Ley de Aborto en Argentina

Entre los celestes el rechazo a la ley se gritó como un gol

Hubo fuegos artificiales cuando se confirmó la votación. Y se pidió desconcentrar rápido para evitar incidentes.

Cuando en las dos pantallas que transmitían en vivo la sesión del Senado se leyó "RECHAZADO", en el lado de la Plaza de los Dos Congresos que se oponía a que el aborto fuera legalizado pasaron cosas.

Algunas: cientos de personas gritaron fuerte, primero un rugido parecido al que hacen las canchas cuando hay un gol, después "Sí a la vida, no al aborto"; un grupo de cuatro amigas se dijo a sí mismo "abrazo popular" y dos de ellas se pusieron a llorar; se abrazaron también un cura y la ronda de adolescentes que rezaban a su alrededor; el "bebito" de cartapesta que ha desfilado en muchas de las manifestaciones en contra de que el aborto sea legalizado quedó sin custodia por primera vez en toda la noche; hubo fuegos artificiales; alguien levantó una pancarta con la leyenda "Cristo Vence" y el símbolo que acompaña a esas palabras, ambas cosas pintadas en los aviones que bombardearon la Plaza de Mayo en 1955 y asesinaron a al menos 308 personas.

Festejos en la marcha "celeste" tras el rechazo a la ley del aborto legal. (@jroffo)

Apenas unos minutos antes de que 38 senadores rechazaran el proyecto, 31 lo avalaran y 2 se abstuvieran, del lado celeste de la noche había ansiedad y clima festivo: las proyecciones estaban en contra de la legalización.

Hubo una cuenta regresiva a capella cuando quedaban treinta segundos para que al senador Luis Naidenoff, el último orador, se le cumpliera el tiempo reglamentario para hablar, y mientras se ordenaba el momento de emitir el voto, los manifestantes cantaron: "Sí a la vida, no al aborto".

Como una de las dos pantallas no tenía sonido, varios manifestantes intentaban que la señal del teléfono celular les alcanzara para seguir la votación a través de YouTube.

Con el resultado puesto, los organizadores que hablaban desde el escenario instaron a los manifestantes a desconcentrarse rápidamente por la avenida Entre Ríos hacia la avenida Belgrano, y especialmente a alejarse de las vallas más cercanas al otro lado de la plaza, en el que se concentraban quienes exigían la legalización del aborto, hoy conminado a la clandestinidad.

Festejos al conocerse el rechazo a la ley. (Fernando de la Orden)

Durante esa caminata hubo alegría: sonaron bombos, se agitaron pañuelos celestes, hubo abrazos y se cantó "Borombombón, borombombón, sí a la vida, aborto no".

Los micros escolares estacionados sobre Entre Ríos fueron llenándose de gente: muchos abrieron las ventanillas para asomar sus pañuelos. Una mujer apuró el paso por la calle Moreno para sumarse por unos metros a la columna que empezaba a dispersarse. "Viva la vida", gritó.

Justo antes de desconcentrar, algunos manifestantes descolgaban sus banderas, atadas a vallas o a postes de luz. Una decía "La ola celeste", otra, "Salta dice no al aborto", y un pasacalle firmado por Acción Nacional Católica decía, otra vez, "Cristo Vence".

"Será ley, pero en otro momento", dijo una joven a sus amigas, en referencia al hashtag #SeráLey que se había impulsado entre quienes apoyan la legalización. Con el paso apurado hacia la avenida Belgrano, sobrevivían unos últimos mates para amortiguar el frío. "Que los verdes la sigan chupando", les dijo un chico a sus amigos.

Más de Ley de Aborto en Argentina