable" de ese estudio supone "un duro golpe", afirma Ackermann en una declaración emitida por la Conferencia Episcopal, en que se afirma que de cara a la presentación oficial de finales de septiembre se había organizado un servicio de asesoría telefónica para los posibles afectados.

La dimensión de los abusos sexuales, tal como se documenta en ese estudio, "nos deprime y avergüenza", prosigue el obispo, para quien el objetivo del estudio era precisamente "dar claridad y transparencia" a "oscura página de nuestra Iglesia".

Según las revelaciones de "Der Spiegel", los expertos de las universidades han examinado alrededor de 38.000 actas y material procedente de las 27 diócesis alemanas.

En su mayoría se trata de material y actas internas que hasta ahora no había salido a la luz y que, según "Spiegel", eran "estrictamente confidenciales".

El informe parte de la base de que, junto a los casos documentados, existe una "cifra oscura" de muchas otras situaciones de abusos que no podrán investigarse, sea porque las actas fueron destruidas o por falta de testimonios.

La Conferencia Episcopal alemana encargó ese estudio a las Universidades a raíz del escándalo de los abusos sexuales que sacudió a la Iglesia católica alemana en 2010, lo que generó una crisis de credibilidad para el catolicismo alemán.

En marzo de 2011 la Iglesia católica ofreció pagar una indemnización de 5.000 euros a cada una de las víctimas de abusos sexuales, con posibilidad de aumentar esa cantidad para los casos más graves.

Cerca de un millar de víctimas de abusos sexuales por parte de representantes de la iglesia católica formalizaron a continuación su petición de una indemnización por los abusos sufridos.

La Iglesia católica es la principal confesión junto con la Evangélica en Alemania, con unos 24 millones de creyentes cada una.

El papa Francisco ha convocado a los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo los próximos 21 a 24 de febrero en el Vaticano para hablar de la prevención de los abusos a menores.

"El Santo Padre, tras escuchar al Consejo de Cardenales, ha convocado una reunión con los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo para hablar de la prevención de abusos a menores y adultos vulnerables", señaló la vicedirectora de la oficina de prensa del Vaticano, Paloma García Ovejero.

Mañana, jueves, Francisco recibirá a varios obispos de Estados Unidos tras los escándalos de abusos que han salpicado a la Iglesia de ese país.

Al Vaticano acudirán mañana el presidente de la Conferencia Episcopal estadounidense, el cardenal Daniel DiNardo, arzobispo de Galveston-Houston, y el cardenal y arzobispo de Boston Seán Patrick O'Malley, que es además presidente de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores.

También el arzobispo de Los Ángeles y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, José Horacio Gómez, y el secretario general, Brian Bransfield.

De forma paralela, hoy concluyó la reunión de tres días que han mantenido en el Vaticano el consejo de nueve cardenales nombrados por el papa Francisco para ayudarle en sus reformas, el llamado C9.

En la última sesión de hoy, no estuvieron presentes los cardenales Francisco Javier Errázuriz Ossa, arzobispo emérito de Santiago y muy cuestionado en Chile por los escándalos de abusos a menores, ocultados por la Iglesia de ese país; George Pell, que afronta en Australia un juicio relacionado con abusos sexuales; ni Laurent Monsengwo Pasinya.

El pasado lunes, el C9 ya explicó en un comunicado que había propuesto al papa Francisco reflexionar sobre "el trabajo, la estructura y la composición del consejo".

La próxima reunión del C9 tendrá lugar los próximos 10, 11 y 12 de diciembre. EFE

Más de Mundo