Sociedad

En la cárcel, Pity y Mangeri son cómo "culo y calzón"

Son dos personas de perfiles diferentes pero el delito los condujo a un mismo recinto, un pabellón de la cárcel de Ezeiza. Pity Álvarez y Jorge Mangeri, autores de dos crímenes bien distintos aunque igual de mediáticos, comparten momentos de ocio a la sombra.

"Lo maté porque era él o yo", dijo Cristian Álvarez a las cámaras de tevé cuando se entregó a la policía, por el crimen de un conocido a mediados de julio. "Yo disparé, sino me iba a matar él: cualquiera en mi barrio haría lo mismo", insistió el ex líder de "Viejas Locas", quien no se mostró tan locuaz ante el juez.

Cuando fue trasladado a Ezeiza, lo llevaron a un pabellón psiquiátrico donde "se le brindará alojamiento preventivo para su completo estudio psicológico y psquiátrico", según el pedido del magistrado.

Pero el rockero ahora parece está más lucido que cuando entró y lee muchos libros, según trascendió. Se supo que está de buen humor y bajo los efectos de las medicaciones. Además, trascendió que ya no está monitoreado las 24 horas y que no presenta ninguna alteración psicológica.

Su abogado, tras su detención, había dicho que su estado de salud era delicado por la abstinencia a las drogas.

En la unidad llamada Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC) de Ezeiza, Pity se encontró con uno de los internos más tristemente famosos: Jorge Mangeri, condenado por haber matado a la adolescente Ángeles Rawson el 10 de junio de 2013, en el barrio porteño de Palermo, luego de haber intentado violarla.

Ayer en el programa "Involucrados", que se emite por América y que conduce Mariano Iúdica, informaron que Pity y Mangeri "son amigos", que comparten las tardes tomando mate y hasta almuerzan juntos. De Álvarez también dijeron que está de buen humor aunque "le cuesta relacionarse" con la mayoría de los otros presos.

Más de Sociedad
Tras la conmoción por el caso de Elizabeth, que murió tras intentar abortar con un perejil, hoy se supo de la muerte de una chica en el Hospital Juan C. Sanguinetti de Pilar, al que llegó por complicaciones surgidas luego de haber intentado interrumpir su embarazo.
El aborto sigue clandestino y sigue dejando muertas